Existen otros mundos dentro del que consideramos nuestro

Una sociedad en busca de la bonanza de otros mundos

Existen otros mundos
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Todos admitiremos que el mundo padece de una grave desafección por los deteriorados valores sociales, políticos y religiosos inculcados por los epícentros de poder, que han deseado controlar a las masas para evitar las escaladas de desestabiización que pudiera generarse cuando el equilibrio poblacional del planeta llegase a unos níveles extremos difíciles de dominar y mantener con los mismos y mínimos progresos de una calidad de vida cada vez más reducida por la distribución de una riqueza inexistente desde el comienzo de los tiempos. Y ahora, justamente ha llegado el momento de estudiar la eclosión degenerativa que ha producido la despreocupación de los organismos internacionales que deberían haber vigilado el fenómeno, que lejos de creerse estacionario ha dado un vuelvo estadístico al comprobar que vivimos más años a pesar de la precariedad, y que el aumento de la natalidad ha sido contrastado en los países subdesarrollados, jamás como un síndrome de abstinencia procreativa obligada para la concienciación de que las limitaciones en tal sentido, podrían ser contributivas para no arriesgarse a lograr un entorno de convivencia más racional.

Existen otros mundos dentro del que consideramos nuestro

El mundo está superpoblado, no hay trabajo para todos y en determinados países la esclavitud sin cadenas es un hecho irreversible que se instalará para siempre, si las migajas de la conformidad siguen cayendo para llenar las bocas con poco sustento y sellar los labios de la protesta, con la esperanza premeditada de conseguirlo para siempre.

Existen otros mundos dentro del nuestro, otros satélites que merodean los enclaves considerados “físicamente” ricos, pretendiendo caer del olvido y cuál meteórito migratorio caer en picado desconociendo que pueden hacer daño, en su ignorada precariedad que rozará la supuesta bonanza económica al que por el efecto llamada ha sido dirigido.

Existen otros mundos dentro del que consideramos nuestro

Los flujos migratorios se han disparado, mientras que huyendo de la pobreza desestiman recurrir como cómites organizados a adquirir las herramientas prestadas a altos intereses que con soberbia les serán hipocritamente denegados, y que les harían cosechar los imprescindibles minerales que son sustraidos de la propia madre naturaleza por la explotación de las grandes corporaciones, y sin más testigos locales que los corruptos gobernantes. Es un hecho, las zonas más ricas del continente africano tienen excesos de poblaciones marginadas en unos parámetros que no recogerían los índices del significado que sería conceptuado como pobreza.

Existen otros mundos dentro del que consideramos nuestro

No hace falta mirar a otro lado para encontrarse con los ojos más puros y sinceros de la realidad, basta con observar a quien se acerca a tu lado en busca de un mundo mejor, envidiando el tuyo y tus seguros pero cortos pasos. Su tez, su idioma, sus costumbres no te resultarán familiares a pesar de estar conviviendo con ellos desde hace años, pero lo cierto es que poco a poco se mezclan por puro derecho, el mismo que tu tendrías si te encontrases en la misma situación. Por todo ello, un poco de misericordia contigo mismo y haz el donativo de confianza que te gustaría a tí recibir, sugiriéndote recurras a una simple reflexión : Si no hemos regulado y proporcionado una vida mejor a nuestro mundo conocido, quizás la solución sea explorar otros para recuperar la ilusión de muchos, por presentir que en éste no hay rumbo ni deriva que tomar.


Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*