Cataluña: otra carta al azar, de las muchas que se queman antes de enviar

Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las muecas lo dicen todo, y el pensamiento, palabra y obra de quienes desestabilizan nuestro presente y futuro lo subvencionamos todos

Escrito a Quim Torra / Autor :  Víctor Ma Lo.

Sr. Chis TORRA, según usted, si mi lengua vehicular es el castellano y no soy catalán; me asalta una duda, gustaria de saber qué ha hecho usted por la sociedad que defiende y “maltrata” con opiniones ridículas. Yo le podría decir que tengo 48 años, soy catalán, igual que mi mujer, mis hijos, mis hermanos, hablo perfectamente castellano y la lengua que “exige” por su unilateral imperativo legal (menuda presunción), pero normalmente me comunico con mi lengua materna.. y eso no creo que me haga ser menos propietario del espacio que habito, compartiéndolo sin menosprecio con el suyo y usted con el mío.

Mantengo una cotización en Barcelona de 32 años, con lo que me jubilaré, con 50 años trabajados, cosa que usted nunca podrá decir, ya que siempre ha sido un editor subvencionado con mis impuestos. Por lo menos no creo deberle nada, usted al contrario debe mucho a todos los catalanes (a todos) y siempre ha vivido a cuerpo de rey, “libando”de “nuestros” impuestos, por el simple hecho de ser amigo de la “burguesía catalana”, antes recalcitrante y hoy acalorada, con intenciones secesionistas sin motivos aparentes ni justificaciones delirantes, que predominen para odiar y aborrecer tanto a quienes no comulguen con sus aberrantes exigencias.

Pues le voy a decir una cosa, llevo en el Cuerpo Nacional de Policía desde el año 1992. He realizado innumerables actuaciones, he salvado niños, mujeres maltratadas, enfermos de todo tipo, accidentados, he capturado violadores, atracadores, grupos organizados de delincuentes peligrosos; tengo varias lesiones ocasionadas en mi labor diaria por defender a mi pueblo, al igual que lo hacen todos mis compañeros, sin distinción alguna por motivos étnicos, políticos, ni de ninguna otra clase social, ni nunca lo haré. Lo ha entendido bien Señor “Quim Torra”, hasta incluso si usted se encuentra en situación difícil le debería, como es mi obligación, darle la máxima protección.

Por lo tanto le pido, tal están las circunstancias actuales, exigirle el mismo respeto hacia mí y todos y cada uno de los catalanes. No lo olvide, sus semejantes.; ¡ cómo va a venir un soplagaitas como usted a decirme que no soy catalán !,  masticando improperios e insultando a más de la mitad de la población. Mire usted, todo el que me conoce sabe que respeto toda clase de opiniones y no soy de amedrantarme fácil, ni de amenazar; pero con sus palabras me ha ofendido a mí, a mi familia, a mis amigos, a mis compañeros, y lo único que puedo decirle que es usted un producto diabólico, aunque desprecie su razón de ser utilizado, lo que hoy es y tiene la oportunidad de vivir, un hijo de la gran patria española de la que reniega encubriéndose en el nuevo cargo. Y lo seguirá siendo señor Quim, toda su perra vida, aunque goce de tarjeta de crédito full, Visa, Black o Master Card en la Bélgica proteccionista. Quiera o no quiera, a usted y a quienes el litigio crean y cultivan, tarde o temprano deberán responder ante los que creemos en la Justicia y en la Constitución, y que algunos de su cuerda aprobaron desbaratar sin dudas ni remisión.

Ni yo, ni nadie de los míos, nos vamos a dejar intimidar por un manazas, un títere aprovechado que se oculta en un disfraz de payaso respetable, un editor subvencionado y mediocre, con ideas de corte filonazi como usted. Por cierto, sepa que ésta es mi tierra y nada ni nadie me hará abandonarla si no es luchando por ella.. y con los pies por delante si recibo un proyectil por la espalda. Espero que le quede clara mi postura, que compartimos muchos en este tormento y desazón que al parecer a usted bien poco le importa, si su ambición es llenarse el bolsillo con una pensión vitalicia como otro aspirante a “colonialista” de una república falsa, encandilada y mustia, que no tiene razón de existir, cuando muchos desde las gradas del circo de unos gladiadores “imbatibles” por una causa justa, les hemos otorgado anticipadamente nuestro perdón.


Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*