Los “cuatro mosqueteros”, dos ya fallecidos en 2017, artífices de los tratados “trilaterales” del nuevo comercio.

Los "maquiávelicos" planes del oscurantísmo que influye en los tratados del comercio "trilateral" internacional, inducidos por la poderosa Comisión que los supervisa desde la cúspide de una pirámide de gobierno inalcanzable.

Comisión trilateral - dos fallecidos
Comparte este artículo

La Comisión Trilateral, uno de los tentáculos de un octopusy financiero de máxima envergadura, que manejan los “amos del mundo”, está más vivo que nunca, adheriéndose fijamente a aquellas instituciones que indefectiblemente se dejarán dominar, no pudiendo resistirse al influjo de poder que obtienen los “iluminados”, ya sea rastreando el fondo de lo encubierto o estrangulando las tentativas de quienes intentan pasar desapercibidos de un cerebro silencioso y torticero.

De hecho, todo el poder económico de los estadounidenses esta controlado por varias familias ordenadamente desde el año 2003, orquestado por los sustitutos del fallecido David Rockefeller, quienes han dinamizado la gestión hasta el punto de operar con toda la naturalidad y responder a las preguntas afirmativamente, cuando se les relaciona con el hecho de ser ellos quienes controlan el gobierno de turno en Estados Unidos.

La Comisión Trilateral, desde su nacimiento ha organizado progresivamente los tratados de comercio permanentes y de futuros convenios.

El NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) , el GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, que sentó las bases para la Organización Mundial del Comercio), el CAFTA (Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana), el TPP (Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica, compuesto por USA, Cánada, México, Perú y Chile por una parte territorial vecinal y la más alejada por Australia, Malasya, Singapur, Brunei, Vietnam, Japón y Nueva Zelanda ) el TTIP ( Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión), que corresponde a una de las negociaciones más oscuras entre naciones que desean seguir con su influencia en los tratados de libre comercio y por ende en la estabilidad de su Producto Interior Bruto (PIB) a nivel mundial, sin olvidar otros programas en curso que todavía no han sido dimensionados por la comisión de garantías de ese núcleo de poder, que utiliza los tratados como si se tratase de un interminable juego de ajedrez.

Para la Comisión Trilateral, los objetivos deben ser globales, y en palabras memorables de uno de sus consejeros más influyentes, refiriéndonos a Zbigniew Brzezinski ( fallecido en mayo de 2017) que ya en 1969 vaticinó sin ningún condicionamiento.

El Estado-nación como unidad fundamental de la vida organizada del hombre, ha dejado de ser la principal fuerza creativa: Los bancos internacionales y las corporaciones multinacionales están actuando y planificando el futuro en términos que son mucho más avanzados que los conceptos políticos de la nación-estado”.

David Rockefeller y su visión indiscutible y respetada por todo miembro “trilateral”

Alusión que daba soporte a la afirmación repetitiva de David Rockefeller (fallecido en marzo de 2017), cuando no tuvo reparos en afirmar que él y otros pertenecían a una “indestructible” pirámide de poder, en la que la estructura política y económica no tiene separación ninguna, al estar compenetradas y dirigidas por las grandes corporaciones del comercio global.

Algunos incluso creen que somos parte de una cábala secreta que trabaja contra los mejores intereses de los Estados Unidos; calificando a mi familia y a mí mismo como ‘internacionalistas’ y acusándonos de conspirar con otros alrededor del planeta, para construir una estructura política y económica global más integrada en un mundo unificado. Si ese es el cargo, me declaro culpable y estoy orgulloso de ello”.

Y es aquí donde no se escapa nadie de los influjos del poder en la sombra, recordando para mostrar un ejemplo, que Michael Froman (nacido en 1962 y postulado a la gran sucesión), que nunca dejó de ser miembro de la Comisión Trilateral, fue nombrado por Obama en 2013 como único representante para la negociación de tratados con 11 países. Ordenamiento que no obtuvo el mínimo rechazo en las filas demócratas y republicanas, quien también con la acostumbrada soberbia, manifestó en su toma de posesión :

Que nadie se deje engañar por la expresión “ex-miembro”. Los miembros de la Comisión Trilateral dimiten cuando toman posiciones en el Poder Ejecutivo del gobierno. Y cuando al final sirven en posiciones vitales, como la de representante comercial estadounidense, que no llega allí por accidente. Están allí siguiendo una agenda específica, estudiada y segura de ser compartida”.

De todos los objetivos que tiene la Comisión Trilateral, los tratados que actualmente está impulsando, es decir, el TTIP y el TPP, son elementos cruciales y prioritarios en su esfuerzo por favorecer los intereses de las grandes corporaciones que deben sustituir a los gobiernos como herramientas de poder”.

Una de las megacorporaciones que más favorecida es por la Comisión Trilateral, es Monsanto, Basf, Bayer, Dow, DuPont, Syngenta, afirmación transparente y para que se entienda, las más llamativas multinacionales dedicadas a la biotecnología, que desde 2008 hasta nuestros días siguen obteniendo importantes encargos adaptados a los países que firmaron los anteriores citados tratados.

Otro prohombre del mercadeo a nivel internacional y un experto en la desinformación es Islam Siddiqui, nacido en India, conocido popularmente como el “agricultor que vende pesticidas” a tenor de lo que dice cada vez que tiene ocasión :

Lo que necesitamos ahora en el siglo XXI es otra revolución, no llevada a cabo de forma convencional. Necesitamos usar las tecnologías este siglo, incluida la biotecnología, la tecnología de mejora genética y las tecnologías más avanzadas de la biología molecular. Los productos químicos, los pesticidas, ahora dejan una menor huella en el medio ambiente, son más verdes, en términos de los efectos adversos y los efectos ecológicos. Y también son probados más a fondo”.

