Estudiando el presente para mejorar el futuro

Comparte este artículo

VOCMovimiento Voluntarios por el Cambio – es una plataforma de observación permanente útil, práctica y cambiante, que verifica los resultados con la nitidez precisa y adecuada a políticas relevantes que pudieran degradarse, al estar distraídas en confundir los lamentos con graznidos, las muecas de desaprobación con silencios y las miradas incrédulas del pueblo con la miopía que ellos mismos experimentan cuando no se reconocen incapaces de seguir al paso de un líder incuestionable.

Mientras el Presidente de la República Dominicana sigue su “excursión” política por todo lo largo y ancho del país, con dos fines estratégicos y terapéuticos nos imaginamos, el de sembrar esperanza económica prometiendo ayudas a las zonas más deprimidas con implantaciones de sostenibilidad productiva, que serán difíciles de cumplir si nos atenemos a una realidad incuestionable que es la deriva por el aumento inconfesable de la deuda contraída por los responsables anteriores desmantelados en las urnas, que pudiese hacer inviable una buena voluntad de prosperidad a corto plazo, también hay que apuntar como complemento meritorio de Luis Abinader al aprovechar la ocasión para comprobar el espíritu de adhesión de los gobernantes locales de provincias y municipios, a los que empieza por mirarles a los ojos y aconsejar que los tiempos de una deficiente y corrupta administración de un gran número de abusadores del Estado, deben quedar relegados a un oscuro y triste pasado, no sin antes pasar por la rendición de cuentas de sus actos, para seguir advirtiendo acto seguido que no tolerará un “chin” o pizca de “equivocación comprobada” en tal sentido.

El comentario arriba expresado parte del Presidente del VOC Movimiento Voluntarios por el CambioD. Ángel Osiris Peralta, al matizar que lo hace en representación de un ente de colaboración ayer y hoy convertido en un observatorio de interés socio-político-económico, que cada día atrae a más interesados en reafirmarse en sus convicciones patrias, éticas y morales, además de seguir apoyando la energía que Luis Abinader como mandatario sublime desprende, desde el principio de su contienda electoral y después de ceñirse oficialmente a dirigir los designios de la república, hasta el presente más comprometido con las necesidades básicas para el desarrollo de su planteamiento y calendario programático.

Para el Licenciado abogado y notario Peralta, es imprescindible la implicación de la jefatura del Estado que debe demostrar de inmediato su predisposición en hallar una solución palpable para la ciudadanía, antes de acometer las renovaciones estructurales de sus ministerios vinculantes, tales son las informativas de conducta y obligatoriedad que nadie debe ignorar sobre la pandemia “Covid-19”, estrechando las precauciones para hacer desaparecer un virus o minimizar sus respuestas sanitarias ante las próximas vacunas que aparecen, además de un control más eficaz contra la permisividad que todavía permanece intacta en el horario del cierre de establecimientos de bebidas en barrios reconocidos como conflictivos que desafían el orden establecido, añadiendo la ola de provocación, vandalismo, atracos y suicidios que con cada vez más frecuencia asolan las calles con el agravante inaceptable de desmanes incívicos, impropios de una sociedad moderna y consecuente, cada vez más sensible con la educación y su formación como ineludible recurso para salir adelante, lo que exige un estudio concentrado y concluyente para reforzar la acción de la fiscalia contra la impunidad del abandono de hogar, las muertes violentas por separaciones, celos y demencias no corregidas, situaciones grotescas de pleitos pendientes entre compañeros y familiares cercanos, sin olvidar la pronta resolución que no admite más demoras sobre el riesgo de admisión y tolerancia de una depravación cuando todavía se permite una “unión” antinatural entre una hembra menor, lejos de concebirse como un matrimonio de curso legal, necesitada la perjudicada de afecto y atención que debe ser rescatada de una ciénaga aterradora aclimatada a un ambiente de pobreza infame, siempre a merced y capricho de un adulto que bajo ningún concepto debe permitirse lo que debe considerarse simple y llanamente como un miserable estupro. Aspecto que debe ser contemplado como una anomalía que debe subsanarse sin contemplaciones por un decreto ley de urgencia que ya es imperiosamente necesario, lo que sin duda sería asumir la competencia en esta materia con la intervención de organizaciones no gubernamentales y las muchas entidades religiosas, a fin y efecto de colaborar en dignificar a la persona dañada, evitando embarazos que la cultura, la enseñanza y la educación considera frutos fraudulentos provenientes de conciencias que envenenan.

