Algo se ha colado en nuestros oídos, pues la sordera es colectiva en el fondo del acantilado

Comparte este artículo

Algo anda mal cuando los bienaventurados y preocupados políticos, así como los representantes de asociaciones que para mejor entender eso de sugerir que se odie el delito y se compadezca al delincuente, proferido en una época pasada por Concepción Arenal, que ahora a lo mejor cambiaría probablemente de opinión por ser distinta la virulencia que campa a espuertas, y que aman tanto y desean lo mejor a quienes cometen actos innobles, justificando que el motivo que adolece su conducta se basa en su precaria situación social, carente de oportunidades laborales, añadiendo que en teoría han podido pasar a ese lumpen de marginación desgarradora, después de haber y transitado por una calamidad desde su infancia, que a todas luces desconocen ést@s aficionados a corregir los desvaríos crónicos y así sacar nota sobresaliente “profesional” sobre su falta de la realidad en los ambientes marginales, que nos acosan y nos embrutecen, diremos simplemente que…

Jorge Ríos de 77 años de edad, domiciliado Ciudad Real que en su casa descansaba, cuando en la nocturnidad apareció uno de esos “extranjeros incomprendidos” con excesiva libertad para cometer fechorías y un historial de antecedentes por delitos graves poco condenados, que entra casualmente en su domicilio para robar y/o atentar contra su elegido “cliente”, y si la víctima ofrece resistencia, tal sucedió para que el allanado se mostrará reticente y sin pensarlo dos veces se defendió del muy truhan, propinándole algunas bolitas de plomo, que no eran de alcanfor precisamente y a la alta velocidad de una escopeta calibre 12, presta siempre el arma de caza para salir en su auxilio, pues es bien sabido que éstos “incomprendidos” no tienen compasión ni por la propiedad privada ni la vida ajena, cuando quedan al descubierto y agresivamente atacan sin piedad a la ciudadanía, produciéndose tal pudiera preverse, la caída mortal por disparo al sujeto asocial que irrumpió sorpresivamente, con el resultado de un altercado con sangre, quizás accidental, pues duendes tiene la noche y las pesadillas suceden en ocasiones que aligeran los actos, como en este caso de apretar un gatillo en vez del caro interruptor de la luz.

Bien, Jorge se entregó a la policía en vez de enterrarlo en cal viva, como lo hubiese hecho un “asesino” experimentado, y ahora está preso esperando que la fiscalía le acuse en juicio sumarísimo de conducta temeraria y defensa “injustificada”, pues el difunto a lo mejor únicamente iba a expoliar y es probable que no fuese a otra cosa, por ejemplo torturar o finiquitar a alguien por falta de comprensión. ¡ Ay, que mal pensados somos !.

Jorge está preso y si sale pronto, que ya es tarde, y tiene suerte, esperemos no se encontrará con un “okupa”, al que durante años será difícil de desalojar y al que no podrá privar del suministro eléctrico ni el agua, pues compasión no mostrará ni siquiera su arrepentimiento, lo que hace que la sociedad empiece a estar hasta las “pestañas” que disimulan la impotencia de no actuar en consecuencia contra todos éstos ejemplares de desgraciados que protegen a los que consideran desamparados, y maltratan a quienes con sus impuestos les pagan su salario para recibir como recompensa todo lo grotesco de una actitud más endiablada que está en poder de quienes deberían estar.. en los patios de esas cárceles, que en el caso de España parecen hoteles de 5 estrellas con muchos estrellados a los que alimentar, entretener y que al terminar el curso de cómo sustraer sin llamar mucho la atención, al salir les dan un golpecito en la espalda ¡, susurrándoles al oído.. ¡portate bien !.

Y para mayor escarnio otra noticia que no es fraudulenta, que sucede en una ONG, donde un marroquí le corta el cuello a una colaboradora, delante de testigos. Aunque nadie lo crea está el tipo en libertad, eso si con cargos, que seguro no serán de conciencia.

En definitiva España está en ascuas, mientras a Margarita Robles se la denuncia por cuentas ocultas en paraísos fiscales, las hijas de José Bono se compran casas por más de dos millones de euros sin haber dado un palo al agua para justificar tal inversión, mientras que la Montero “podemita” estraperlista de esperma y cianuro que suministra por la boca cada vez que habla y pone a parir a todo “macho y musgo viviente”, ha creado un club de la comedia, en donde los buhoneros del chiste fácil con humo de color arco iris, para evitar que haya atentados en el patio de butacas del Estado, dejan que la fauna de la ignorancia siga ofreciendo homenajes a los “etarras” y sigan ponderando el comunismo que no consumismo de ideología baratas, ocultando la difusión de noticias de los muchos sacrificados de elevada edad, que han sido vacunados en las residencias de ancianos, las bajas en toda Europa, así como que el descenso de contagios es un hecho.

Y atención al dato, pues el humorista Gila tendría tela para rato, pues por lo visto los MENAS, y todo aquel que pide asilo en España, incluidas las hordas provenientes del cotolengo marroquí se han puesto de acuerdo para no llevar mascarilla, al igual que el clan “Talibán”, a los que eso del certificado de vacuna formalizada les suena a trámite que con su letra pequeña defienden que de eso nada de nada.. “paisa”.

Y así va en España, como en todas partes, en donde la alineación es un éxito, la carestía de la vida es un tema sin discusión mediática, y la calma es un tranquilizante que se inyecta a medida que vayamos pasando por los pinchazos de los chimpancés que nos acorralan y otros simios que nos dirigen a un acantilado para deshacerse de unos cuantos.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*