Trump busca aliados : el diablo disfrazado de vaquero y una santísima de “Prada”

Comparte este artículo

Donald Trump, el nuevo representante de los amos del mundo, que forma “sicarios” de un nuevo orden en las relaciones caóticas de los que desean reconocerse como demócratas

El presidente francés Emmanuel Macron dice que Europa debe tener un ejército propio, unido y dispuesto a defender los intereses occidentales, ahora en neutralidad, con respecto a la amenaza china, rusa y estadounidense, algo que incomoda de manera revulsiva en el talante intransigente de Donald Trump “triunfo”, que sale al paso de esas manifestaciones oportunistas, molesto para añadir que bien haría Europa en aumentar el presupuesto de defensa para hacer que los Estados Unidos de NorteAmérica no tuviese que pagar la elevada cuenta que se dispensa para hacer realidad ese deseo que comparte, y que al parecer no es suficiente para contentar a unos aliados irreverentes que creen estar en posesión de la verdad.

No estamos de acuerdo en solitarios invisibles con el curso delirante y el comportamiento estrambótico y demagógico asimilado a la vocación de político atípico de Trump, pero en honor al convencimiento de sus proclamas inflamadas de aciertos y desaciertos, diremos que al menos ese elegido por los “amos del mundo”, sabe hablar claro, directo y cercano con un discurso populista que lucha con armas egoístas, aunque ambigüas, para hacer prevalecer su estado de abanderado bienestar global, despreciando sin reservas la educación que debería emplear usando la logopedia que se espera de un privilegiado hombre de negocios que suele ser un déspota y pendenciero provocador, máxime cuando sus votantes, si fuesen adeptos a la historia, aplaudirían el mismo lenguaje que empleaba su pasado homónimo, presbiteriano y séptimo dirigente marcado por un afán “unionista” Andrew Jackson, que intentó acelerar al lento y logístico Sam Houston, sin conseguirlo, para impedir el desastre, cuando el general mexicano Antonio López de Santa Anna ( descendiente de españoles ) reclamaba Texas y pasaba a degüello a los defensores de El Álamo allá por el año 1836. Pero ese es otro cantar que ni siquiera el ex-presidente Obama ha querido emular.

Trump es insaciable, poseído por prevalecer y ubicarse eternamente en el poder, y ha entendido que en un País, Estado o Nación debe ordenarse y administrarse como una multinacional de negocios y filantropías con carácter de opacidad, en la que los desobedientes, vagos y maleantes, que para ese lugar ya está él bien definido, gracias a sus diferencias con los tributos que todavía tiene pendientes de dilucidar con la hacienda federal, deben tales declarados proscritos a no participar y secundar un objetivo común, el de llevar a USA a la máxima autoridad del planeta Tierra, considerándoles desechables y conducirles al “guantánamo” de la reeducación hispano-inglesa, para ser tratados con una disciplina ejemplar y carente de privilegios innecesarios que nunca podrán apreciar, que si no rectifican la ineficaz doctrina y siguen en sus trece parábolas disonantes, les va a empobrecer todavía más y sin remisión.

Es posible que Donald Trump sea el precursor de una III contienda militar, en no se sabe bien que escenario geográfico, y que a los políticos que de puertas para adentro se odian, se insultan y después se van agarrados de la mano a tomarse unas copas a un distinguido lugar en cualquier ciudad de la vieja y decadente Europa, para tirarse “rosas” de amor y afecto unos a otros, nunca sabrán que siendo el mayorista florista del caos en la sombra imperceptible es quien se las ofrece, sin importarle demasiado que no lean la biblia que utiliza el mal visto presidente al que nos referimos con inusitada frialdad, aunque sea capaz de utilizar viejas prácticas mafiosas para hacerse acompañar amistosamente en un momento determinado con enemigos embravecidos de posturas “endémicas” que todavía no son alarmantes, como bien podría ser el tirano de Corea del Norte, incluso de formar como policías de arbitraje a las “maras” tatuadas y muy delictivas centroamericanas a base de concederles licencias limitadas, para seguir alimentando remesas de cocaína con aranceles subvencionados por la DEA a quienes no están dispuesto a dejarlas de consumir, así como la barrera tallada de “baté de beisbol” a cerrar de sus fronteras, dejando que así se pudran quienes no están convencidos a alistarse en las filas de una gleba de presuntos admiradores del instigador, enfrascado en la tarea dominante a darle un impulso desatado a ese nuevo experimento que ordeñará el orden mundial, acompañándose del diablo y la virgen María de las Américas de ser requeridos,  siempre que ambos, uno vista de vaquero de ruedo y la santísima con la elegancia de “Prada”.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*