Elecciones y Abstenciones, Sociedad Anónima

Comparte este artículo

.. de unas recientes a 6691 km de equidistancia con otra a punto de celebrarse en el mes de mayo, y el vecino que no sabe si tiene fecha para alzarse con la magia controlada haciendo que salga elegido el actual presidente cuestionado.

Cómo viene siendo habitual en los comicios que se convocan para elegir políticos de casta conocida o todavía por experimentar en la nueva cata de candidatos, el gran triunfador será la maldita y desolada abstención, siguiendo así el modismo del ciudadano por dejar bien patente su desapego y furibundo rechazo a toda rancia política, que le enoja y le sublima por vislumbrar una y otra vez que servir de bulto a unos desaprensivos que mienten más que el diablo o un pastor borracho después de un bautizo, se llega a considerar abrumado, aburrido y convencido de que es una pérdida de tiempo, al añadir la decepción si se termina finalmente secundando un acto de ferviente generosidad, que al parecer no se merecen quienes se postulan por servir al pueblo y se dedican éstos a engañarlo, utilizando el estrangulamiento en obligaciones esclavas de comportamiento sospechoso y muchos impuestos, para satisfacer sus brindis al sol, mientras pagan los demás el espumoso que no dejarán de tomar a costa del esfuerzo anónimo.

Es decepcionante, y para muestra un botón. En España y en sus recientes pasadas elecciones se citaron en las urnas a 37.001.3791 de pacientes ciudadanos/as, produciéndose una abstención del 28,2 %. En República Dominicana y en 2016 se abrieron los colegios electorales para 6.765.063 de personas, resultando el 31 % ausente de elegir al “monarca” más republicano, sin olvidar, y aquí hay que hacer un inciso para advertir que en el país ibérico al otro lado del mar Atlántico hay 2.583.494 funcionarios, es decir el 5,5 y pico % de los 46.722.980 habitantes administrados, mientras en República Dominicana son unos 10.800.000 con cédula no obligada a votar aproximadamente, observando que en la estadística se integran los 610.000 empleados públicos, una suma que ha sido aumentada muy certera y adecuadamente gracias a la consigna del estómago agradecido colocado en un sitio, considerando y después de la última remesa de nombramientos el 5,7% quienes son los que cobran todos los meses del erario público.

En cuanto al vecino Haití y a su próximo pistoletazo de salida para elegir a otro seleccionado o dejar que el actual se muestre en la misma idea de seguir como preboste y sin hacer excesivo caso de la indulgencia de las protestas, con cajas de ranuras porosas e invisibles, que ningún observador se atrevería a denunciar por temor al enfrentamiento entre las facciones de una larga lista de nombres coincidentes en papeletas “duplicadas y camufladas” que hacen presuponer que los inscritos que hubieron hace cuatro años : 6.189.253 y votantes 1.120.253, volverán a representar el 18,1 % que probablemente se ocupen el día de la suerte feriada en seguir hurgando entre las ruinas y deforestando para conseguir carbón necesario para cocinar algo que llevarse a la boca. Y en cuanto a funcionarios, decir que es mejor no abordar comentario alguno al respecto, pues significaría que hemos participado en una sesión de un vudú trágico, en la que una mujerona fumadora de puros nos ha querido convencer que no sabemos calcular a bote pronto, y que somos víctimas de una visión fantasmagórica, ergo en este detalle es mejor inhibirse y esfumarse por el foro, al no admitir elucubraciones de raros cálculos matemáticos en nuestras valoraciones, que tampoco, créanos.. tampoco servirán para nada.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*