Naiara Galarraga, Pedro Sánchez y una inmigración sumida en la tristeza..

¡ Gobiernos del mundo uníos y terminar con un cáncer atípico en el siglo XXI llamado esclavitud.. impidiendo que reine la "desesperanza" para combatirlo ! .

Comparte este artículo

 

Naiara Galarraga Gortázar (Periodista – El País), para muchos el pensamiento de lo que desde solitarios invisibles vamos a tratar de transmitir podrá entenderse desde una opinión singular de un miembro activo de la intolerancia, lo que sería atribuible al alto grado de ansiedad producido por una humedad ambiental que ablanda el cerebro en esta tarde enferma de tontas, fugaces y raras contradicciones, y también plural por representar el sentimiento de rechazo de muchos españoles cuando hasta los “cataplines” están de que existan personajes de la política que al llegar al inmenso poder, deciden hacer lo que en otras condiciones no se atreverían a permitirse, lo cuál quiere aclarar, no involucrarse en temas que tengan mucho que ver con abrir la puerta a una inmigración desesperada, sumida en la tristeza y que sin duda repercutirá si no se pone remedio en aligerar los problemas que tenemos en España, hasta de una vez por todas regularizar la entrada masiva y ahora también la aflorada de la que no permiten recalar en las costas griegas, italianas y francesas.

A Pedro Sánchez, nuevo Presidente de España, llamado “el Breve”, “el Cruel” ( al tiempo ) por los impuestos que nos va a atizar por delante y por detrás, y ahora el “Samaritano”, por darle de comer al hambriento con carne que no cocinan muchos por falta de presupuesto y de beber al sediento con vino o agua mineral con gas, a todos aquellos que provienen del mar, ya sea el buque Aquarius, el Nautilus o en el Poseidon, seguro que le dará igual, mientras tenga su eco de bondad otorgada y garantizada en los hemiciclos de la promoción mundial, algo exasperante para muchos de sus compatriotas de los que a final de mes cobran un salario de cebolla, de esos que te hacen llorar, y que probablemente se pregunten que así nunca se va a experimentar la subida tan ligeramente anunciada del Ministerio de Trabajo, dado que ante la llamada de acogida y socorro, las pateras, los barcos de hierro oxidado, los patines, patitos de goma y colchonetas de plástico, se quintuplicaron en este verano si deja de llover a cántaros, pues de todos es conocido, aunque los políticos estúpidos y engreídos les cueste admitirlo, existe un principio económico que dice que ante una mayor oferta humana y menos demanda se desaceleran los ritmos de crecimiento en una esfera económica limitada en la proporción laboral estadística, ya de hecho en camino de una recesión prontamente venidera, cuando lo más práctico sería unirse en confederación guerrera y no con el arte de la palabra que para ellos no sirve ni para limpiarse los mocos ( Perdón por el tono expresivo y belicoso,  un tanto jocoso que empleamos en la retórica defenestrada que se aposenta en la redacción educada ).. y barrer de una puta vez a los corrompidos líderes de esos países que expulsan a su población a cajas destempladas, de los hoyos en donde se cultiva hoy el hambre innecesaria, convenciéndola para vivir una epopeya de riesgo y pobreza. Esos malditos gobernantes que se protegen con niños soldados que “es-coltan” los codiciados minerales, venden la protección de seguir viviendo entre ascos y enfermedades, fomentando una indeseable esclavitud que impide llevarse a la boca una banana vieja, corrompida en la mata por entorpecer hacerla caer incluso con la mirada.

Gobiernos de la plutocracia y de poca gracia, con nombres y apellidos respetados que os dejáis llevar por las hipócrítas palabras, los sentimientos que mojaís antes de pronunciarlos después de beberos un “cabernet sauvignon” en esas cenas fantásticas de las ONG,S, que atesoraís vitores con banderas multicolores, enarbolando la libertad de los pueblos y los derechos de legalidad, fraternidad e igualdad, ahora ha llegado el momento, ya que mucho se arreglaría si los dirigentes  pudiesen estar de acuerdo, unos por locura transitoria como el yanqui que no vive en Berlín, ni en Varsovia, y mucho menos en Budapest, el turco que se cansa de no recibir el impuesto revolucionario por controlar el paso, el griego que está a punto de desfallecer, el italiano que no admite más navios, el francés que hace respetar los límites fronterizos, y el español que está ciego y tonto de que algún día lo consagren para santificarlo con el “nobel” al que aspirará eternamente Zapatero, a pesar de no ser beato, la solución, como hemos apuntado y todo el mundo sabe, está en deshacerse del mal antes de convertirlo en epidemia y facilitar “excavadoras” para enterrar a los indeseables dictadores que han provocado el desinterés con su crueldad por seguir viviendo en un paz de tercera categoría, para después utilizar las mismas herramientas acompañadas de ayudas tecnológicas para empezar a vivir dignamente, sin tener nada más que agradecer a quienes desean “condecorar” una esclavitud mezclada con un número telefónico, disponiendo de internet gratuito o de línea directa con el puerto más cercano para exigir, como así se lo han vendido, asistencia humanitaria y licencia para trabajar en la rica Europa, en la humanitaria España.

Por todo ello, Naiara Galarraga, no hay crítica alguna para contigo, sino agradecimiento por todo lo que haces, aunque decirte que tal van las “revoluciones geofísico-políticas”, hoy son 600 los acogidos, mañana 790 y.. ¡ después qué !, trasladamos todo un continente, dentro del plan invasión silenciosa hasta que los alienígenas nos tengan a todos juntitos para darnos el pasaporte a otro universo, o les estampamos una patada en los glúteos a esta serie de sinvergüenzas corruptos con gorras de plato y estrellas baratas conseguidas en uno de sus mercados “pulga”, que se burlan de tí, de nosotros, del pueblo que alimenta a los expatriados con sus impuestos exagerados, y que hará que tarde o temprano estalle el quinto elemento, que no deja de ser una V columna repleta de un explosivo lento y corrosivo, llamado ambición por lo ajeno y paciencia por obtenerlo.

Y mientras tanto las obras completas de “Azorín”, sin duda las quiere representar el aficionado más ilustre del gobierno, en este escenario de desencuentros, falsedades y sonrisas para seguir enloqueciendo a las vírgenes acompañantes de su recorrido sin paradas ni parábolas, y sin perderse ninguna escena nuestro inigualable y pretendido ser, por mucho tiempo, Presidente de la Nación Española, Don Pedro Sánchez, que ya ha empezado por no preguntarle al pueblo que le parece eso de ser más “papista que el papa”, al que por cierto le podría haber consultado si tiene plazas para todos esos “turistas obligados” que necesitan alojarse por mucho tiempo en lugar con techo, aunque fuese decorado con escenas evangélicas.

Naiara hemos seguido tus pasos desde cuando daban leña a los “rohinyá”, hasta llegar después de reproducir literalmente los muchos descalabros del mundo, también con detalle el éxodo venezolano. Ahora va siendo hora, pensamos algunos, sin entrometerte a tí en nuestras ideas, quisiéramos convencernos que ha llegado el momento de apretar el gatillo de los desagravios, ya que de lo contrario nunca lloverá lo suficiente para limpiar la sangre de unas heridas sociales que no cicatrizan, y que nos contagian el alma cuando observamos que no se hace nada por remediar el problema ni el sentido de un promesa divina llamada esperanza.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*