En nuestra opinión, así esperaríamos a los nuevos políticos de nueva savia en una España que se doblega a los oportunismos

Comparte este artículo

La política y los políticos y sus razones fundamentadas en lo convergente y transversal.. que no es y mucho más o menos de lo mismo, pues apesta la que se conoce y traiciona los mejores principios que protege la verdad.

El político concienciado de una responsabilidad que desarrollará en el ejercicio de una voluntad personal e imperiosa, identificada por ayudar a sus iguales reconocidos como conciudadanos, para lograr en su conjunto y a través de su elección mayor o parcialmente necesaria, gracias a una postulación de convencimiento o integrada en una organización con siglas electoralistas, convirtiéndose el elegido en un representante autorizado en el sufragio y en el contexto de una elección democrática expresada en las urnas, que recogerán los votos útiles, otorgándole voz para defender su programa, cuyo fin entre otros, será conseguir mayor firmeza económica en un plano generalista, seguridad jurídica para que orden y legalidad sean afines,  y relieve diplomático que certifique el merecido bienestar en cada una de las parcelas de gestión que definen un país o Estado.

En la continuación de su desempeño, el político deberá seguir un proceso transparente y convincente en el sécula seculórum generalizado de tomar decisiones a tiempo puntual o indefinido, ya sea unilateral o colectivamente.

La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados. Groucho Marx

El político debe concienciarse de una disciplina monástica en su introversión del pensamiento, y exteriorizada en la aplicada a la doctrina que defienda o predique, en la que participarán a debate opiniones de quienes le apoyan, valorándolas y cuestionándolas, si son inadecuadas o improcedentes en ese momento del diálogo.

La política debería ser la profesión a tiempo parcial de todo ciudadano. Dwight D. Eisenhower

La política también está considerada popularmente como el arte del engaño, lo que es desaconsejable utilizar para hacer prevalecer compromisos bastardos que después no se llevarán a cabo, lo que la credibilidad quedará menguada cuanto menos y muy dañada dependiendo de la exageración del tema frustrado, por ello se hace necesario que la ética por encima de todo no se confunda ni se mezcle con orientaciones negociadoras, en las que se perciba obsequio alguno o un regalo de intenciones, rechazando el pasar por la caja de las obligaciones a corto, medio o largo plazo.

El político lleva incorporado en su recién adquirido ADN un objetivo preferencial que debe defender como una máxima, sentirse libre para no ser un esclavo de las circunstancias, tener capacidad de respuesta para resolver inconvenientes del tipo o clase que sean que afectan a la convivencia colectiva, y ser extremadamente cauto para no caer en la trampa de los más avezados y sin escrúpulos que le tentarán con guiños, gestos y actos a fin de confundirle en lo que se contempla en el arte de la guerra, descartando obviedades y anatemas ideológicos, que le hagan pensar que una retirada a tiempo no es en realidad una victoria, y que los flancos del saber estar tanto en centro, derecha e izquierda es una forma de vigilar los acercamientos, desde los más sinceros, sutiles, perversos y torticeros.

Se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo. Abraham Lincoln

No existen héroes que no sean personas de carne y hueso, con miedos y valentías, certezas y errores, dudas, rarezas y presunciones que le otorgarán al político otra mirada en su carrera y en su única misión prioritaria, considerar que el sol nace para todos y la lluvia causa una penumbra pasajera, motivándole por dicha razón a buscar el tiempo suficiente en esos intervalos para la autocrítica y el análisis de su conducta, que jamás perjudicará a propios y extraños, evitando así descalificación alguna.

La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos. Louis Dumur

Todo lo demás en política, especialmente la palabrería innecesaria, quedará recogida en un diario de sesiones de poca utilidad por quienes argumentan y convencen con razones y no se dejan arrastrar por diatribas ni deslumbrar por los cargos con los que pudiera alzarse por su competente trabajo, ya que el destino lo es todo y nos espera en cualquier esquina, en donde la preocupación sea una invitación para ser absorbida y solventada por quien pueda resolverla con eficiencia, lo que marcará así su prestigio, la modestia de su leyenda como un hombre capaz e integro, contribuyendo a garantizar el bien común de una sociedad que lo espera todo y en ocasiones se muestra escasamente comprensiva y nada reacia a creer que los políticos mienten más que hablan.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*