El contagio de la cretinez

Comparte este artículo

Lo que ocurre en la España del tránsito expedicionario hacía los valles perdidos del fracaso por intentar hallar soluciones utópicas e inexplicables, pues éste país no ceja en su empeño cabalístico en tirarse pullas a discreción y destajo, a corta y larga distancia, por demostrar que todos los integrantes del gobierno, la oposición incluida son los más inteligentes del reino y.. los menos educados para no responder a las criticas del pueblo con humildad y sensatez, lo que les hace una y otra vez repetir el trazado errático de cualquier ruta paralela que no sea la coincidente adecuada para evitar más desastres en esta pandemia económica que nos espera a los sufridos ciudadanos, que como siempre muchos de los inútiles “hechiceros” aspiran siempre a sacarnos los cuartos a través de impuestos que cubran sus dispendios y distracciones, llevando a los exploradores inexpertos, cantarines y bocazas a que los porteadores del sistema, que somos en teoría todos, consumamos las reservas de la paciencia, impotencia y rabia, ya habituados a padecer noches de insomnio e intranquilidad doméstica, de tolerancia discreta a las disfunciones hormonales de esos postulados a beneficiarnos con creces, capados de la libertad por oponerse si no están de acuerdo con el líder, refiriéndonos tanto a ellos como a ellas, así como evidenciar otros actos denunciables en un juzgado de guardia por ese exceso de tono en las falsedades arbitrarias, mentiras encubiertas emitidas sin pena y sin gloria, con el desparpajado de quienes se creen más astutos que el resto de los mortales, que ya nos empezamos a parecer a imbéciles, cuando pretendemos demostrar que la fantasía, el jolgorio y la fanfarria esté normalizada por permitir que se nos grite y humille hasta la saciedad que son ellos los indispensables para seguir viviendo de nuestro esfuerzo, a los que se empieza a considerar unos “chusmeros” de la política convenida, acordada con la suma de las minorías, los que asumen la tutela bastarda de nuestros pensamientos, libertades y convicciones manipuladas, dejando sin castigo y permitiendo que puedan seguir disfrazando sus errores de proezas invisibles, dudosas victorias y sinsabores además de los tragos amargos que no son precisamente agua del “carmen”, mientras intentan convencernos con la boca pequeña y un aire de superioridad intelectual que raya un primer análisis de psquiatría, que el mundo está en sus manos hallándonos en el proceso de ser más tontos que un pepino o un zapato, al que llegaremos pronto cuando pidamos en un restaurante una pizza acompañada de pan y una botella de vino.. a mezclar con bicarbonato.

Y al hilo de lo anteriormente dicho, ¿ cómo se nos queda el cuerpo y la mente, para saber de que color es la liana por donde se deslizan las “monas” del diálogo estúpido y arriesgado, saltando de rama en rama para decir tonterías ?.. cuando así lo expresa una aficionada al idiotismo, que además goza del favor de ser la segunda de abordo en el “asintomático” Ayuntamiento de Barcelona, manifestando hace poco que debía evitarse que se reactivase la industria del automóvil al concluir la crisis del “coronavirus”, por una necesidad urbana de prevención ecológica, poniendo en jaque y en peligro laboral a más de 143.000 personas que dependen de un sector ya dañado por una inesperada crisis sanitaria, que ya tenía el preludio de una desaceleración coyuntural en el consumo, lo que ha hecho por esa inestabilidad de miras que conducen a la ceguera de la tal Janet Sanz, que tampoco fue corregida por la edil y “dila” Ada Colau, con el resultado final de anticipar la decisión y sin dar marcha atrás a la Nissan para “largarse” de España poniendo pies en polvorosa, así como a las demás marcas como Seat y Renault para empezar una pausada “desescalada” de sus intenciones si se siguen acechando sus inversiones y mortificando a pierna suelta sus inquietudes para que no les ocurra lo mismo que sucede en Lugo con la empresa de aluminio primario Alcoa, que va camino de desprenderse de una buena parte de su plantilla por considerar no poder asumir el precio de la electricidad, una de las más caras de Europa, reconociendo las “cozes” de los ministro/as.. que todo lo dejan para mañana, como reacciones desafortunadas por parte de ignorantes mezquino/as que jamás han arriesgado nada y siguen sin dar un palo al agua.

Y en eso estamos en la selva, entre independentistas, troyanos de tres al cuarto de gobiernos centrales, autonómicos, funcionarios de oposición y otros de encaje a dedo, todos tan numerosos de personal, enchufados y asesores que no tienen límite y que estando al borde del precipicio no darán un paso hacia adelante sino es con el paracaídas del voto útil, “perseguido” y valorado, nacionalistas de pro que ya se las ven ingeniándoselas para pirarse por la puerta de atrás del establo, socialistos-comunistas provocadores de riñas, trifulcas en la taberna llamada hemiciclo y mucha tiña escondida tras la mascarilla, abandonando a las empresas que musitan en confianza para qué continuar pues si siguen revientan, y trabajadores autónomos castigados al destierro de peregrinar por un largo corredor de fondo sin oportunidades y muchas normativas y tributos que les impiden esbozar una sonrisa, que no sea la más cínica por lo esperpéntico que resulta el caso cuando no entran en juego las ayudas prometidas.

Finalmente nada más que destacar por el momento, salvo que la España impaciente para abrir la espita de la aceleración de quienes entienden hay que volver a empezar, va camino del verano y como siempre llega tarde para aprovechar el sol turístico que todavía sigue siendo barato.. para atraer a propios y extraños, incluso si son de otros planetas que no teman a este desbarajuste y a su contagio.

Juan Hdez. Belz


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*