Hola, quisiéramos convertirnos en una emisora de radio para provocar en el receptor un sentimiento emotivo, que sirviese para eliminar la frustración que os podría durar un segundo.

Comparte este artículo

¡ Hola !, estás ahí, ¡ nos escuchas.. o mejor nos lees para saber que nuestra locura raya la cordura !.

Hoy es 15 de octubre del año redentor 2019, martes y un día después de la sentencia “lela y fina” contra los juramentados independentistas de una Catalunya, todavía autonómica del Reino de España, cada vez menos pacífica, que ha enervado a los pacientes ciudadanos y a sus visitantes, sean del signo político que profesasen, ya sean de los manipulados manifestantes, mayormente jóvenes con obligación de educarse más en la necesidad de cursar notas sobresalientes en sus estudios, y que nunca conocieron de verdad lo que supone ser partícipes de una dictadura disfrazada de república fracasada, a la que por otra “transversal” duda de entender inocentemente que cualquier fin de este serial es obtener votos y afianzar intereses y posturas partidistas, todo lo inexcusable se combate desde el frente abierto que debería fustigar a un gobierno en funciones y una oposición blandengue y recurrente, para aprovechar el “estado de sitio imaginativo” que llega a la conclusión cierta y melancólica de que en un país como España, nadie manda y todos consienten, dejando libre al maniqueísmo a una serie de “terroristas” de la palabra fácil parlamentaria o escrita, “opinadores de pacotilla” que no son capaces de ver más allá de sus ombligos, además de cuestionar todos a una los muchos compromisos incumplidos.

Hoy y por estar hasta las narices de tanta estupidez y beligerancia encubierta por una sociedad confundida, estratificada, boquiabierta y de falsas doctrinas admitidas, en definitiva creencias maquilladas sobre el maravilloso futuro de bonanza que se esperaría después de una escisión geográfica semi-obligada por el claustro “pujol-golpista”, y a todas luces perjudicial para todos los bolsillos de los penitentes contribuidores de impuestos obligados a la inversión necesaria, decir que el asunto ya se escapa por los aires de la ruptura, el crispado temor y la desunión que no puede permanecer en conserva, para aclarar por nuestra parte que ya rebosa nuestro vaso comunicante de teóricas anfetaminas mentales, todo lo transparente de la paciencia incomprendida.

Por ello, lo anterior arriba manifestado, no vamos a someternos a la triste llamada de relatar ninguna opinión preferente y la alabanza a las mutuas torpezas que han enterrado el diálogo y la decisión de ordenar calmar los ánimos por el artículo 33, 38 o el 155, que más pueden servir para emborronarse todos constitucionalmente, si el epitafio final es denunciar que los actos agresivos y el batallar contra el imperio de la Ley, es una entelequia subversión pactada, que unos por ejercerla, otros por admitirla.. y los que injustificablemente evitan condenarla con inteligencia expresa de la jurisprudencia oscura, marcan por su inacción fuertes dosis de influencia, cocinado entre una incompetencia que limita con haber cumplido con lo prescrito en la ruleta de la suerte procesal, consiguiendo que todos “larguen” más de la cuenta y que la casa siga sin barrerse, mientras los problemas domésticos se siguen alojando debajo de la alfombra sin “pelo” que rizar de los despropósitos, que hay que esconderlos esperando que no huelan demasiado para no alterar el olfato.. de que algo podrido podría estar escondido en la alacena del Estado.

NO vamos a hablar más y sepáis que esta crónica a la inactiva coherencia generalizada, no es el preludio de un cierre editorial. Sencillamente es un paréntesis que se cierra brevemente a nuestro desencanto por observar que también nosotros, poco a poco, necesitamos defendernos por sospechar que nos estamos convirtiendo sin remedio y sin control en unos “zombis” en desacato, enojados con un sistema de “direcciones” que marcan rutas diferentes, unas a un Shangri-La inexistente y otras a un abismo en el que los demonios de la intranquilidad ya están celebrando otra victoria, que se veía venir.. aunque sea más temprano de lo esperado.

Abrimos micrófonos :

Esta es la voz que respeta los ecos de tus silencios.. o de tus quejidos para que pasen todos dentro de las ondas que intentarán devorar tu triste o simpática historia, si la tienes.

Esta es la voz impresa que irrumpe en tu alegre o penosa noche de la madrugada, que no se atreve a salir de su jaula de cristal y cartón piedra por temor a enfriarse.. y agarrar una afonía agónica indeseada.

Este será nuestro tono en directo y sin ambigüedades, difícil de conservar por haberlo perdido una más de una vez sin saber definitivamente desde que dial intentarás encontrarnos, pero si te has propuesto escuchar las verdades del barquero, no te has confundido.. insiste, persiste, porqué aquí estamos simplemente para acompañarte en tus horas difíciles y momentos complicados, en tus instantes dichosos que ya apenas, a lo mejor mañana, ya no te sirven para nada después de arrugar el blanco satén de las sábanas.

Somos la emisora oficial del blog solitarios invisibles, sin más registro que tú audiencia como lectores, que siempre será importante. Seremos tus piratas, corsarios, filibusteros, bucaneros o lo que tú quieras que seamos, menos Superman o Batman, pues no pertenecemos a un cómic de Marvel y ni mucho menos nos disfrazamos de chaqué, con traje gris y corbata, o smoking desvencijado con pajarita de alquiler.

