Apaga la luz y vuelve a encenderla : Listas Abiertas

Multitud, indipendentismo catalán
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Apaga la luz, y en la oscuridad reflexiona sobre los últimos acontecimientos acaecidos en Catalunya, y después cuando tengas una opinión propia sin influencias, vuelve a encender el interruptor, porqué probablemente habrás encontrado el seguro camino de una puerta que se abre y se cierra con la llave de todos, la de la libertad inmensa para hacerlo cuando queramos.

Unos te quieren atrapar, otros mantenerte en el corral, y los dos carecen de empatía política para deshacerse de sus propios prejuicios, subestimándonos a diario y en muy alto grado de desconsideración. Unos contradicen el estado de derecho, otros pretenden doblegar al insurrecto autonómico que se ha extralimitado por el poder acumulado en treinta y cinco años.

Y ahora surge el gran problema que ha desembocado en dividir a un pueblo por la mitad. Unos despreciando a la otra parte con su constante manipulación e irresponsabilidad, los otros con frentes abiertos que con el desengaño desean perpetuarse en el poder. Y tú, dónde estás, en una vía muerta del pensamiento, en una estación llamada “defunción”, o en el paroxismo propio del que observa, y con descarado atrevimiento, cómo contigo nadie cuenta cuando se trata de ocultar con parches y manifiestos, cómo a los que estando fuera de la Ley, se les consiente todavía gozar de impunidad, mientras los otros intentan tomarte como rehén para que les agradezcas que siguen ilesos por sus múltiples caprichos inmersos en la corrupción y en el aburrimiento de seguir defendiéndolos con artimañas en las que el tiempo juega a su favor.

Para los ciudadanos ha llegado la hora de rebelarse pacíficamente, exigiendo que el imperio de la Ley, trate a unos y a otros con su inmenso poder, sin subterfugios ni remiendos, y es por lo que aquí, desde esta morada de la humilde opinión, sugerimos que de la misma forma que se ha salido a protestar, sin mordazas, se siga haciéndolo, pero eligiendo a personas en listas abiertas, y no a partidos que lo único que desean es enarbolarse entre banderas que nos representan a todos, pero que no deberían servir para subrir que el cesto de manzanas se pudra por un egoísmo desmesurado.

No puede reinar la incertidumbre, ni consentir más lavados de cerebro, esperando que la próxima vez que se nos convoque a unas urnas, pueda haber más papeletas inmaculadas y repletas de nombres que garanticen un gobierno de concentración subordinado a méritos adquiridos, que el sencillo y clásico SI o NO, que en verdad no dicen nada. Listas abiertas, esa es la opinión de los muchos que nos postulamos por vivir en democracia, en paz y la esperanza de alcanzar la prosperidad que nos merecemos, y que intentan arrebatarnos por una demostrada incapacidad.


Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*