España y el mal ojo avizor que se siguen echando las izquierdas y las derechas

Comparte este artículo

Una anomalía en el sistema de gobierno que no complace a una mayoría de votantes, que no desean involucrarse en más inventosantinaturao con los experimentos con gaseosa (Eugenio D’Ors i Rovira)

En España se votó ventajosamente al PSOE pero no lo suficiente y por ende a Pedro Sánchez como cabeza representativa de la candidatura surgida de una moción de censura al PP, y no precisamente para que se aliase finalmente con los comunistas, considerados los “reyes” del falsete y protagonistas ambas razas ya, unidas por intereses sin escrúpulos partidistas y compartidos inmerecidamente por conseguir que la puerta de un frágil gobierno, elegido a “toro pasado”, a dedo y a ojo de “mal cubero”, se abriera para dar paso y disfrute a muchos “enchufados” de ocasión, dirigidos a aumentar la plantilla de más “mamandurria”, sufragada con los interminables impuestos que no cicatrizan las heridas de una pandemia asumida, debidos en parte a mantener los demasiados chiringuitos inventados para seguir con la paradoja del “clientelismo” más impuro que duro en sus convicciones, toda vez que se consigue el cierre con un sonoro portazo a la oposición cuando ha intentado llamar al timbre insonoro de la descomposición del “estado”, que también lo son multitud y en sus tiempos ellos hicieron lo mismo volcando mucha azúcar para endulzar el café para todos.

En esta ocasión de gobernanza caótica, donde los matarifes de Eta y los independentistas con cada vez más aficionados por provincias, tienen voz, luz y taquígrafos, nómina y mucha bronca, montada a la verja sin concertinas unas bisagras engrasadas por las ansías de un poder llamado izquierda recalcitrante, que dista mucho de dar ejemplo a los más necesitados en estos tiempos de inclemencia económica, sin tener en cuenta las consecuencias de una deriva que se está haciendo peligrosa, al igual que sucede con muchos perros, mascotas o vagabundos, que al encontrarse en su paseo errante o rutinario con la “mierda” animal, la olisquean y se revuelcan entre la misma, terminando de impregnar su suave piel o poco cuidada con un “tufillo” desagradable desprendido del “escatológico” contenido, que en el caso social humano, comparable podría decirse sin gracia alguna, es un ejemplo poco atractivo para toda la ciudadanía, que ve una farsa escenificada en toda la clase política que puede concluir en tragedia tarde o temprano, mientras hoy es presentada como una intrigante comedia y de sátira aplastante, probablemente con fines de echarse mutuamente la culpa sus actores responsables, cuando la crispación del pueblo les haga presumir que desde sus escenarios pudieran salirse a “gorrazos” por tantas idioteces insoportables.

El dispendio de regalar millones subvencionados a más siniestros que diestros, hoy hace un instante desde ocho millones de euros a Marruecos y veintisiete a asociaciones variopintas, mañana ya veremos, algunas compuestas tan solo por Pepito Pérez Sanguijuela, su tío y la madre que lo parió, mientras a Cruz Roja y Cáritas se les dona una “desproporcionada” insignificancia, quizás debido a que ésta última organización fundada en 1897 en Alemania y oficinas centrales en Italia, es un conglomerado “internationalis” perteneciente a la católica, apostólica y romana iglesia de siempre, dedicada a combatir la intolerancia, discriminación, exclusión y el hambre, lo cuál podría parecer sospechoso y no sería equitativo, se presupone, el reparto de facilitarle a la derecha lo que algunos unidos pueden de esa izquierda ultra conservadora de su estigma marxista lenilista alucinante y de “mentirijilla” urdida en comandita universitaria “progre” con algunos inútiles a la cabeza que desayunan con Pedro y cenan con Judas Iscariote, que se han opuesto desde el principio a facilitar dichas “limosnas” por considerarlas inmerecidas, y pudiera ser nefasto y perjudicial para ellos, cuando es de hecho bien reconocido, público y alabado notorio que gracias a la administración y sacrificio de Cáritas Diocesanas en España, muchos comen todos los días sin preguntar a nadie nacionalidad ni color, y naturalmente su preferencia política, para recibir un vale de más para ser agraciado con un refresco de cola.

