Sociedad

.. Y fueron unos niñatos lelos e intransigentes, protegidos por sus progenitores, familiares y políticos, bajo la sombrilla estampada con una estrella y cuatro barras, impreso en el mango de un volátil paraguas el nombre de ARRAN, a los que dos cachetes no les hubieran ido mal.

Y en efecto, esos “jovenzuelos” fueron quienes causaron problemas de orden público, destrozos urbanos e inapetencias viajeras, amenazas de seguridad y desordenes entre los visitantes a Barcelona y Palma. Esos niñatos estúpidos pertenecientes a ese […]