Covid-19, la coronación del mal que hombres y mujeres como el Licenciado Peralta, intentarán “descabezar” en su paso “huracanado” por la República Dominicana

Comparte este artículo

En momentos cruciales y en países que sufrirán con mayor desgarro, el resultado de emprender una economía de guerra contra el invisible Covid-19, harán falta especialistas de la talla de Ángel Osiris Peralta

Cuando la gran pandemia del Covid-19, popularmente conocido por “coronavirus” y detectado antes, pero dado a conocer a los medios internacionales el 31 de Diciembre de 2019 en la ciudad china de Wuhan,  hasta hoy día 10 de abril 2020 en el que se redacta este artículo, desgraciadamente todavía no sabremos muy bien a ciencia cierta cuando terminará el confinamiento de las personas y la estadística real del número de fallecidos que habrá dejado a su paso en su largo y letal recorrido, del que también se desprenderá una ruina económica de proporciones gigantescas desconocidas, aunque ya hay opiniones versadas de doctos economistas y en una sospecha sin contracciones en referirse a la misma como más nociva y lastimada que la dejada en las dos guerras mundiales juntas, ya sea por la afección de una deuda descontrolada por aumentar la riqueza del progreso y los cambios tecnológicos y su consecuencia ante el detrimento del PIB individual de cada país (Producto Interior Bruto), que desaparecerá de la estadística productiva y su marcada negatividad a hacer una rehabilitación escalonada en el marco de valores a negociar y en el plano comercial, muy especialmente en la comercialización de los bienes y servicios que habrán quedado muchos hundidos para ser rescatados con mucho sacrificio y muy lentamente, sin olvidar los desaparecidos que arrastrarán un paro laboral de gran magnitud, estableciéndose nuevos parámetros de actuación social y política que intentarán borrar las huellas de un gigante viral que sin duda puede seguir dando costosos problemas sanitarios a través de pausas en el tiempo.

Es ahora cuando el mundo necesitará de la intervención paulatina de hombres y mujeres “sabios” y conciliadores, imaginativos y emprendedores, coherentes y determinantes, sensibles y pragmáticos, en los que ante la duda sean cautos y se empleen en una reflexión participativa. Un compendio de rasgos que sin duda no serán difíciles de hallar en los escenarios más borrascosos, máxime si éstos se han conformado en su progreso diario basados en una economía de calado muy competitiva, como es el turismo y la construcción de hoteles y segundas residencias para un sector enfocado a satisfacer la demanda de jubilados. Es ahora y no después cuando el verdadero sentido de la pobreza y oportunidad de quienes se volcaban en dar apoyo, incluso con el aporte a una modesta inversión, se van a ver perjudicados, alcanzando una dimensión desconocida, lo que no evitará que desde este blog nosotros sigamos presentando, como ya lo hemos hecho en anteriores ocasiones, a personas de merecida solvencia intelectual que pueden ayudar a paliar el desconcierto y el caos, por lo que nos complace detenernos en un hombre que muy bien deberían tener en cuenta los gobernantes o cualquier político aspirante a serlo, sea del signo distinto o que no comulgue con sus tesis, cuando se trata de obtener el bien para todos.

No hace falta merodear por los historiales profesionales para solicitar la colaboración especializada y desinteresada por parte de quienes concienciados, se ofrecen en todo momento a seguir manteniendo una visión clara y certera del detrimento causado por el vil coronavirus en su nación, la República Dominicana.

Ángel Osiris Peralta, un abogado-notario con una amplía visión sin visos de haber permanecido en la cripta de la oportunidad para ser candidato y aprovechado después de ser llamado a consulta, pues es hombre de honor y una actividad reconocida en el mundo de la justicia, así como polifacético en otras doctrinas entre las que cabe destacar la poesía y la invención de útiles y herramientas de precisión.

El Licenciado Ángel Peralta nació en la Provincia dominicana de Dajabón el 2 de agosto de 1964, población muy cercana a la frontera haitiana, ubicación que le permitió, desde muy temprana edad conocer los entresijos y las problemáticas derivadas entre dos países que ocupan una isla con culturas e idiomas diferentes, aspectos que le acompañaron desde sus inicios como estudiante de primer grado hasta su ingreso en la universidad y que jamás olvidará para ayudar vivamente a buscar solución y equilibrio, así como algunas de las muchas diferencias con solución que existen en cuanto a prosperidad y pobreza.

