Entre el juego del Covid y el calamar, ahí puede hallarse la respuesta

Comparte este artículo
more

Quizá lo que está sucediendo en el mundo con la tan temida y desprestigiada crisis de una pandemia que surgió de pronto, bautizada como Covid 19 (Complicada Vida que se inicia a partir del año 2019 ), tenga mucho que ver con la insatisfacción y la ansiedad de unos portentosos e inalcanzables personajes ricos de todo menos de felicidad, pero enfermizos de poder, dominantes del mundo oculto que lo mueven como titiriteros, pero que aburridos por serlo desde siempre lo vapulean con mayor agresividad a su conveniencia, atreviéndose a inventar en comandita una forma de distraerse a la vez que siguen eliminando gente dentro de un plan diabólico y unas condiciones de reto tentador de máximo entretenimiento y provocación popular que tiene como objetivo el talismán del dinero, algo muy similar a lo que ocurre en la prestigiosa serie coreana titulada “El juego del Calamar”, dando respuesta a la incógnita asociada a una sospecha tremebunda que vemos claramente, oímos y percibimos en un contenido revelador de los veinte minutos finales del noveno capítulo y de lo que al parecer es el preámbulo de una interesante primera parte de un trabajo magnífico, imaginativo y de una crueldad tal, que será difícil de ser entendido y absorbido mentalmente por una mayoría de espectadores. Probable sea que coincidamos todos en una idéntica opinión de lo que intentamos transmitir.

El mundo se ha convertido en un circo en el que prevalecen los equilibristas por obligación, que nunca lo fueron por vocación, con unos directores de pista que son los mismos que se disfrazan de payasos, domadores y fieras sin enjaular. Belz

No sería de extrañar que el premio que se concede en “ el juego del calamar , añadiendo el de la intocable vida del ganador por mera exigencia del guion, demuestra la vulnerabilidad del ser como tal, y comprobado queda que la suma a la que puede llegar el vencedor a través del juego lo puede todo, salvo excepciones que las hay, pero que no sirven debido al exceso de egoísmo de unos para satisfacer parcialmente las necesidades más elementales de los más humildes, que son todos los participantes que giran en torno a los protagonistas de la serie, lo que hace que se intente cegar y negar con cualquier sentido de arbitrariedad todo lo que raye entre la maldad y la comprensión, que despide el género humano o cuanto menos la mutile con la certeza de la impunidad que subyace en todo momento para que el silencio de lo acontecido no pueda considerarse culpa, lo que nos hará presentir que tras estos primeros torneos y escarceos sociales para nutrirse de nuevos miembros para los nuevos juegos, se busquen alicientes con más dificutades que superar para mayor distracción mundial, satisfaciendo a quienes lo tienen todo para que sigan cosechando sus propios éxitos en la cúspide de su élite, restando menos valor honrado para el vulgo que sufre ser en principio diezmado, impidiendo lo correcto en una existencia ya de por si difícil, que ya es mucho, incluso después de realizar en teoría un bien común, aunque tampoco sirva para nada, ni tanto para unos como para los otros, que por exceso son rechazados y desechables cuanto antes… que lleguen ” los juegos del hambre “.


Comparte este artículo
more

Comentarios

   Send article as PDF   

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*