Son muchas las organizaciones no gubernamentales preocupadas por el exceso de contaminación en el mundo, que no se dejan seducir y cuestionan que los productos y derivados químicos sean menos nocivos, dado que los análisis hasta la fecha no han verificado lo contrario, lo que contradice con rotundidad el apoyo que hace Islam Siddiqui de sus protegidas empresas.

Por ejemplo, el pesticida más utilizado del mundo, desplegado conjuntamente con los cultivos transgénicos de Monsanto, está “siendo probado tan a fondo” para garantizar su seguridad, que ahora ha sido declarado probable carcinógeno por la OMS ( Organización Mundial de la Salud ). Obviamente estamos hablando del tristemente famoso Roundup.

Probablemente, la función real de Siddiqui al negociar los intereses de Estados Unidos en el TPP, era la de favorecer a las grandes industrias norteamericanas de la biotecnología, y a todas las empresas que contribuyen a la cuantíosa cuota participativa, suministrando cultivos y semillas Genéticamente Modificadas (OGM), junto con sus pesticidas de muy reducido coste para el modesto granjero que termina vendiendo sus cultivos a sindicatos que en teoría les paga un precio de mercado, que en la reventa a “subasta” de las necesidades siempre irá al alza, porcentaje que no recibirá el productor al tener que hacer frente a los intereses crediticios que les facilita la banca, y el aumento de las pólizas de seguros que cubren bajo mínimos las cosechas.

” Los agricultores se empobrecen, las multinacionales crecen utilizando sus gelatinosas ventosas y los consumidores padecen el castigo de un transgénico, posiblemente cada vez más dañino por el empleo de pesticidas demasiado productivos “.

¿Cuál será el resultado de la participación de Siddiqui en las negociaciones de estos tratados? Ninguna consecuencia, ya que las naciones que pudieran resistirse a la importación de alimentos OGM serán demandadas en tribunales privados, por interferir con el “libre comercio”.

Este es el objetivo primordial que tienen el TPP y el TTIP, desde su creación y conexión con el mundo, implementando en los acuerdos veladas amenazas en su letra pequeña, en las que las medidas cautelares dejan paso a las pruebas periciales que por el camino se perderán, lo que beneficia a las multinaciones y exasperan a quienes pretenden revalidarlas para emitir juicios que a buen seguro serán abortados por ir en contra de acuerdos leoninos redactados por un equipo de letrados, asesorados por muchos magistrados a los que algún día pudiesen “casualmente” juzgar éstos delicados y costosos litigios que pueden dilatarse hasta la eternidad.

En mayo de 2015, el acreditado periódico The Guardian, emitió una llamada de atención con el siguiente extracto del artículo que reproducimos a continuación :

La Unión Europea ha renunciado a litigar a las leyes contra los pesticidas, debido a la presión de Estados Unidos sobre el TTIP. Los funcionarios de comercio de Estados Unidos empujaron a la UE a dejar arrinconada toda acción reivindicativa contra los productos químicos que actúan como disruptores endocrinos relacionados con el cáncer y la infertilidad masculina para facilitar el progreso del acuerdo de libre comercio”.

Lo más grave es que esta acción represiva y perturbadora se ha producido sin que tan siquiera el tratado haya sido ratificado en su día y por enmiendas. La presión para que se alcance un acuerdo que beneficie a las grandes corporaciones, ha pasado por encima de los efectos tóxicos que puede tener sobre la población en el uso de productos químicos que provocan infertilidad masculina y cáncer.

En conclusión : Éste es el respeto que tienen los mandatarios y los políticos norteamericanos y europeos hacia las poblaciones que dicen representar, lo que demuestran que están subordinados a un orden de hegemónico proceder.

Este es el tipo de juicios que se pueden esperar, cuando el TTP y el TTIP , después de ser ratificados ampliarán sus competencias en tácito acuerdo con los políticos de turno.

Esta es la cara del “octopusy” del globalismo corporativo.

Esta es la cara de la Comisión Trilateral globalista, la que manda y se muestra respetuosa en todas sus actas con los “amos del mundo”, que pueden ser capaces de aniquilar a una buena parte de la humanidad, por el simple efecto de buscar el equilibrio poblacional en el mundo, gracias al lento y pertinaz “insecticida”, acordado en esos oscuros tratados de comercio bilateral (perdón).. trilateral.

La Comisión Trilateral está construyendo un presente y futuro de auténtica pesadilla para todos quienes se enfuerzan en lograr un mundo más nítido, que son testigos de como una dictadura global regida por las tenazas de grandes corporaciones y grupos bancarios que serán propietarios de todo, incluídas nuestras propias existencias como consumidores con una inevitable demanda de productos alimenticios, financiada por el interés participativo de todo lo que se entiende como subliminal.

Las bondades de los tratados de libre comercio, con sus siglas majestuosas y rimbombantes no existen, y quienes las cuestionan terminan hundidos en el descrédito, la miseria profesional y algún que otro ejemplo que hallaríamos en alguna casa de salud mental. 

https://youtu.be/QJyctTC4sqQ


Comparte este artículo

Comentarios

5 Comments

  1. ….. Escuálidos, lean este artí****, el cual no está escrito ni por Maduro ni por Diosdado Cabello, para que vean lo que ustedes están apoyando….. están apoyando a sus verdugos…. no sean flojos, leanlo, para que abandonen la ignorancia…

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*