Cataluña: ¿ falta autoridad, sobran políticos o es una muestra pervertida del significado autonómico ?

CATALUÑA - 155

Cataluña 155
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El 155 “ seguirá “torrándose” mientras dure la sedición

Los despropósitos que se están evidenciando en constituir un gobierno catalán estable, empiezan a tomar un tinte artístico surrealista. Y francamente no sabríamos definir para que narices sirven los políticos cuando no hacen uso de la polis, del ágora y sus defensas para someter a la coherencia y el pronunciamiento de intenciones sin máscaras, el primer elemento de juicio para la prosperidad en el curso de los fallidos por suspensión imperativa, que sin duda jugará un papel relevante, después del dislate que ha sufrido la legendaria autonomía con una serie de personajes delirantes que ya estarán capacitados a estas alturas para dar clases de comicidad.

El grado de insensatez choca y se alía con la dudosa madurez y la falta de criterio, sin añadir que la mediocridad política puede hacerse patente nuevamente, por muy versado en leyes y en letras que se sea el “elegido” Joaquim (Quim) Torra Pla, que bien pudiera rozar la inflexión de las ideas que puede llevar a Catalunya a uno de los peores episodios derroteros de su dilatada y provechosa existencia desde que Tarradellas, con mucho “seny” e inteligencia, aprovechó los “capotazos” de los “corros y corridas de la españolidad” de aquellos tiempos para investir una nueva dimensión de esperanza, aportando imaginación y conceptos novedosos de entendimiento, sin entumecer el sentimiento y las cuatro barras legendarias a unos niveles de superación respetada, que fueron la envidia y el ejemplo de otros estamentos para seguir una línea de corresponsabilidad en las peticiones que más tarde abogarían los 17 reinos de Taifa de la Iberia contemporánea, que sin dañar al conjunto de España, diferenciaban en alto grado la ejemplaridad de una serie de principios reivindicativos, que el exiliado, difunto y bien amado ex-president nunca renunció a defender con pulcritud, y siempre a sabiendas de hasta donde podía llegarse en lo que se entendía como independencia.

Es un hecho, éstos descerebrados, bien pagados funcionarios de una Generalitat que durante años les ha bendecido con la seguridad “oficiosa”, que no es la misma en el plano laboral de empleados y autónomos, se han convertido en mechas candentes de una “degeneración” del sistema, además de sanguijuelas de la economía competitiva, arrastrando las posibilidades de volver a nivelar los índices de recuperación y vuelta a desarrollar un producto interior bruto merecido, capaz incluso de aumentar con el esfuerzo que siempre se ha demostrado en los momentos difíciles de la recesión.

Es muy triste apreciar como los políticos de este hipócrito modelo de sociedad que entre todos hemos tejido en un país que se relame, y al parecer se congratula al averiguar que en el fondo no manda nadie y no existe una cabal dirección, se siguen apreciando absurdeces después de llamarse al orden, y con una educación exquisita, al plantarle dos besos en las mejillas a una senadora que se negaba a aceptar la constitución, lo que nos hace sospechar que tanto el uno como máxima autoridad y la otra con muestras de rebeldía, musitarían ambos contendientes entre dientes, ese clásico “hij@ de puta”, que más que una ordinariez quedará y sonará ya en la posterioridad de la impunidad verbal, como un intercambio de profunda admiración y excesiva tolerancia.

Y mientras, el bombo sigue jugando.. el 1, el 5, el 5… ¡ bingo !.

Y sorprendentemente, a estas alturas no nos conmueve tampoco saber, qué como siempre gana la banca no hay temor infundado, mientras “Mariano, Pedro, Albert y Pablo” los del bombo, siguen llamando la atención por su constatada inoperancia y sordomudez, estrategia, marrullería y falta de valor, probablemente por timidez en no cantar la línea deseada que separa lo imposible de lo viable en el cartón del engaño, la oportunidad y la traición, aunque este perverso juego podría conocerse como el del gato y el ratón. Y así nos va y nos irá, por mucho énfasis que le pongan en demostrar los aludidos en servir para algo más que arañarse entre ellos mismos, mientras la ciudadanía, especial la catalana se separa lamentablemente entre si misma.. y de los demás.


Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2 Comments

  1. Con ésta farsa/comedia catalana ha quedado bien patente que para lo ÚNICO que sirven los políticos es
    1. Vivir de la sopa boba (es decir, los impuestos que pagamos con el sudor de nuestras frentes)
    2. Liarla y complicarnos la vida con leyes absurdas (y encima pagando más impuestos)
    3.o sea, para NADA.

  2. A que se dedican..Que indices de poblacion tienen..con que tipos de recursos cuentan como es su calidad de vida..Un saludo desde uruguay..

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*