Eduardo Inda Arriaga: le otorgan el merecido reconocimiento de ser una de las personas mejor informadas de la península ibérica

Eduardo Inda Arriaga
Comparte este artículo

Las verdaderas profesiones se ocultan, aunque Eduardo Inda quisiera hacer brotar la suya con azada de hierro en este huerto de desencuentros y desaciertos, con “marchamos” al rojo vivo de honorabilidad, entre políticos y truhanes convertidos en verduleros que desean convertir a España en un mercado de oportunistas o en un nido de ratas y víboras, en lo que no puede tolerarse ni entenderse como un sucio estercolero.

Probablemente Eduardo Inda Arriaga, nacido en Pamplona, de 50 años de edad, director de Okdiario, exdirector del diario El Mundo de Mallorca y las Pitiusas y del periódico deportivo Marca, y uno de los los hombres más lúcidos del panorama presente y futuro que dilucidará el porvenir del país que él ama a sangre de la letra digital, otrora impresa, y a fuego de sus bocanadas a perdigonadas de las siempre certeras palabras en conversaciones, tertulias en los medios y desafíos en sus afirmaciones y disputas, que siempre gana en las salas de la creíble justicia de forma sabia, probada y argumentada, que sin duda le otorgan el merecido reconocimiento de ser una de las personas mejor informadas de la península ibérica.. y sus islas baleáricas de aguas turquesas y calmas, también las primaverales más cercanas a África.

Podríamos arriesgarnos, pues entre todos nos conocemos las prácticas, veleidades, pactos, compromisos y entregas con buena praxis a un leal fin, además de las habilidades y las defensas que nadie podría sospechar hasta dónde llegan para los afortunados, no para los que desistieron de no dormir por inmerecido trato, que Eduardo Inda Arriaga no nos va a contradecir, ni nos va a interponer demanda ni querella alguna, si afirmamos con supuesta rotundidad, que él, uno de los hombres orquesta, con mente portentosa y cualificada, vinculada a un “stradivarius”  y más perseverante, aunque no se crea, siempre conciliadora, conocedor y hacedor “secreto” del país, se ha convertido en brazo armado de la información real, plausible, cargada de fetidez o desestabilizadora del CNI (Centro Nacional de Inteligencia). Y desde hace años, suena y se le permite autonomía y que lo haga con música propia.

Nos consta que su incorporación se pergeña con roces de aproximación en Madrid y acatamiento de órdenes por cumplir con su deber patrio en Baleares. El paso de los años para Inda no le pasan en balde, sabe y aprende como escudriñar la información acumulada, implementarla en el momento adecuado, traducirla en idioma legible o cuántico, por partes, secuencias y/o fascículos, trocearla en proporciones para comprenderla después por todas las capas sociales que denoten interés, y manifestarla sin preavisos ni condiciones para dar el toque de gracia a quienes crean que pueden ser indemnes a la teoría de la confusión, ya que la certeza, como rezaría en los célebres expedientes X, “la verdad está ahí fuera”, e Inda la conoce, adapta, depila, manipula, y la hace brillar con permanente “led”, toda vez si conviene, la ensucia con los excrementos que crea apropiados, para que el fin perseguido tenga el éxito nítido esperado, sin ocultar las manchas que requieren del consiguiente centrifugado social, con la resonancia que se merece , a todos los niveles, ya sea un proyecto o una simple operación de castigo, que pueda convertir si se requiere y presta, a un perturbado en un cuestionado suicida, si la metáfora es apropiada al caso.

Medirse con Eduardo Inda es inútil, ya que en su poder tiene la horma, tanto de calzado para dar patadas que nadie espera o de sombrero para pasar desapercibido mientras golpea escondiendo la mano, aunque jamás el brazo. Tiene el don de la persuasión y retiene el rencor si observa humillación, por lo que se aconseja al contrario retirarse a tiempo, si no desea sufrir desmedidamente lo que no está escrito en su código o biblia, partida de nacimiento, pasaporte o dni. Inda no pierde el tiempo en pequeñeces, en dimes y diretes, Inda es la información viva, peligrosa, palpable y contrastable que se escuda en lo anónimo de su doble labor, por ello aconsejaríamos precaución por su comportamiento de fidelidad a una bandera y a un principio de “Estado” y a su Constitución, lo que le haría morder y no ladrar para avisar, quizás no por su malsonante educación y carácter de racionalidad espartana que pudiera herir susceptibilidades y hacer zozobrar a aquellos que creen tener la facultad de dudar de un contenido informativo, que a más de uno le haría temblar, y por ende le insultan con asiduidad, amenazándole con llevarle ante los Tribunales, algo que Eduardo Inda asume con perplejidad, cuando las razones tienen un camino y las falsedades son muy fáciles de demostrar a lo largo del mismo.

Astuto, sagaz, socarrón, histriónico, mejor agente de lo que él piensa, buen amigo de sus incondicionales aunque discrepen en ocasiones de sus decisiones, familiar, ácido, satírico, incluso se ríe de su sombra y muchos bromistas que le estiman y opinan, dicen que oculta en sus largas patillas micrófonos de largo alcance con los que espiar a sus semejantes.

No le subestimen, hablen con él con toda naturalidad, y entiendan que en realidad Eduardo Inda, como todos los que se dedican a una labor de saneamiento de la alcantarilla nacional, debido a que tiene que haber profesionales que limpien la porquería que atoraría un país con reflejos constantes de perdurable democracia y bienestar, es ante todo un hombre de honor, valor y respeto, lo que le hace incorruptible, sin temor a soportar vejaciones, conspiraciones y ritos endemoniados para controlar su voluntad, haciendo que más de uno se atragante con sus intentos de regalarle paquetes de signos escatológicos.

Inda es la información veraz y necesaria cuando en los “huertos” autonómicos de los que se podría cosechar transparencia y fertilidad, se encuentran huevos de víboras ocultos, escapistas del independentismo poseídos por el virús de la ignorancia y la intolerancia, y demasiados nichos de corrupción.    

 


Comparte este artículo

Comentarios

64 Comments

  1. Un tipejo despreciable, mentiroso, calumniador y dispuesto a vender a quien sea y a traicionar a quien antes era su ” amiga” cuando se lo mandan sus amos.
    Solo es un esbirro .

  2. Sus aciertos son tan sonados como sus meteduras de pata…..los cuales no le dan derecho a decir muchas de las cagadas que dice y de la forma que las dice….educación ante todo amigo….y de eso poco.

  3. Las subvenciones que recibirá el lame culos ,fantasma y mentiroso este que dice ser periodista que seguramente se sacó la carrerita en alguna universidad con fondos de PP

  4. A este se le ve venir antes de salir de la cama. Un repugnante siervo del ibex, y como tal, hace lo que le piden, por asqueroso que sea. Y despues es tan prepotente o **********, que no tapa ni sus propios fallos, y siempre esta pillado por los webos.
    No veo tv donde este aparezca, ni leo ni oigo, conmigo este no gana pasta.
    Cadena perpetua hasta cascarla, es lo que merece este despotico canalla.

  5. Trabaja para las cloacas del estado,es un siervo,le dan la información que tiene que publicar,como contra Cifuentes(porqué no investigan quien cometió un delito,la empresa de seguridad o la policia?) y le dicen a quien atacar y a quien no.

  6. Este es un hijo de **** asqueroso sinvergüenza aeste no le meten en la cárcel porque dice lo que quieren los fachas que digan falsas mentiras de todos pero sobre todo de podemos valla jilipollas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*