Crisis España – Marruecos.. o bajarse al moro, sea como fuere, tuvieron y pueden volver a tener sus consecuencias

Comparte este artículo

Hay dos formas de entender el conflicto sobre aguas territoriales Canarias, Ceuta y Melilla entre Marruecos y España.


La primera es la sutil animadversión alauita desde siempre ejercida contra el estado español de turno, sea del signo que sea, y cuánto más débil mejor, para no dejar de crear y meter cizaña, malestar e intolerancia, en base a rapiñar todo lo que se pueda y conseguir más de lo que a derecho comprobado podría solicitar de los Tribunales Internacionales competentes, que ya consideraron la expropiación del “antiguo” Sahara español, como un hecho consumado e indebido, que todavía hoy prevalece con una ocupación contumaz y bien orquestada desde hace 40 años.

“ Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios ”


La segunda concierne al chantaje del moro que no se baja tan fácilmente de sus pretenciosas aspiraciones, reclamando ahora, y como siempre, aguas “canarias” para seguir pirateando, respondiendo a la negación o al silencio con sortilegio del ríase la gente y ande yo caliente, dejando la espita abierta de la migración subsahariana con pateras de fabricación propia, llenar el país ibérico de “menas” y otras gentes de mal vivir para hacer la vida más costosa de impuestos por subvenciones, imposibles de admitir por hurtos y reyertas para padecimiento de esos otrora “gachupines” dicen los del turbante y chilaba, refiriéndose a los tontos del trasero que no se enteran porque están más distraídos como ciudadanos progresistas y humanistas, con una serie de aprendices a políticos “apayasados”, que ahora dicen hacer algo entre las fauces de unos timadores de la gobernanza pazguata, que están demasiado acostumbrados a mirar a otro lado. Y lo más lamentable : esquivar el contencioso con ese vecino incómodo y no reparar en la hemeroteca sobre lo sucedido hace años con la venganza de Perejil y su consecuencia con el 11 M, es simplemente volver a no estar preparados y no dejar de seguir siendo unos idiotas, que le rinden pleitesía al Mohamed con 56 millones de euros todos los años para no tenerle enfadado.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*