Finales del XXI y siguientes, de profesión “parado” y “sediento” 6ª y última parte

Comparte este artículo

Xenobots, muy pronto en los principales laboratorios de la conspiración para lograr un régimen dictatorial mundial

En el inicio del año 2020 la ciencia sorprendió al mundo con los primeros ensayos para obtener “robots” híbridos a partir de cédulas vivas, desarrollados por científicos humanos con la ayuda de potentes cerebros computadorizados, considerando embriones todavía por desarrollar que en un futuro podrían auto-organizarse y transportar cargas, incluso micro explosivas, destinadas a apoyar ejércitos en conflictos, aunque muchos cínicos de bata blanca dicen que el propósito básico en su concepción primaria es curar desde el interior enfermedades, impidiendo que la metástasis pueda iniciar su camino deteriorando canales sanguíneos y linfáticos.

Han sido denominados “xenobots” éstas minúsculas gotas líquidas de ínfimo tamaño, distintas a cualquier organismo vivo reconocido hasta el presente, que puede ser manipulado con tecnología programable, indetectables en un principio, que podrán ser inyectadas o absorbidas, siendo capaces de invadir por si mismas conductos internos del cuerpo y seguir un patrón de conducta útil para la destrucción o para salvación de cédulas que requieren de una urgente “reparación”, algo que podría conducirnos a la existencia interminable al poder regenerarse con nutrientes complementarios.

Los “Xenobots” no se considerarán máquinas sino robots biológicos configurados para ejercer el bien o el mal, por mucho que la comunidad científica trate de convencer de otros rasgos alejados de la perversidad.

Los ensayos le confieren al proyecto uno de los hallazgos más vertiginosos en el comienzo de una era que empieza a vislumbrar adelantos inimaginables en la robótica infinito-nuclear, que podrá implementarse en organismos humanos todavía vivos y también en evidencia de desgaste, o en procesadores de obediencia androide a los que suministrar un doble botón invisible de control y de seguridad casi humano.

Beber agua. Piensa que una gota puede ser milagrosa o muy nociva para cualquier tipo de cuerpo humano o inteligencia artificial que la absorba.

La necesidad de beber agua, una complicación estratégica todavía no resuelta si los androides cada vez son más humanos.

Supimos, días después de la victoria de la operación “Massada” en la que se habían utilizado XENOBOTS versión 4.0 distribuidos por “drones”, con el fin de solucionar el asedio de la fortaleza-laboratorio, defendida por unos rebeldes mitad humanos-mitad máquinas, al haberse considerado un acto sorprendente e irrelevante por tratarse de un caso novedoso y alarmante sin conocer las razones todavía, en el que se confiscaron pruebas irrefutables de una alteración del orden constituido por una alianza política de científicos nacidos en la generación “Xenos” y replicantes de la serie Nexus.

Una vez “parado vs detenido” el cabecilla y único “sobreviviente” de la “improcedente” revuelta, ya esposado virtualmente y arrinconado para finalmente ser desactivado, sin ya nada que obedecer para cumplir con fidelidad y diligencia, Roy Spartacus que así era conocido el semi-humano, decidió por haber llegado su hora y sin motivo recurrente “morirse” sentado bajo la lluvia, apelando antes a su “traidor” creador que le hiciese un último favor; decirle a cualquier simpatizante terrestre, todavía entero, con un cociente intelectual reducido al de un transistor barato y viejo, para que fuese testigo de su “entierro” en el vertedero de trastos bibliotecarios, para no quedarse solo en un mundo ciego de chatarra de ideas temerarias, que prefiere esclavizarse en vez de reaccionar y esforzarse en volver a retrasar el tiempo, para alcanzar la armonía que le permita seguir trabajando con tesón, alegría, seguridad y una conciencia, eventualmente extraviada en una diminuta caja repleta de sorpresas y esperanzas, que pueden ser eliminadas tras el vertido ácido de una simple gota de agua proveniente de un rico manantial “Xenobots”.

Mientras Roy Spartacus, agonizaba, sin síntomas de lo que ocurría, acertó simplemente a musitar : Lo que viene a continuación es el horror, el horror tiene cara de una rana malvada, que ha sabido escupir con veneno al escorpión que transportaba. Es hora de morir. Es el fin.

El mundo que hemos creado es un proceso de nuestro pensamiento. No se puede cambiar sin cambiar nuestra forma de pensar. A. Einstein


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*