Catalunya – España, unas relaciones celosas que provocarán un divorcio o una orden de alejamiento incumplido

Comparte este artículo

Francisco Franco Bahamonde, si se hubiese reencarnado y visto lo que supuestamente podría experimentar, hubiese preferido quedarse en el sarcófago

En todo este lío del proceso independentista de Catalunya, hay unos culpables que siguen con sobresaliente esmero el curso de hipnotismo miope que no requiere de gafas, péndulos de inquieto movimiento oscilante o lentillas, por el que consigue idiotizar al voluble voto nostálgico, inducido a contagiar la línea defensiva, argumentada de que cada día que pasa con pena y sin gloria, España los tima y les ridiculiza secuestrando las urnas, toda vez que achanta maliciosamente lo que todavía se considera una economía de irremplazable futuro.

Y una vulnerable ciudadanía que podría pensar igual o de distinta manera a lo manifestado anteriormente, es bombardeada hasta la saciedad con mensajes descorazonadores sobre la falta de recursos de las instituciones de una autonomía que mayoritariamente, en teoría por la falta de una consulta legal y transparente, desea liberarse del yugo opresor al que ha sido sometida. Soflamas muy bien dirigidas por cierto, en el indirecto y camuflado centro informático de lanzadera digital que ni siquiera la guardia civil ha descubierto en una ambiciosa operación de punta de lanza, sin impedir todavía se sigan aprobando acciones con directrices y consignas de mediatizar campañas de difamaciones exageradas, voceando que los catalanes sin excepción, y más los que no se resignan a quitarse el lazo amarillo son perseguidos y casi torturados como en los viejos tiempos, incluso los considerados de otra procedencia y raza, ya sea de Mauritania o Murcia, a los que intentan convencer que son utilizados por el indecoroso e intolerante·”Estado Central”, en contra de una postura radicalmente opuesta al derecho de decidir el destino libremente, para insistir de forma alarmante que todos los ciudadanos siguen perjudicados de unos servicios públicos que no llegan a ser mínimos, insistiendo que antes de la “invasión del artículo 155 de la Constitución”, habían sido considerados organismos privilegiados, los mejores ejemplos en sanidad, enseñanza y dependencia social, pero con acritud manifiesta todo el desastre se ha debido a una venganza del poder en la sombra, en la que se añade la preocupación de los infiltrados de “Vox”, silentes y muy disciplinados, que se mueven agazapados entre las estructuras vecinales de los barrios periféricos de las ciudades, concienciando a los jóvenes y mayores que ha llegado el momento de responder a los insumisos al paso, cuando los tambores de las procesiones que se llevan dentro del espíritu ceremonioso, ensaye lo que podría ser el comienzo del nacimiento no deseado de un fórmula cargada de recelos y odios que pueden anticipar un divorcio.

Una nación sin elecciones libres es una nación sin voz, sin ojos y sin brazos.”  Octavio Paz

Hablar de Pujol, el sumo sacerdote y director patético de una orquesta parecida a la Mondragón, Mas, el guapo inteligente que eclipsa al feo actual presidente y al malo huido, Junqueras, el filósofo incomprendido y único interlocutor que defiende una idea desde su peregrino intento fallido, Puigdemont, la gran esperanza blanca y maestro del hedonismo, empeñado en ser propietario del imperio de los sentidos y Torra, el “Kim Jong-un” de la barretina y el falso cianuro que dice llevar alojado dentro de un diente, por citar a cuatro + 1 jinetes irresponsables del apocalipsis, ingeniado en una conspirativa butifarrada en un “aranesco” valle neutral, entre los muchos más excursionistas que existen en las esquinas del sombrío acecho y con el dedo meñique siempre puesto en el gatillo de las algaradas. Seria ya de poca relevancia seguir comentando los desafectos y traiciones de los citados en estos momentos difíciles con las cámaras del congreso de diputados y el senado, siendo sus miembros víctimas de políticas descuidadas y un desencanto que pasa por su peor momento por una falta de credibilidad, lo que haría producir escarnio cuando se acusa y el que lo hace, debería aplicarse cerrando su pico “pardo” mucho antes.