El postulante estudiante y carismático Peralta, superó con holgura sus asignaturas y se tituló en derecho en la Universidad Tecnológica de Santiago (Utesa), realizando estudios de postgrado en derecho civil y comercial en la Universidad Autonóma de Santo Domingo (Uasd), además de participar en un sinnúmero de cursos, seminarios, congresos y conferencias.

Más de 30 años en el ejercicio de su profesión como abogado-notario, le han conferido cargos y funciones estratégicas como consultor jurídico en la Dirección Gral. de Desarrollo Fronterizo, así como asesor legal en múltiples empresas y otros organismos de carácter privado.

Ángel Peralta asume varias responsabilidades desde su despacho, consideradas de gran calibre en el mercado social de futuros :

Director Ejecutivo de la Fundación Visión por Haití y por el Mundo (Vihamo, R.D.), un organismo con presencia en más de 40 países, compartiendo labor como presidente fundador de diversas fundaciones y organizaciones sin ánimo de lucro (ONGs), lo que tampoco le impide, como miembro designado de ayuda y desarrollo conocida por Orade y la fundación Tiziano de Stefano.

Es co-fundador de varios movimientos cívico-políticos en la República Dominicana, entre ellos y muy relevantes en las actuales aspiraciones por un cambio estructurado debido al desgaste del gobierno actual, citando al Movimiento Voluntarios por el Cambio (VOC), el Movimiento Base y el Consejo Nacional de Movimientos Republicanos (Conamor).

No podríamos omitir en la trayectoria del Licenciado Peralta, su bien ganado respeto como uno de los más prestigiados consultores jurídicos de los que atienden al Consejo Nacional de Confraternidades de Pastores Evangélicos (Conacope Inc), una institución de notable impacto religioso y social en todo el territorio dominicano que ampara a más de 10.000 iglesias afiliadas. Su estrecha relación se fundamenta en seguir desde muy joven las virtudes sagradas que dan testimonio al amor por el prójimo, la fe en la condición humana y la esperanza que no debe perderse ante las adversidades.

Incluir a lo referido anteriormente su representación jurídica de la Fundación Guarabird, una institución que alberga a jóvenes vulnerables y desheredados de oportunidades, mayores de 18 años y con evidentes signos de exclusión social.

El Licenciado Peralta y en un marco de garantías plurales en las que se respetarán siempre los estatutos, cargos y nombramientos que se determinen unilateralmente sin perdida alguna de identidad, propone la organización consolidada en un frente común, incorporando la imprescindible utilidad creativa y benefactora de las siguientes unidades de servicios y de acuerdo a un programa globalizado, haciendo un llamamiento a :

Confederación de Organizaciones no Gubernamentales (CONGS), Cooperativa de Invernaderos Dominicanos (COOPINDOM); Cooperativa Habichuela Negra (COOPHANEGRA); Fundación Gente Sana (FGS); Fundación Rescate Verde (F.R.V.); Proyecto Empresarial Nuevo Dajabón (PRENDA); Ministerio Más Oraciones, Energía Interior y Prosperidad (MIMO-EIP); Asociación de Abogados Cristianos (ASODACRIS); Patronato Gestor Centro Universitario Regional Dajabon (CURDA); Consejo Nacional de Movimientos Republicanos (CONAMOR)

De igual modo a las aludidas organizaciones, requiere la implicación de otras corrientes de cooperación y plataformas económicas para el desarrollo de la isla caribeña, ahora azotada por los imponderables achacados por la gran tragedia sanitaria que estamos sufriendo en el mundo, lo que no es óbice en estos momentos para llegado el momento que exija la necesaria recuperación, fomentar el proyecto inexcusable de una Zona Financiera Internacional (Z.F.I.R.D.) que se proponga como institución financiera en el abordaje de una de las más grandes asignaturas pendientes, la implantación de polos de producción y por ende el empleo laboral de muchas personas de zonas adyacentes sin limitación de fronteras.

Convencidos estamos, por opiniones diversas y contrastadas, además de referencias plausibles dignas de todo crédito, que Ángel Osiris Peralta sería uno de esos “guerreros de la paz”, custodios del buen hacer y el diálogo, que no deberían quedarse en la retaguardia de un país que necesita ahora más que nunca de asesores diestros y capacitados para imprimir voluntad, confianza y empeño en aportar su experiencia, no renunciando de ningún modo a servir fielmente a sus conciudadanos con el mismo talante que demuestra emplear en su diaria vida familiar.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*