España: pensiones en riesgo, “la renovada y silenciosa invasión” inspirada en el “moro Muza”

“Cómo se le puede decir a alguien que cotizó toda su vida a la Seguridad Social, que su pensión está en riesgo, pero que hay de sobra para dar 500 euros a cada inmigrante magrebí o subsajariano que salta la valla con desgarradora concertina fronteriza, o deja su huella en la arena de cualquier playa”.

Seguridad social española: pensiones en riesgo

Cómo se le puede decir a alguien que cotizó toda su vida a la Seguridad Social, que su pensión está en riesgo, pero que hay de sobra para dar 500 euros a cada inmigrante magrebí o subsajariano que salta la valla con desgarradora concertina fronteriza, o deja su huella en la arena de cualquier playa”.

Así reza una llamada de atención que corre por las redes sociales, advirtiendo del dispendió que se hace a modo de premio a aquellos que irregularmente llegan a la España de los mandiles bienhechores y de los inadmisibles recortes sociales que sufre.

El ojo de la discordia y la desaprobación viene al contemplar como la comunidad marroquí sabe cómo actuar y solicitar ayudas a su llegada allí donde saben que son susceptibles de conseguirlas, a modo de provecho oportunista que no llega a más responsabilidad que las de recibirlas puntualmente, cuál “moro Muza” que poco entendió lo que no quería.,

Y si Vds. no saben quien fue el “moro Muza”, nosotros les comentaremos que no hace muchos años, todavía se consideraba al personaje de leyenda como una expresión utilizada por los padres para achacarles a sus hijos sobre su desentender a propósito de algunos deberes escolares y domésticos.

El “moro Muza” existió y tuvo un papel muy decisivo en la historia de España, hasta tal punto perdura su influencia que la península ibérica se convierte en uno de los destinos más deseados por los islamistas, al recordar que fué él quien a mediados del siglo VIII sentó las bases para dominar el territorio hispano durante ocho siglos. En el linaje del célebre “moro Muza” hay que señalar que era de raza árabe (yemení), y que nada tenía que ver con las hóstiles tribus bereberes del norte de África (Marruecos) a las que con sagacidad dominaba, condición que le predispuso para ser único representante de los Omeya en la zona mediterránea.

Muza cruzó el estrecho de Gibraltar a principios del 711, derrotando a Don Rodrigo en la batalla del río Guadalete, conquistando Toledo como la capital visigoda predominante, llegando un año más tarde a apoderarse de los más resistentes enclaves que cayeron uno a uno frente a las huestes musulmanas.

Finalmente el “moro Muza” quiso aprovecharse de la lejanía de sus mandatarios, lo que motivó que volviese a Damasco a rendir cuentas de los botines obtenidos en España, bajo sospecha de ambición desmesurada que se sentenció a muerte. Una desgracia que obtuvo clemencia al ser conmutada la mortal pena, muriendo años más tarde en la más completa indigencia.

Al parecer, por cuestión de “añoranza”, ADN mezclado o genética invasora, o por el simple contagio dominador de recobrar lo que pensaron les fue arrebatado indebidamente cuando creían tener derecho de propiedad, los marroquíes han decidido volver a visitarnos desde hace muchos años, y después de besar suelo ibérico, quedarse y empadronarse en fase de disimulada experimentación en la Catalunya “desprendida” y benefactora como primera medida de su premeditada reconquista, consiguiendo recibir 600 € por persona por parte de los fondos públicos de comunidad autonómica, llegando a la conclusión de la transparencia elemental que el 80% de la comunidad magrebí vive de las ayudas sociales, incluyendo aquellos que incluso no residen en España, que reciben puntualmente su “pensión”, aproximadamente unos 7000 perceptores según consulta expresa a las notas del periodista Cesar Vidal.

Desde el año 2000 más de 200.000 marroquíes se nacionalizaron españoles, después de residir 10 años en España. De 2005 a 2014 fueron 253.459 los ecuatorianos, que únicamente requieren de dos años de presencia obligatoria, también optaron por afiliarse y obtener su pasaporte ibérico, lo que anotamos como una apreciación diferenciadora e incuestionablemente favorable con respecto a los que proceden del Magreb, siempre sin añadir la ristra de ciudadanos de otros países de Sudamérica que por debajo de esas cifras también solicitan idénticos provilegios, excluyendo a los que por derecho de pertenecer a la Unión Europea no tienen ninguna dificultad añadida a residir y circular libremente por el espacio Schengen, que es el área comprendida entre los 26 países que permiten el tránsito entre las fronteras comunes.

Más de 800.000 marroquíes residen en España, descartando cada año de esa cifra los que se nacionalizan españoles, lo que quiere decir que dejan de ser considerados extranjeros para la legislación española.

