De la ambigüedad y el factor humano.. de una alcaldesa aspirante a mayor grandeza.

Ada Colau alcaldesa de barcelona, Caatalunya
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La política de la ambigüedad y el factor humano.. de una alcadesa aspirante a mayor grandeza.

Consenso generalizado de cuestionar un proceso” Palabrería inconexa, entre otras muchas, que hilvanadas no dicen nada, salvo gracias. Es un ejemplo de la perplejidad cuando a continuación no se responde a la explicación que exige claridad más que meridiana a una pregunta periodística, que ha puesto entre las cuerdas a una “trepa” de la política, que auspiciada y elegida por el descontento popular, ascendió a la alcaldía de la gran ciudad de Barcelona. Pensó que estando con unos y con otros, sin estar ni a las verdes ni a las maduras, y siempre desde su perspectiva de hortelana y pescadora de voluntades insatisfechas, que sustrayendo las simientes y apoderándose del caudal del agua transparente, y dependiendo de la ocasión presencial de sus competidores, ha llegado a imaginar, como aficionada escaladora, a ocupar el sillón de Presidenta de la Generalitat. Nos referimos a la “tenebrosa” Ada Colau, la que mentalmente se rige por un dicho: “ A río revuelto, ganancia de pescadores “.

Esta señora de los defensores de embargados por la hipoteca y la ocupación de viviendas con propietarios indefensos por unas leyes lentas, mantiene posturas confusas, aunque sutilmente enmascaradas, lo suficiente para observar, desde un análisis neutral, que no son nada firmes y concluyentes, creyendo ella, que es más inteligente que nadie, y que sus movidas rápidas y precisas de cubiletes sobre el verde tapete, en el aquí sí, aquí no, la debilita por momentos por sus falsas apariencias y comportamientos frente a las entrevistas, delatándola una intranquila sonrisa que se extiende a izquierda y derecha con gran facilidad. Ascendió al bastón por el descontento generalizado, y por supuesto a acuerdos de gobierno con partidos que ocuparon en el arco político unos resultados insignificantes para negociar la elección o el futuro recambio de un candidat@, que desde siempre ha demostrado su ambigüedad. Ni negro, ni claro. Marear la perdiz y sentirse la reina de la confusión es su estrategia, que modifica a voluntad y conveniencia, favoreciendo a los buenos y a los malos, según se encuentre con el estado de opinión en los periódicos del día.

Para la gran diva del teatro municipal, y es de esperar que las evidencias de sus manipulaciones solo queden condensadas en su frustración cuando llegue su momento, la administración del factor humano, es decir, lo que se entiende por todo el conjunto de actividades y políticas en el seno y para la comunidad, no son satisfactorias para quienes tienen un sentido crítico del maniqueísmo, expresando su opinión en que la alcaldesa, se sirve en dar caramelos a quienes se contentan con ellos, por creer que más adelante conseguirán pasteles y refrescos y finalmente la gran paella de la solidaridad con la mítica igualdad de utilizarse cubiertos de plata, madera o plástico, y eso dependerá, como se porte el personal que la apoya.

El factor humano es predecible si se sigue de cerca, y en este caso apuntaremos que nos llama poderosamente la atención que nuestra desencajada protagonista es incapaz de sumergirse en un baño con sales de coherencia, lo que le permitiría alinear un concepto de gratitud para quienes dependen de sus actos, como sería desarrollar una tarea de autocrítica popular, empezando por ella misma, y después en la gente que en las urnas no pueden mirar a otro lado, por creer en que más vale malo conocido que otro bueno que apoyar. Y eso si es trascendente, dado que nos muestra una panorama de desinterés, de irreprochable desencanto que poco beneficiaría a una sociedad que ha sido “ultrajada” de una forma u otra en cualesquiera de sus ideas, pretensiones y fracasos como ciudadanos.


Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

81 Comments

    • Perdona Alberto más quisiera ella parecerse a la frutera de mi barrio le pega 20 patas en cultura y en ser mucho mejor persona esa tía quería coger el puesto mientras le importo ir por todas las televisiones exponiendo su caso que igual era hasta mentira y ahora está ahí al sol que más calienta como todos los de podemos claro que aparentaban una cosa y ahora son otra

  1. Nunca gas sido santo de mi devoción. …utilizó los desahucios para hacerse notar y llegó a la alcaldía valiéndole de las mentiras y falsas acusaciones del entonces alcalde Tripas ( por cierto nunca he oído q se haya disculpado con él) utilizó todo lo q se levantó en aquel momento para trepar!…..no se bien quien hay detrás de ella!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*