Los zares y mandarines de la movida catalana, sin duda han perdido sus dotes de control y mando entre las incontinencias de las indomables “jacas” y tribus urbanas virulentas, totalmente desbocadas por la falta de riendas para todos, alimentadas con un forraje de contenido nutritivo herbáceo, revolucionario de secuelas alucinógenas, que suministran quienes realmente dirigen desde una torre de marfil amarillo con un luminoso faro láser a la Cup (Candidatura d´Unitat Popular), los CDR (Comités de Defensa de la República), Arran, los que arrastran botes de humo y pintura que embadurnan las entradas de los domicilios de los representantes de la judicatura, que a la vez ceden el sobrante no confiscado a los grafiteros y okupas a los que les va la marcha de armarla, sin excluir a la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ònnium Cultural, unos por pretender jugar a los héroes de una Iliada tan épica como trágica, y otros por simplemente “putear” todo lo que se les consiente por una tolerancia sin precedentes, sin olvidar a la Colau, alcaldesa de Barcelona, que soñó entre sus alucinaciones más penosas, que una pitonisa le pronosticará que sería la reina consorte de una nueva república catalana, en la que lo primero que propondría sería eliminar las hipotecas y embargar a los bancos prestamistas, dejando para otra celebración el derribo de la estatua de Colón en el muelle turístico de la ciudad condal, desde donde partían las inolvidables y flotantes barcazas llamadas “golondrinas”.

Nadie instaura una dictadura para salvaguardar una revolución, sino que la revolución se hace para instaurar una dictadura.”

George Orwell

Si el dictador de una España recalcitrante, envidiosa y corrosiva, que dividió y sigue haciéndolo a las familias, se reencarnase en un ciudadano simple, pensionado y sin medallas, se estaría descojonando de risa, admitiendo su derrota al dejar una corona de laureles de diseño y sin espinas fascistas con reservas e instrucciones de hacer al reino autonómico un paraíso terrenal, de paz, concordia y sin rencores, con mucho cuidado para no despertar la irritación de los anarquistas, ordenando la misión a un peón inútil que se tiraba al jugoso plato del placer cuando tuvo ocasión, y a todo lo que con cuernos y colmillos se movía, asumiendo su incompetencia muchos años después, cediendo cuando se le cayó el fajín de mando tras una cacería inolvidable, que fue el preludio marchito para dejar su trono de comedia melodramática a su hijo Felipe, que come terrina de “gourmet” a todo pasto, bebiendo agua del “carmen” cuando está nervioso por ser cuestionado y tolerado a regañadientes por un partido político que elogia todavía una tiranía caribeña, y que nada tiene que ver el susodicho y bien plantado de la casa de los “borbones” con la marca embotellada con burbujas gasificadas “Polo de Franco” que todavía almacena en su alacena, y al que le llaman monarca de corta y pega, mientras su padre le recuerda en sus “batallitas”, que sustituyó a un Carrero Blanco que subió al cielo o al mismo infierno debido a un petardo de ETA y CIA, mientras el aludido Juan Carlos I prometió que haría lo imposible por unir siempre a España de los desajustes “provincianos”, considerando no interrumpir los procesos de hacerla fuerte en todos los frentes en los que se respire ruptura y malversación, respetando los fueros y distinciones en su tratamiento diferencial entre las regiones, así fueran empleadas las sentencias a favor de mantener sus estatutos por una Justicia que debería velar para subsanar lo que hoy acontece desafortunadamente, y no se exprese en el mundo como la maldición de un generalísimo malo no, malísimo, que momificado admitiría que su alma haya sido acogida por otro cuerpo “celestial” presente, negándose a las exigencias espúreas de los que quieren trasladar su cadáver a una cripta privada o a un profundo foso séptico.