Según las estadísticas oficiales de Eurostat, los marroquíes son el primer colectivo en acceder a nacionalidades europeas, gracias a la atracción que para ellos tienen por el asentamiento de familiares en España, Francia, Italia, Holanda y Bélgica, donde ocupan el primer lugar de peticiones de ayuda y posterior nacionalización.

En Valencia basta un año para demostrar que su domicilio es el de la autonomía levantina, para recibir 534 €, percepción que se eleva si se trata de un matrimonio con hijos a 780 €, más 250 € en concepto de ayuda para el pago de un alquiler.

El agravio enfurece las comparaciones que existen con los autóctonos, que son españoles, y no figuras de pesebre en situación supuesta de ilegal o irreverente con el sistema, aunque pudiera algunas veces cuestionarse sí muchos no se encuentran extraños de verdad en el país en el que nacieron, debido a que en muchos casos de puntual necesidad, obtienen menos ayudas que los foráneos.

Algo no funciona en el sistema.

Las encuestas coinciden en una opinión generalizada que mantiene la desigualdad de derecho a que los inmigrantes extranjeros, sobre todo los de origen musulmán, se aprovechen de las ayudas y beneficios que se les concede mientras que los españoles con hijos a cargo, en el paro, deben sobrevivir con los 426 euros al mes del programa vigente, una vez concluida la percepción sustitutoria por la prestación interrumpida laboral , o se vean obligados a emigrar al extranjero en busca de un trabajo que aquí no obtienen. La realidad es que semejante panorama no es sino una muestra más de hasta qué punto la política se achanta para evitar la calificación de xenófoba, y castiga con indiferencia y desprecio a los compatriotas que debería encontrarse plenamente protegidos de tal tamaña disparidad, patética, absurda y rídicula arbitrariedad.

Se ha llegado a la consumación de la tolerancia presupuestaria que no admite dilación alguna en corregir errores que claman a la reflexión, producidos por una invasión silenciosa que representa el 13% de la población española a añadir los muchos inmigrantes que han conseguido su regularización documental, por lo que serán considerados foráneos y otros nacionalizados, con pleno derecho, igual al de un español, y eso sumaría alrededor del 24% de este númerosísimo ingente de residentes.

Es muy fácil repartir cuando no sale del bolsillo de quien tiene la facultad de dar, lo que ha hecho que no se perciba la verdadera consecuencia del dislate, que premia a la mayoría de la inmigración con ayudas públicas que son impensables en su país de origen, y que sale de nuestros abultados y generosos impuestos, y no de la varita mágica que golpea nuestros atontados cerebros que todavía no entienden como desvestimos a un santo contribuyente para vestir, calzar y alimentar a un falso creyente de nuestro sistema de vida.

Los servicios sociales tratan de convencernos de que las “donaciones” oficiales se otorgan después de estudiar la problemática de cada caso, sin importar la nacionalidad de los beneficiarios. Un trámite de fácil resolución pues poca trayectoria policial y referencias se pueden obtener, cuando nada hay que opositar y mucho menos sospechar, lo que hace que la contribución se extienda con la caja abierta del sufragio de par en par y la manga demasiado corta para ensancharla más.

Añadir que el 11 % de las prestaciones por desempleo, graciosamente se conceden a personas procedentes de una inmigración no regulada que no ha pegado sello o palo al agua en su vida, en lo que respecta a nuestro país, o en el suyo o.. en ningún momento.

A las “hordas” ya no tan pacíficas que llegan a nuestras costas, internadas en los repletos CIE, incluso en celdas en nuevas prisiones con las puertas abiertas para evitarles la claustrofobia, ya que no caben de tant@s que pueblan los centro de asistencia, les empieza a irritar nuestra desmemoria de solidaridad cuando se aglutinan en grupos de presión y amenazan con escapar. Una vez reciben el alta y se les concede “asilo”, lo que aquí también se entendería como “hacer la vista gorda y larga”, vagan buscándose la vida, haciendo de manteros, durmiendo en casas “okupadas”, en albergues municipales y alimentándose en organizaciones caritativas. Muchos de ellos, sobradamente preparados se prestan a realizar todo tipo de trabajos menos gratos dispuestos a suplir a los españoles, formados en ocupaciones que van desde la asistencia doméstica, la limpieza, todas las labores propias de mantenimiento de hogares y edificios, etc. Y ya en las grandes ciudades se pueden comprobar cada vez hay más taxistas de origen “sij” con sus clásicos turbantes en la cabeza, que suelen guiarse perfectamente por todo íntrinseco lugar apoyados por GPS de última generación.

Sin freno cada vez más se inauguran nuevos negocios regentados por extranjeros de origen asiático, con la máxima de no cumplir las normativas para obtener una licencia de actividad, que es visiblemente aprobada y concedida en atención al desconocimiento de las leyes que regulan el sector del comercio distribuidor, condonando impuestos que después se alargan al traspasar el negocio a integrantes de sus mismas familias.

