La mejor opción : Ejemplos de fusión, invasiones forzadas y otras consentidas a través de las urnas.. (2)

Comparte este artículo

.. pueden ser intencionadas al reproducirlas para solucionar problemas fronterizos y enfermizos – Capítulo 2 –

Corren los años 1957-1958 y varias banderas del Tercio de la Legión española intervienen en la guerra de Ifni-Sahara, a instancias de la provocada e impropia reclamación de territorios por la parte marroquí que degeneraría en un conflicto de intereses, que en confrontación directa y por la puerta de atrás de la diplomacia blandengue utiliza francotiradores corruptores en todos los frentes, lo que no oculta que fueron ellos los magrebíes quienes primero abrieron fuego y apoyaron la sublevación con armas, el terror del degüello a traición e infraestructuras saboteadoras a un pueblo motivado por alzarse con la libertad de elegir su propio destino, lo que dio origen al nacimiento del Frente Polisario que fue considerado como un acérrimo enemigo de la presencia “colonialista” de España en el área, cuando precisamente estaba a punto de eclipsarse la misma por varias razones que no podían ser aplazadas, entre la que se hallaba el acuerdo de no agresión que no se cumplió y que boicoteó el odio del “moro” en la retaguardia todo lo que pudo, mientras que en la contienda de sofocar el incendio balístico participaron 10.300 soldados españoles y franceses, contra 30.000 árabes que perdieron 8.000 efectivos dados por muertos, mientras que las bajas europeas fueron de 300, 7 civiles, 574 heridos, y 80 desaparecidos.

Posteriormente y desde la tranquilidad conseguida por la victoria de los combatientes ibéricos y galos, en 1970 se dictó la resolución 2711 de Naciones Unidas, aprobando un referéndum para la independencia en el territorio del Sahara Occidental ocupado por España, lo que propició que Marruecos iniciase una campaña de persuasión violenta para anexionarlo a su dominio, además de un delirante desprestigio mediático a pesar de la insistencia del gobierno de Francisco Franco en organizar una consulta a través de la elaboración en 1974 de un censo electoral, encolerizando aún más si cabe a un Marruecos que lejos de compartir el mismo criterio de tinte democrático, ya en 1973 hostigaba militarmente con la temeridad más atrevida en lo que se había determinado como un terreno neutral de operaciones.

La forzada Marcha Verde que disfrazó un gobierno para acoger a otro todavía aspirante a recién nacido en su entramado plan de astucia, engaño y secuestro, mientras otro se retiraba sin rechistar y el más perjudicado, el “neonato” sin pañales que creía que la ocupación “amiga” en su gran “cuna” de arena iba a ser un acto de solidaridad puntual que hipotéticamente terminaría con un ya está todo hecho, estás “crecidito” y ahora nos replegamos. Error indescriptible y terrible desesperación acompañada de la decepción para todos, menos para Marruecos, quien jugando un papel relevante aprovechaba su indulgencia pidiendo a la vez y sin vergüenza la “devolución” de las ciudades autonómicas españolas de Ceuta y Melilla, de las que pueden discernirse llegado el caso y antes de cederlas, convertirlas en países independientes, al igual que Marruecos lo fue en su día y recientemente el Sahara Occidental del que se ha apropiado impunemente, quedando una víctima malherida tras una violación de fronteras por parte de quienes creían eran sus aliados.

Tras tormentosas escaramuzas y vueltas de campana en una campaña de hacer entender a los habitantes de un desierto alzado en armas la razón de ausentarse del Sahara con elegancia y envidiable marcialidad, se cede a Marruecos el Cabo Juby en un alarde de buena voluntad, al tratarse de una zona geográfica estratégica frente a las islas Canarias, manteniendo España su postura conciliadora y poco respetada en Ifni hasta 1969, después de aceptar la resolución de descolonización impuesta, desde siempre aceptada y agradecida, que fue gradualmente cumplida hasta que en 1975 el gobierno alauita de Hassan II inicia una Marcha Verde del pacifismo intimidatorio, mostrado en apariencia cariñosa y resolutiva a su conveniencia como un rey en busca de su presa en una cacería, que no significa nada más y menos que el apoderarse de la zona excluyendo la libre determinación del pueblo autóctono saharauí, que ya había proclamado anticipadamente su deseo de formar la República Árabe Saharauí Democrática, optando España por un repliegue a gran escala al objeto de evitar un enfrentamiento y más derramamiento de sangre, dejando que la ambición y el control de Marruecos quedase bajo su manto y su protectora “chilaba”, en contra de las protestas internacionales y la denuncia de apropiación indebida al seguir comprobando que se estaba alimentando un conflicto que todavía hoy dura, pese a las continúas llamadas de advertencia de Naciones Unidas a cumplir sus ordenamientos que hubiesen podido impedir el acopio de superficie (266.000 km2) y la integración del reducto como nuevos súbditos de 590.000 personas (censo 2019), de los que hasta hoy y ya en el reinado de Mohamed VI, siguen incumpliendo las diferentes llamadas al orden que son desatendidas para su mejor y rentable provecho, haciendo caso omiso de denuncias por el acoso y tortura de quienes se manifiestan en contra de sus intenciones más impúdicas, como es hacer callar la libertad con desapariciones enterradas en un desierto de tumbas.

Hay que añadir que Marruecos con 446.550 km2 conviven unos 35.500.000 ciudadanos, lo que hace para sus cálculos de expropiación forzosa : 712.550 km2 y 36.090.000 personas, entre ese número muchos “patriotas obligados a serlo”, acumuladas en una extensión predominante que goza de gran estimación por su alianza con la OTAN (Organización Tratado del Atlántico Norte), lo que dificulta cualquier acción enérgica consistente en desmantelar un reto descarado, amparado por el inicio de sanciones y una intervención de pleno derecho si fuese necesario.

Aprovechamos la ocasión para dar una primicia. De fuentes autorizadas nos llega a través de Assidere Maxime, una organización “durmiente” que piensa y propone soluciones geo-estratégicas, la noticia irrefutable de una compra a gran escala por volumen presupuestado de misiles del nivel Harpoon por parte de Marruecos a USA, interrogándonos para quienes están reservados.. ¿ para anexionarse Mauritania, cazar conejos y zorros en el desierto saharauí, amenazar a las islas Canarias, ergo España por impedir que sigan creyendo que tienen más derecho que nadie a ampliar los marroquíes las aguas territoriales y así seguir cobrando subvenciones de la Unión Europea por pescar en esas latitudes .. o para decirle a su vecino argelino que no ose mandar ni un camello a los saharauis olvidados por Naciones Unidas ?.

No se pierdan nuestros lectores el próximo capítulo (3) de este embrollo de comparación de situaciones dantescas, que poco dicen de unos países con respecto a otros cuando se trata de fusionarse o ampliarse territorios por diferentes motivos, como el negativo que les hemos expuesto y el que a continuación podríamos calificar de presumible positivo en el próximo trabajo que les ofreceremos.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*