La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas.”  Albert Camus

Y así va España, por una parte los catalanes se unen con los vascos por lo de una misión histórica a defender a sacos incorruptibles de paciencia con derechos a interpretar la independencia sin pasar por la franquicia de una constitución nada barata y de forma concluyente para pasar página, sirviendo para el fin los fósforos y velas precisas en los conciertos reivindicativos con el eco de los muchos aplausos; mientras por otros lares los corruptos y avispados se suben los gallumbos, gayumbos o calzoncillos esperando una distracción en la caja de los presupuestos, como asesores enchufados que ya lo son y antes de ser reemplazados por otros de distinto color; considerando sin agravio comparativo el acto de los políticos de sillón que se frotan las manos, llegando ya la paga de Navidad más un extra por lo que sea bien recibida la copiosa nómina y exquisita cesta,.

Finalmente a la narrativa expresada, los sumisos ciudadanos se les invoca a disfrutar en decúbito prono o supino, que estén prestos y en formación para participar en una nueva manifestación de pancartas y banderas, en la que pedir que los automóviles eléctricos incorporen wifi que llegue al maletero, por si a la mascota se le ocurre jugar al “pokémon”, pidiéndoles por e-mail a los reyes magos lo que sus niños lo han anticipado por Whatsapp.

Contra Franco estábamos mejor.”  Manuel Vázquez Montalbán

Y así va el mundo Francisco Franco Bahamonde, unos reafirmándose en sus rencillas y delirios de imitar al “gran capitán” o a “Aguirre, la cólera de dios”, otros susurrando a los ponis ya adultos, y los que más en número de carne de cañón estadístico, navegando y sufriendo en un inestable “cayuco” sin motor ni remos, temiendo quedarse sin rumbo fijo en un desempleo que puede inducir al suicidio individual o al colectivo de un ERE fraudulento y autorizado, tras una recesión que se acerca a la velocidad de un inesperado tsunami, que llega endemoniado en la bruma, invadiendo la orilla del bienestar, después de avisar los meteorólogos que el 2020 será el reinició de una temporada de lluvias y secas tormentas eléctricas que aunque cíclicas se pagarán con sudor y lagrimas, siendo imposibles de analizar sus previsiones por falta de medios y fondos en el próximo consejo de ministros, por parte de un jefe de gobierno que muy inquieto ya está, serio, circunspecto y meditabundo, dispuesto a reforzar el tejado de dos hogares y un despacho compartido, con la colaboración de la empresa subvencionada Sánchez & Iglesias, S.L con identificación fiscal desconocida.

“Yo no tengo simpatía por Franco. Pero si no fuese por Franco, España sería hoy una Cuba más peligrosa”   Jorge Luis Borges

Él, con una mentalidad muy práctica, no criticaba a nadie; cesaba V. Escudero

Aclaración importante sobre nuestra especial relación con la teoría de cuerdas :

En solitarios invisibles carecemos de conciencia netamente integrada en un único sesgo político, exclusivo, excluyente, partidario de ofrecer falsedades y bulos preconcebidos, gracias a la teoría de cuerdas adaptadas a una redacción neutral e independiente, concepto que hemos absorbido de la física teórica clásica que se emplea en la investigación científica, por lo que en nuestro caso y en suposición útil, práctica y cambiante si fuese necesario rectificar, admitimos en principio que la información pudiera ser puntual, cierta, parcial, enmascarada o sencillamente irrelevante, que no dejará de utilizarse, recuperarse o simplemente sostenerse en la recogida de las vibraciones sociales que intervienen en el mundo en el que se desenvuelven los protagonistas de las mismas en eventos, dedicación u profesión, utilizando nosotros los resultados como un objeto de estudio, sondeo y opinión llamado cuerda / filamento, que nos dará sujeción y la luz necesaria para indagar y corroborar las impresiones dirigidas a ser publicadas en el blog, sin pretender por ello no verificar, contrastar y ratificar cualquiera de las dimensiones desconocidas en los planos representativos, individuales, gregarios, institucionales o asociativos, que pudieran deformar o afectar emocionalmente a nadie, cuestión inaceptable que jamás provocaríamos o denunciaríamos faltando al honor y a la veracidad.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*