Se alaba en el mundo entero la calidad del servicio sanitario español, lo que no pasa desapercibido para una inmigración que ante un sistema gratuíto y eficaz, lo abusa en demasía afectando las urgencías reales, provocando a la vez el aumento de las tan distantes listas de espera, a pesar de haber intentado ponerle coto a la proliferación de afectados por enfermedad o heridas de cualquier clase, que han logrado transgredir el cumplimiento de la ordenanza que desde 2012 intentaba impedir tal desatino clínico, y ni muchos menos en la que no tiene regulación y cuidadoso derecho de amparo como son los casos de embarazo, parto y postparto, cuidando de menores evitándoles cualquier rechazo, disfrutando del esfuerzo de la asistencia social que vela por denunciar la violencia machista, destacando que nos causa una gran alarma al comprobar que la inmigración utiliza pocos medios anticonceptivos para evitar su prolífica reproducción, quizás en aras de ocupar, a lo mejor, algún día no tan lejano, el espacio que creen les fue arrebatado por no saberlo bien guardar el tristemente inteligente y despiadado “Muza”, un árabe que no era moro al que seguro muchos desean “reencarnar”.

79 Comments

    • Eso se llama ..MANIPULACION ..CHAVISTA..QUE PENSIONA LOS ARRASTRADOS. ..QUE LES GUSTA VIVIR ..SIN TRABAJAR …ESE ES EL PROBLEMA DE QUE SE POSTULAN…..Y NO TIEMPO ..SUFICIENTE ..TRABAJANDO ..PARA PENSIONES ..ESO SE LLAMA ROBO ..Y FLOJERA ..P

  1. Viejos. En ves d estar pidiendo pensiónes vayanse al campo a trabajar y a producir para su pais. Las penciones las otorgan las grandes empresad y los ministerios no la gente q toda la vida trabajó por su cuenta o q nunca tubieron una profesión o fueron gente comun y silvestre

    • Como se ve q no tienes madre ni menos abuelos. .cuantos de esos viejos trabajaron en haciendas de ricos como esclavos y viejas como esclavas en casas ajenas planchando y lavando por cuatro lonchas y cuando ya no pueden trabajar las botan como ladrones con eso les pagan. A qui en Venezuela por culpa de CHÁVEZ esos viejos asi no hayan cotizado tienen su pension, q no alcanza claro. ,pero ya no es como antes q nadie los tomaba en cuenta ….ah y si asi como piensa escribe, puede q tenga razon

    • ESTA GOCHA,ANA MERCEDES POR LA FORMA DE EXPRESARSE DEBE ESTAR EN ALGUNA CÁRCEL DEL PAÍS,SE VE QUE EN SU P…..A ,VIDA,TRABAJO,BACHAQUERA DEBE TENER FLIA ,ALGÚN DELITO ESTARÁ PAGANDO.EL VENENO QUE EXPULSA LA IRA SECANDO LENTAMENTE.

  2. Las amas d casa q toda la vida sirvieron fue a su familia dentro d su hogar a quien tienen q exigirle pensión es a su marido y a sus hijos. Los hombres q tubieron tres y cuatro hogares q los mantengan todos los hijos q tienen regados

  3. muchas naciones estan atacando sin piedad a los jubilados, y solo para tapar sus corruptelas, a esos politicos villanos en el poder no les interesa nada, porque se llenan los bolsillos, y el dinero de la renta es para pagar a sus domesticas

  4. Hay que ver que el ser humano si es desagradesido mientras nosotros tenemos una pensión digna y que nuestro comandante eterno nos la valorizo y que nuestro Comandante Nicolás Maduro sigue el legado de nuestro Comandante Chavez hay personas que se les olvida que no tenían pensiones y los que las tenían las cobraban de meses en meses además con todo y guerra económica Mi Presidente no a dejado de aumentarla y si no alcanza no es x culpa del Presidente si no x el mismo desgrssiado Bloqueo que nos Regalo Julio Borjes x medio de Estados Unidos ya veo que sufren de acnesia todo el daño que el desgrasiado de Julio Borgues le a echo a Venezuela x su maldad de Poder Viva Chavez Viva Nicolás viva la revolución viva Venezuela carajoooooo

  5. Estos si son descarados no tienen moral para hablar de mi presidente Nicolás con todo y guerra y bloqueo el siempre pendiente de nuestras penciones yo me siento orgullosa de mi Presidente Nicolás dios lo bendiga jamas traicionare mi revolución el legado de mi comandante eterno mi lider

  6. Solo faltaré que los pensionistas cristianos vean y entiende que los que son gobernando, son totalmente antisocial y anticristianos destruyendo todo tipo de ayuda y mantenimientos social y humano par los ancianos, como el salud y la educación.
    Y eso solo para llenar sus bolsillos y dejarle a la miseria.
    Para creer las mentiras de esa gentes hay que ser ciego, sordo, discapacitado mental o igual de mentiroso y corrupto.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*