Historias del Caribe Sur : A buen entendedor pocas palabras bastan si sigues siendo el perdedor

CNI II

Caribe sur y CNI 2
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Una ficción que podría servir para un guión que aumentase el interés de las secuelas de la trilogía cinematográfica The Worricker.

Jeremías “Alejandro” Duncan Alegre de Acebedo, meciéndose en su hamaca, entornando sus ojos grises que intenta mezclarlos con el túpido azul del cielo caribeño ya en el oro de su ocaso, acaba de descubrir lo que podríamos llamar la aclaración a una gran gamberrada o la venganza de unos estúpidos chupatintas con poder y ganas de ascender del CNI 2, que a los de su cuerda, ya fuera de control, les está saliendo a algunos muy cara la jugada del desconcierto iniciado por un elaborado caos, haciéndolo veraz y metiendo baza desacostumbrada, después de llegarles la inspiración al visionar los juramentados la trilogía The Worricker, que contempla tres películas inglesas realizadas entre 2011 y 2014 : Entre líneas (título original Page Eight), Turks & Caicos y Salting the Battlefield (Arrasando el campo de batalla). Años que coinciden con la deblacle interna de un desorganizado departamento de información que tuvo que recurrir al efecto llamada de reactivación, probable por la reducción de presupuestos y agentes de confianza recién sacados de las universidades, que pudieran conseguir no representar nada, lo que hizo necesaria la participación de determinados personajes condenados a su desaparición en listas y archivos, al pillarles in fraganti, entre otros convenios y motivos, achacándoles ser ciertos díscolos colaboradores del sistema vendidos al mejor postor, lo que les condujo en su día a dormirlos por voluntad y obligada persuasión propia durante años, consiguiendo no hacer el rídiculo ni unos ni otros, hasta que a alguien se le ocurrió sacarlos del hastío crónico y ponerlos en las letrinas del mundo, del otro submundo que ciertamente existe, realizando la inspección necesaria para saber cuantos rollos, de que textura y medida deberá ser el papel higiénico que las limpie con la mejor de las sonrisas.

Las películas narran la caída en desgracia de un experimentado analista del MI5 (Bill Nighy), con muchos años de servicio que se aburre entre papelitos importantes o no, verídicos o camufados expedientes para ser filtrados, terminando por descubrir que el primer ministro sabía de la existencia de campos secretos de traslados forzosos de sus aliados “yanquis” mucho antes de que la inteligencia británica supiese de su existencia. Al percartarse en el MI6 versus CNI 1 de la puerta que peligrosamente ha quedado abierta, hace que el protagonista Johnny Worricker huya del país hacía playas paradisíacas, descubriendo más detalles que tienen más que ver con la corrupción política al servicio del dinero ilegal, que con los verdaderos intereses nacionales que en teoría deberían protegerse con la maxima lealtad.

La trilogía es muy interesante, tanto que ha servido para reorientar los blindajes de los servicios ocultos y ésto puede servir para crear otro guión paralelo a la zarzuela con la que actúa el cine español, que contemplaría el modo y forma de los intramuros oficiales, que siguen atemorizando a quienes después de regresar del destierro, hicieron un favor expreso allende su campo de concentración llamado hogar, unos al Caribe sur y otros a Guinea Ecuatorial, ambos con problemas de identidad y heridas que pueden sangrar hasta la gangrena social, lo que suscita en el caso de uno de nuestros recomponedores en la tormenta de ideas para crear una acción fílmica, una pregunta que probablemente jamás obtenga respuesta.. haciendo que la interrogación no se deshaga con un final que podría ir más allá de lo previsto y así hallar sucintamente el nexo de unión de simulaciones y similitudes demasiado coincidentes, cuando la máxima insiste en que nada es lo que parece y poco casual es cuando lo comparas.

En síntexís un reducido grupo de analistas hispanos viaja en dos ocasiones a Haití para conocer y reflejar lo que visto y comprobado a diario, puede servir para tener una idea del país más pobre de la región, sin más recursos que lo humano sí así se quiere comparar a la realidad permisible por seguir respirando, sin todavía hoy pagar lo hediondo de un precio subastado por el poder dominante. Completan su trabajo, no sin ciertos riesgos motivados por la curiosidad, que cómo se sabe, la misma mató al gato… y ¿ qué se pudo descubrir en Haití, que entre otros analistas y observadores de datos, haya provocado un cierto pánico o intranquilidad profesional ? .. y bien pudiera afectar negativamente a determinadas esferas de colaboración, siempre silenciosas, sin membretes, direcciones y sin número al que llamar.

Analicemos la cuestión en fase de interrogante como pregunta a una ficticia respuesta:

1 ) La unificación de la isla, hermanando a presión Haití con Rep. Dominicana, en donde existe manifiesto rechazo, aunque a decir verdad no tanto como el que cabría esperarse, tras comprobarse una invasión silenciosa conducida por el hambre que escapa de cualquier miseria imaginable.

2 ) La corruptela sistemática de algunas entidades dependientes de Naciones Unidas, que las hay pero solapadas con otros problemas desaparecen sin dejar huella.

3) La esterilización de las mujeres haitianas cuando solicitan los servicios dominicanos hospitalarios para dar a luz a sus hijos.

4 ) El sabotaje, supuestamente atribuible a haitianos, para contaminar los conductos y depósitos de agua en la capital de Santo Domingo, así como el envenenamiento progresivo de frutas, verduras y hortalizas que venden por la calle y de puerta a puerta.

5) El proyecto de extradición a gran escala del gobierno USA que no puede llevar a cabo por un sistema de cupos.

6 ) La bendición económica que obtendría Francia para satisfacer prestámos fracasados y unos intereses, hoy a todas luces incobrables, incluso rescatables los de a fondo perdido, y un mayor reconocimiento comercial y financiero en el área, si la unión se forzase y finalmente se lograse el acuerdo de una cooperación en la que el haitiano seguiría siendo esclavo de las circunstancias.

7 ) La presencia canadiense en turismo que ocuparía con exclusividad una zona de más de 28.000 km2 ( la totalidad de Haití) contrarrestando la fuerte competitividad manejada por fondos de inversión que tiene a su favor España en la Rep. Dominicana.

Lo que todo hace indicar que el tripartito se mueve, recordando otro film para servirnos de apoyo y guía: La Cordillera, protagonizada por Ricardo Darín.

8) La constitución de un ejército de 22.000 hombres en Haití, sumados a los 15.000 policias, que servirían para custodiar el nuevo negocio de implementación turística de máxima seguridad y el control de la sobornable hoy frontera. Un contingente armado que proveería y formaría Estados Unidos.

9 ) Y finalmente el interés de centrar en un punto el narcotráfico, a efectos de consolidar la zona de Carrefour en Haití, dentro de un convenio para controlar lo que pudiera ser incontrolable, como ya se hizo con Colombia hace algunos años.

En definitva, con todos estos condimentos argumentales una coproducción dominicano-española, podría tener un éxito asegurado en las mejores pantallas del mundo, incluso, tal es el material que podría obtenerse, que hasta una serie podría realizarse de muy larga duración.

 


Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

5 Comments

  1. Haití es una tierra bendecida, dependiendo del cristal con que se mire su realidad, no es posible que a éstas alturas, siga siendo el país más pobre del hemisferio occidental.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*