Somos imaginación en la noche, tertulia imprevista, respuesta maldita o el inicio de tu primera sonrisa o última lágrima.

Nos puedes poner la etiqueta que tú quieras estampillar en tu mente, tan discordante probablemente como las decisiones que tomas alocadamente.

Somos la emisora amiga, cruel y despiadada con los abusadores y los que maltratan los sentimientos, incluso dormidos que yacen junto a una mala u odiosa palabra dicha queriendo o sin querer, sin olvidar que también podría ser obra torturadora o un omitido pensamiento fraudulento, que bien merece el castigo de la indiferencia por tu parte, y la paciencia necesaria para huir a cualquier parte menos a la fosa que te pueden estar cavando diariamente. Todo es una cuestión de tiempo. Atento o atenta, no te fíes ni de tu sombra, la de cualquier persona maligna, enferma de psiquiatría o entregada a hacerte daño, y puede parecerse a la de un amigo o amiga, incluso al lobo que sabes que te vigila.

Somos los que nos detenemos en esta hora “zulu” irreal y breve en horas, minutos y segundos, para ayudarte si es necesario, mientras tú te reclinas en el sofá o te tumbas en la cama, y lo haces oyendo o leyendo nuestros relatos escabrosos y pendencieros, que a ti te gustan, lo sabemos, y los bailas a un ritmo desenfrenado, tras los primeros acordes de un “bandoneón” que invita a rodearte de un clima ácido, irónico y burlesco.

Somos la emisora del silencio pactado tras un anuncio de apuestas, de la tolerancia y el dedo puesto en la llaga.. para arrebatarte de tu confinamiento, sin más ambición que hacer que respires, y ningún micrófono y cámara oculta para grabar tus muecas ni tus añoradas pesadillas, camufladas entre horribles sufrimientos, los mismos que intentarán protegerte de tu locura, tus disparates, mientras piensas que manejas tú vida a la deriva.. o tienes la tentación de volver a confiar en quien no debes, con quien osa mirarte dulcemente, tras un cristal que harás añicos para no herir tu sensible vanidad y mucho menos tu voluntad, que la dejaste hace años abierta tras una puerta de par en par, arriesgándote a perder la llave o dejar que te la robe un erizo. Un lugar en donde conviven tus desafíos y tus desatinos más fugaces, que ya no reprimes ni con un copa de alcohol para quemar o un mentolado para dejar de fumar, para después sacar humo, soplándolo y airearlo como si todavía los olvidos pendientes fuesen de óxido o de acero inoxidable barato.

Somos lo que tú quieres que seamos en este preciso instante, de cabeza airosa, cuerda o ida, o de esa mala ira que no es compartida ni admitida en el saco de tus pecados y debilidades, que ni siquiera te los sabes perdonar tu mismo o misma.. y mucho menos saciarte de tus propios errores de los que muchos aprenderías, si no te flagelases para acallar los alaridos de un dolor que nunca compartirás ya con nadie.

Somos lo mismo que tú eres, somos el granito de arena en una playa sin agua, en un páramo sin piedras ni árboles, en una jungla en llamas que provocan tus ansiedades, repleto de gritos, o simplemente grillos que nos recuerdan que no somos dueños de nuestras emociones, ni siquiera de nosotros mismos.

Y sabes lo que decimos para volver a comprobar que es verdad, para que no te enojes, porque nosotros también dependemos del destino, ese destino que lo forjamos nosotros y que nos espera, esperando que nos deje concluir con esta terapia que hoy empieza contigo y los surcos de un látigo que pretende no hacer demasiado ruido.

Sigue sintonizando nuestro canal de solitarios invisibles, te hará bien saber que a lo mejor dejarás de ser un fantasma solitario y enfadado, si pones algo de esfuerzo en el calor de tus noches.

Estamos aquí para calmarnos mutuamente, para enfriar tus sueños mientras intentamos acariciar tu rostro, para que te aferres con dulzura a tu almohada.. y así sentirnos más cerca de ti para respetarte mejor en tu descanso de lo que has hecho últimamente.


Y así empezamos con la primera historia para compartirla mutuamente y con todos quiénes tengan el deseo de escucharnos.. todavía vivos o estando medio dormidos, para sentirnos como unos héroes privilegiados por la suerte de teneros cada vez menos distantes.. para que nos escuchéis mejor en este instante, en la que nos sentimos comprometidos por estar a solas con vosotros, en esta noche valiente de la madrugada, que aspira a ver el nacimiento del sol en unas horas tempranas, en el que tú, especialmente, empezarás a desayunarte con sus rayos que darán resplandor a tu vida.

Empezamos.. pero antes pedirte algo : ¿ queréis hacernos el inmenso favor de ayudar a propagar nuestros mensajes reenviando los mismos a todos vuestros contactos ?. Os aseguramos que estaréis contribuyendo a una buena causa.

Nosotros por vosotros lo haríamos y admitiríamos que nos mandéis al bloqueo más indeseado si os molestamos, si ese es vuestro insultante deseo de renunciar a estar al día con nuestras sencillas y humildes opiniones, que a lo mejor os pueden servir para algo.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*