El “Inferno” de los imitadores de dioses del Olimpo

Comparte este artículo

“ La OMS opina que el acceso generalizado a los métodos anticonceptivos es una de las claves de la salud  mundial, tanto para combatir enfermedades de transmisión sexual, como el caso del Sida, como para el control de la población. Y el Vaticano no está de acuerdo. Así es. Gastan enormes cantidades de energía y dinero en adoctrinar a países del tercer mundo sobre las maldades de la contracepción.” Dan Brown – Autor literario de “Inferno”.

“Cuando todas las provincias del mundo estén tan repletas de habitantes que no puedan vivir donde están ni trasladarse a otro sitio…, el mundo se purgará a sí mismo.” Dan Brown

Un día del año 2016 el Señor Puertas invitó a cenar al Señor Palíndromo, dejando que sus afortunadas esposas tuvieran ocasión de lucir sus costosos vestidos de noche y vistosos collares en sus esbeltos cuerpos con cuellos de cisne y rostros sin semblante apático. Unos diseños textiles sin ningún despunte y el ámbar dominicano a juego de primera calidad, con transparencia mezclada que va desde el negro, gris, rojo, violeta y azul, halladas las piedras en las excavaciones de minas ignotas, que probablemente darían de comer durante un año a cien familias, entre las cuáles estarían representadas las que cosieron y engarzaron las joyas.

Ellas sentadas en un enorme sofá de doce plazas más una para el can mascota, opinaban con exquisita educación y después de los postres y el té, el enorme trabajo y la responsabilidad que tenían sus conyugues multimillonarios en este sombrío, y excesivo mundo lleno de humanos, sin cultura y mucha mugre, cuestión que oyó y aprovechó George para obsequiar a Bill con una cajita cuadrada de oro y plata, conteniendo un DVD que almacenaba la todavía sin estrenar película “Inferno”, protagonizada principalmente por Tom Hanks y dirigida por Ron Howard, basada en la novela del célebre autor Dan Brown.

Como remate final de una noche de luna pero en la que sin embargo llovía, en la que un ciego dictaba y un manco escribía, mientras que a un calvo los pelos de punta se le ponían, lo que podía entenderse que estaban los comensales después del ágape un tanto “chispados” y crecidos en convertirse en los salvadores de la humanidad, vieron las dos parejas el film, que hoy es casi idéntico a lo que pudiera estar sucediendo si no fuese por un esperpéntico desenlace, no visionado llegado a su final por las señoras que ya dormitaban a ritmo de descansado ronquido, lo que hizo que los prohombres, varones y ricachones no dejarán de conversar sobre soluciones decisivas para paliar el origen del problema censal en el mundo.

Ya era de madrugada aunque parecía de día por los potentes focos de iluminación en el exterior del fortín en el que vivían los humildes siervos del “señor”, que seguían afianzando sus ideas de exterminio, convirtiéndose una vez juramentados en un compromiso en ser los “benefactores” del bien sobrenatural, para hacer que en la vida real de la trama conspiratoria que se había amasado antes de The End de la película, fuera distinto y mucho más concluyente y tuviera éxito no únicamente de pantalla, gracias a la OMS, los chinos, y el gran caudal que amasarían de capital enajenado por los gobiernos totalitarios cada vez en aumento para hacer el gran favor a la sociedad que todavía quedase en pie, reduciendo “carne” insatisfecha innecesaria a través de eliminar gente con la aparición de un virus llamado Covid-19, y así gracias a las farmacéuticas con su bondadosa intervención, no dejarían de trabajar para el sustento de los “iluminados” y otros clubs de dementes, a los que llamaron Puertas y Palíndromo a participar en otro estreno privado dedicado a los de su igual magnitud y sacrificada condición, en el que sin acomodador como testigo les convencieron sin mucho esfuerzo que había llegado la hora de invertir en el nuevo orden mundial.

No se pierdan “Inferno” (2016), y si ya la vieron vuelvan a hacerlo para darse perfecta cuenta que las coincidencias existen, y los buenos guiones cinematográficos se ajustan a lo que sucede quienes creen estar a un pasito del dios olímpico, y se toman la libertad de intentar dar golpes de gracia.. y desgracia, logrando enviar a algunos millones de ciudadanos al otro reino de los cielos, gracias a vacunas, gripes, placebos, dolores de cabeza y lo que se sea que haga aumentar la estadística y el miedo, incluyendo la inestabilidad emocional que pocos constatan, pues muchos se han quitado la vida o la han perdido en una riña si se han atrevido a denunciar el fraude al que nos están sometiendo, impidiendo la más mínima contrariedad como la de los osados que están hasta las narices de seguir llevando una inútil mascarilla, que les impide respirar y pensar.

“Lo que digo es que el camino actual conduce a la destrucción. El crecimiento de la población es una progresión exponencial en un sistema de espacio infinito y recursos limitados. El final llegará de forma abrupta.” Dan Brown

Vean y tomen posiciones, observen con atención y crean que cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*