IMAGINÉNSE EL MUNDO DE UNA REENCARNACIÓN MENTAL, SI ASÍ EXISTIESE

Comparte este artículo

Ahora lo tengo claro, sé que la teoría de Einstein no era para físico matemáticos, ni siquiera para quienes descifran claves enigmáticas, crucigramas o pasatiempos. Todo es más simple por parte de este enviado científico de un cíclico humano aparecido en otro mundo y tiempo pasado.

Somos materia gris para compartir con nuestros iguales, básica para intentar comprendernos con quienes menos posibilidades tengamos de entendernos y nacimos, morimos y nos reprogramamos dentro de un sistema de rebote que nos hace asumir papeles cuando nos exterminamos casualmente por un accidente, voluntariamente u obligados por las patrañas bélicas viscerales que nos imponen los dominantes y a través de cualquier acción forzada, incluso casual, preventiva o simplemente madurada en el equinoccio de cualquier tiempo, pasado, presente y futuro, con sus horas, minutos, segundos e instantes que perfeccionan el ingenio, por lo que se puede acaparar y que para la mayoría será una falta de entendimiento, cuando se produce la relatividad de un suceso, de un evento o el simple sortilegio que una coincidencia, llamada casualidad o milagro aparece sorpresivamente y sin mucho menos anunciarse previamente.

Del efecto boomerang, del que ya estoy convencido que ocurre cuando al destino lo llaman al unísono los investigadores como una cadena de reacciones a través de una pasarela de rápidas consecuencias siempre intencionadas, para hallar emocionalmente en donde se encuentra la morada de un dios o el crepúsculo de otros disfrazados, inventado para evitar volvernos incrédulos que lo que sucede o acontecerá en cualquier momento, se determina como el estallido repetitivo para lograr que los efectos sean inversos cuando modificamos, inventamos o criterios falsos argumentamos, cuando la realidad es más simple para llegar a entender que no somos nada por mucho que nos quieran inculcar lo contrario o los más cercano a todo lo pasajero.

Dicho lo anterior hay que llegar a la conclusión, al menos para el que piensa en ello, que lo que hacemos del punto de inicio o de persuasión ignifuga que precipitadamente nos encargan o nos dan para resolver la salida del laberinto en el que siempre nos encontraremos, es necesario reunir las piezas que nos separan, que las olvidamos en una memoria externa o nunca encontraremos, cuando lo sencillo es pedirlas al que las tiene, obteniéndolas pacíficamente para después reembolsarlas de acuerdo a lo que hacemos de una existencia invertebrada, que nos hace creer ser oráculos inteligentes de quien no va a entender sobre que la reencarnación es una modalidad de esperanza para nunca sentir que estamos solos y poder vivir sin espejismos ni complejos, pues somos lo que somos hoy y mañana podemos ser muy distintos si no hallamos la manera de creernos que las evidencias se nos imponen para defender un proyecto consensuado entre humanos, fantasmas, recién nacidos y otros que se tienen ser merecidos de no ser nada hasta que no le den el disparo de salida para asumir un disfraz humano o la piel de un animal, ni tan siquiera cuando no sabemos discernir estando atentos a la despedida de lo más efímero llamado existencia, que con un cuentagotas nos puede hacer imaginar que hay una monita en tu quehacer cotidiano llamada King Kona, ya desaparecida y que mañana puede ser un perrito llamado Lemmy, para terminar llamándose x, que en lo personal a los dos les hemos llorado y ellos lo seguirán haciéndolo por nosotros llegado ese halo que con todo puede, incluso con la resistencia a no desear ser polvo indetectable o simple cemento para seguir construyendo pirámides, sueños o ciudades como serviles participantes inocuos de una vida prestada, en un uniforme con un código de barras que marcará muestra renuncia a ser pasto de lo que vienen y te ofrecen, o sencillamente de la inexistencia que te valoran y te harán sentirse un esclavo para recibir tu paga y pasar por caja como es habitual cuando recibes un carné llamado alma.

Y es así la existencia, entre materia, recuerdos inverosímiles y éste importante curso de narrador de cuentos que asumo sin competencia alguna, después de plasmarlo para que pocos lo entiendan, o bien haga pensar a los lectores que nadie escribe sobre lo que todavía no le concierne a nadie por egoísmo y creer que será inmortal a través de los siglos, o por estar a punto de salir a dar cabezadas por simplicidad o rutina.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*