¿ Cómo acabar con el matrimonio infantil ? Totalmente deleznable en una República Dominicana, que presume de una cultura avanzada, según VOC-Observatorio, que antes hoy que mañana debe terminar con esa práctica fuera de cualquier aprobación que no sea la tajante prohibición.

  1. Educar a las niñas desde la introducción de la ayuda social gubernamental y a sus progenitores con información, derechos y referencias a las que dirigirse para que nadie contraiga una deuda con la sociedad que ya no admite excusas que den soporte a una esclavitud encubierta.
  2. Concienciar y movilizar a los padres y miembros de la comunidad en la que conviven a desprenderse de conductas “atávicas” que dañen la personalidad adolescente.
  3. Contribuir a la enseñanza de las niñas a saber como denunciar y defenderse ante situaciones que reclaman la intervención de la autoridad.

Otra cuestión que plantea VOC Movimiento Voluntarios por el Cambio – es el análisis que debe reconsiderarse en la procreación por ignorancia de nuevas vidas para este mundo en dificultades evidentes, cuando no hay suficiente trabajo y por ende alimento nutritivo para darles un sentido de alegría y esperanza a quienes deberían contemplarse como el patrimonio de las nuevas generaciones. Desde 2017 las tasas de natalicios frente a fallecimientos siguen preocupantes en República Dominicana (2,37), acrecentada por el fenómeno haitiano (2,99) de residencia focalizada fuera de su frontera que nos hace admitir un incremento moderado, toda vez que las comparativas con respeto a otros países del área caribeña se muestran más reprimidas ergo considerables por mantener un ritmo equilibrado a razón de Puerto Rico (1,10), Cuba ( 1,64), Jamaica (1,99), Barbados (1,62), Santa Lucia (1,44) por citar algunos ejemplos próximos, que distan por su solvencia macro-económica con España (1,34), Usa (1,77), Rusia (1,76) y China (1,68) frente a un in crescendo casí imperceptible en Venezuela (2,29),Colombia (1,82), Chile (1,68), Brasil (1,74), Argentina (2,28), Costa Rica (1,77), Nicaragua (2,43), Pánama (2,49), Perú (2,28), Ecuador (2,45), Bolivia (2,78).

VOC Movimiento Voluntarios por el Cambio – sigue manifestando desde su atalaya de observancia no imantada a posturas partidistas ni subyugados a otros intereses ocultos, que hay una cierta despreocupación en la complejidad del poder público recién llegado a una fisura que desatiende la importancia que debe darse al progreso vital de la zona fronteriza con Haití, aliviando así una herida que podría, caso de no sanarse con una decisión firme, aparecer como una parte desagradable de gangrena que cercena el dicho promocional de que el movimiento se demuestra andando, dado que no se tiene en cuenta la posibilidad de dotar a un equipo “médico” responsable ausente, de una herramienta dinámica que elabore en el día a día una operación quirúrgica eficaz y perdurable, contra ese frente inclemente que atrae un foco de virulenta marginación y hacinamiento en el país para propios y extraños, que bien pudiera remediarse si se aplicasen los desarrollos agrícolas, ganaderos, turísticos, mineros y equipamientos imprescindibles para establecer un centro de innovación y autoridad que garantice que uno de los más delicados pulmones de la República Dominicana siga ofreciendo respiración y puede que mucho más progreso del imaginado desde el kilómetro uno al 376, más allá de la línea por un puro sentimiento de hermanamiento, muchas veces mal entendido y expresado.

“Cuando los problemas ajenos se convierten indirectamente en una responsabilidad ineludible para evitar conflictos, de los que no puedes inhibirte en participar a ayudar a resolverlos, es cuando los sentimientos se encuentran y apelan a crear un movimiento participativo de solidaridad en busca de soluciones que no sean únicamente promesas, que van y vuelven una y otra vez, siempre alimentadas por una conciencia política inútil y provocadora que recorre senderos estrechos y peligrosos”

Ángel Osiris Peralta ( Presidente Voc )


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*