¡Dejad que los inmigrantes se acerquen a mi!

El elevado costo de una inmigración a regular con flores, flautas y violas, de elevado costo cuando todavía no se han resuelto otros problemas internos igual de precarios y complejos, como las jubilaciones y los salarios mínimos de un país dominado por ángeles que no tocan el suelo ni con los pies, ni con la cabeza.

Comparte este artículo

 

¡Dejad que los inmigrantes se acerquen a mi!Se dice que con la llegada de una recuperación económica se corrigen las políticas restrictivas en materia de inmigración. Si el aumento de la competitividad y el saneamiento de las irregularidades en la industria y en los mercados para rebajar los salarios ha cesado, cuestión que ponemos en entredicho por el modesto incremento que puedan experimentar las paupérrimas nóminas, que no serán capaces de soportar un aumento impositivo añadido, debería hacer que los “gurús” economistas que nada tienen que ver con la escuela de Keynes, que pronosticaba que el sistema capitalista no tiende al pleno empleo ni al equilibrio de los factores productivos, sino hacia un equilibrio que solo de forma accidental coincidirá con el pleno empleo, para lo que habría que emplear nuevos fondos de reserva e inspiración para un sostenimiento en cualquier caso precario, y mucho más hoy cuando la oferta humana supera a la demanda, lo que convierte a la “mensualidad” y al gasto público y privado en un mensajero fluctuante de una inflación acelerada cuando los presupuestos gubernamentales no coinciden con la realidad. Y así nos va y nos irá cuando incrementemos la masa inmigratoria con mermas ajustadas a unas ayudas inesperadas, que tampoco contribuirán con su participación mínima para pagar las pensiones, a no ser que la locura exija una pandemia y se nos vayan al garete cinco millones de vejetes y no contribuyentes.¡Dejad que los inmigrantes se acerquen a mi!

Se anuncia por parte del gobierno de Pedro Sánchez la sanidad universal, una decisión plausible y sin reservas. La retirada de las concertinas, muy mal, dado que es como quitarle uno de los cerrojos a una puerta de seguridad para hacer más fácil allanar la casa con una palanca y algo de maña.

¡Dejad que los inmigrantes se acerquen a mi!Se dice que el tema inmigratorio es amplío y complejo, pero las ONG,s ( no todas ) se vanaglorian de tener mucha mano para administrar directamente más de doscientos millones de euros a partir de ahora, algo que también justifica el enchufismo con la designación de nuevas subsecretarias autonómicas y un frente abierto para derribar modelos proteccionistas del gobierno Rajoy, que tampoco fueron compartidos por muchos de sus militantes, que se vieron alejados en su momento de ocupar idénticos cargos, que hoy se revitalizan con el empleo funcionarial de los activistas socialistas. Menudo merengue han montado, quienes presumen de tener las ideas claras sin haberse tomado todavía una taza de chocolate caliente, que ya llega, si duda, a través de los muchos “Aquariums” y en balsas de juguete si se llega al caso de la desesperación y la lancha de salvamento ha sido advertida de antemano.

¡Dejad que los inmigrantes se acerquen a mi!Si las subvenciones van a recaer en las ONG,s sin orden ni concierto, y sin saber que detrás de las mismas hay muchas integradas por hijos/as, madres, abuelas y dos vecinas, y simplemente por arrasar con todo el vestigio de las medidas de precaución del anterior gobierno, desearíamos que el origen de la conciencia se analizase con cordura y no con hechos instrumentalizados en una ficción corporativa, algunos fraudulentos, haciendo participar a Ciudadanos con un plan inteligente a los efectos, que más pronto que tarde tendrá que asumir el mando para impedir desmanes como los que se anuncian si se deja la puerta abierta para que “disfrutemos” de un sonoro estornudo y una gripe de espanto, mientras por la ventana seguirán entrando los de siempre para que sigamos pensando lo que es un sablazo.

¡Dejad que los inmigrantes se acerquen a mi!El efecto llamada es una explosión a modo de marea entre el vaso de agua que nos separa de la gran problemática humana, que originará demencia por no entender nada, ansiedad por ver que si eres autóctono tienes menos derechos que los que se refugian por imperiosa necesidad con el carné de extraños, y a los que nunca se les podrá expulsar, máxime cuando para poseer lo que tu tienes preferirá meterse de patitas en una cárcel-balneario o pedir una limosna cada día de su miserable vida, que no hay que olvidar hemos prefabricado nosotros por no contarles la verdad antes de viajar a un mundo distinto al esperado. En definitiva, si no hay regularización inmigratoria sin resolver anticipadamente los problemas que tenemos en una España cada vez más cadavérica, volveremos a ser el “hazmerreir” de Europa y del África más sufrida.

Y si a alguien se le ocurre tachar este comentario de iracundo y xenofobo, mil perdones por lo que finalmente se añade :  Mejor oír el canto de un grillo por lo que tampoco entenderá nada, ergo leer, será una solución a su capacidad de perdonar nuestra osadía. “


Comparte este artículo

Comentarios

6 Comments

  1. Los colonizados de siempre vuelven por sus amos colonos, dizque esos nuevos amos;son del mundo de los ricos y como excolonizados en sus propias tierras se las estàn viendo muy mal desde hace tiempo guerras internas, dictaduras, pestes, anacronismo històricos de la edad de las cavernas, etc,…

    • Sì, es un asco,Veronica Caracciolo, pero no podemos, no sè tù, yo emigrante no soy.Pero la ley, allà, donde existe el gran sueño americano, hay regirse por las leyes; algo que es un abismo si lo comparamos con nuestras leyes acà en el sur de Amèrica.Digo que da asco…

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*