Ciudadanos ibéricos o llegados de otras latitudes los hay a montones residentes en el país que han elegido vivir, y de todo tiene que haber en la viña del “señor”.. presidente de un país que renuncia a su lengua vernácula y lo vende a trocitos a los incendiarios de un sistema que pudo ser ejemplar, haciéndolo hervir de odios extinguidos y ya en las tumbas del olvido o de una inexcusable o reprimida conciencia por la inexorable reconciliación, que es como intentar despertar a un “zombi” para extender la inquietud general y no poder hacer descansar a los muertos en un combate fratricida y censurable, haciendo que la memoria histórica sea un misal parecido al que hoy quieren suprimir, bendecido por la ignorancia del que usaba antes piramidol y hoy peracetamol.

Y lo mas triste de Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno de España, que así le gusta llamarse, el hombre de la amplía sonrisa y la que nunca será el varón de la mano en el pecho, que se rodea de tres vicepresidentas supuestamente serias sin modestia sonrisa de eficacia frustrada y un aspirante a hechicero al que ya le cuestionan los propios que pocas masas mueve ya en el brasero del infierno, no les importa a ninguno de ellos que se les vea el ridículo plumero cuando se apuntan al bombardeo de felicitaciones a un Biden pletórico de patriotismo estadounidense, que orgulloso con una compañera de partido, mujer atractiva e inteligente, vistos los resultados en los que ha participado para arrancar el voto útil, se hace acompañar con la renombrada vicepresidenta Kamala Harris y devota demócrata, a la que éstas anteriormente aludidas deberían admirar en silencio, empezando por tener opinión propia y replicar las consumaciones de hechos imprevisibles de un gobernante que piensa más en destronar que en construir y dirigir el “entronamiento” de una razón meritoria y por causar menos agobio y perplejidad en su errático proceder en todas las parcelas de las que quiere ser el único bien parado líder, probablemente para seguir siendo el “Rey de Bastos” de la baraja española, federal, autonómica, independiente o lo que sea, del que no se puede tener un sentimiento de confianza, pues como bien se describe en la etimología, la presunción que debe dar la carta es de protección y esperanza para que en parejas múltiples suficientes y necesarias, trabajar duro y al unísono sería lo correcto para que todo funcione, incluso para solucionar los problemas cuando aparece un comodín frente a otro jugador del que se puede intuir ventaja o chantaje según la apuesta en el tapete.

El presidente de esta España que se apaga mientras otros la encienden a placer, y pocas garantías ofrece de utilizar la verdad como transparencia, le será difícil ser escuchado en los foros de la recuperación internacional en estos tiempos de sanidad necesaria y retenciones inesperadas, al poner en evidencia que no se puede consentir que para seguir siendo el “tahúr” disfrazado de curioso que apuesta en la mesa de juego, que no el “rey” de las oportunidades, pues al que fue príncipe le quedan cuatro días y al emérito embaucador menos que un telediario en la cadena televisiva La Sexta, las trampas le sobrepasen y no le sean tenidas en cuenta, creyendo que quienes pueden parecerse a él sean tan “ilotas” con calzado de esparto, que no espartano, como el pueblo que le soporta sus acciones más reaccionarias, de un mercader escabroso que vende un humo de marca registrada a sus compatriotas, mientras les ajusta las cadenas y grilletes para que boguen a remo partido de ser necesario con su látigo y patronaje, a un rumbo desconocido en una nave sin compás que ya va haciendo aguas.. y poco a poco se hunde, y si no al tiempo que viene de una climatología que trae tormentas y ciclones en desbandada.

Los españoles son dados a la paciencia, que no admiten provocaciones. Desde Los romanos que supieron que Numancia sería un ejemplo incombustible de un sacrificio voluntario, hasta Napoleón que supo que su dos de mayo sería el preludio de su derrota en una tierra de un orgullo inquebrantable, puesto a prueba mientras las familias eran fusiladas y seguían proclamando a voz en grito que la libertad era la de seguir “rajando” a los gabachos, hasta el hoy en que sin pensarlo dos veces el pueblo piense que el límite llega y las cerillas de la impaciencia prenden, para empezar a pedir explicaciones antes de convertirse en pirómanos de los traidores políticos e innecesarios si sigue así de inútiles, que tanto daño hacen por estar ciegos de ambición y seguir conservando lo que por Ley no les pertenece para siempre.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*