La mejor opción : Ejemplos de fusión, invasiones forzadas y otras consentidas a través de las urnas.. (3)

Comparte este artículo

..pueden ser intencionadas al reproducirlas para solucionar problemas fronterizos y enfermizos – Capítulo 3 –

Y es aquí cuando decidimos pasar a la propuesta de una solución distinta a la ya anterior expuesta, aunque similar en algunas características que no deberían de aparecer y que requerirían un estudio en profundidad de lo que ya ha sido experimentado en ocasiones, con un resultado de zozobra por quienes no saben guardar las formas y tampoco tienen un sentido de libertad arraigado en sus costumbres.

República Dominicana vs República de Haití

Es fácil adivinar adivinar las imágenes que corresponden a las capitales de ciudades que corresponden a dos países vecinales. Las comparaciones en ocasiones suelen ser odiosas, pero hay casos como el anteriormente descrito, que sirven para refrendar lo contrario y demostrar que sí puede haber una solución a un problema geopolítico-social de gran transición emocional si no se explica bien, en tanto en cuanto se reafirma que a lo hecho o lo que se hará dentro de las probabilidades pendientes.. pecho, dejando que tiempo cure y sin saber cuándo, dejando sin efecto las reclamaciones insatisfechas de unos y de otros si de verdad llegasen a vislumbrarse posturas nítidas que no perjudicasen los intereses de asociado más rico, aunque lo dudamos, dado que por mucho que sea denunciada la determinación que apuntamos, quedaría claro que mayoritariamente no habría oposición salvo la que podría presentarse por reducidos grupos de protestantes o de sicarios a sueldo de intereses supuestamente agraviados, que jamás estarán satisfechos con nada que no sea el oler a fuego, venganza y pólvora para seguir preservando sus privilegios siempre en discordia, olvidando que esas contradicciones ocurrirían de vez en cuando en una letanía administrativa sumergida en agua de borrajas, al no desear nadie entrar en otra crisis bélica que podría estropear o enfriar las relaciones, que han hecho en el caso de Marruecos una factoría cada vez más oscura en la Unión Europea, lo que viene al dedo para añadir que ese mismo síndrome de no conocer lo que entraña el riesgo de tomar una decisión acertada.. o no, ahora le correspondería a la República de Haití y a la misión delicada de República Dominicana para asumir una responsabilidad temida que llegase a producirse algún día como la imprescindible fusión de ambas banderas, aunque poniendo distancia a las necesidades y argumentos que habría de esforzarse en que fuesen coincidentes.

Dicho lo anterior, vamos a partir de supuestos con respecto a que todavía se considere a Haití un país fallido por la comunidad internacional y no haya remedio alguno para librarse del sambenito, que como muchos conocerán era una prenda que utilizaban los pecadores católicos como muestra del arrepentimiento, convirtiéndose en un símbolo de la infamia. Aunque no es el caso, pues moradas las pasan quienes ya no tienen nada, salvo una vida penosa y telarañas encastradas en los ojos para no ver que así, entre la penuria y seguir callando la ausencia de libertad para exigir derechos, es una patraña que ensombrece la conformidad de un pueblo para no dar una muestra de organizarse para considerar una rebelión incruenta, pero si efectiva cuando a lo mejor sería más efectivo dejar de gritar, desconvocar las algaradas, desmantelar las barricadas, esconder las pancartas y meterse todos en sus casas, confinándose hasta que las clases más privilegiadas y los políticos más pasivos que las sustentan, oigan el eco del silencio temible que va al compás de los vientos aliseos, que hacen navegar a la muchedumbre en su primera fase conspiratoria, pasajera que sin ser esclava de sus decisiones lo podrá ser en la nave de los rencores dormidos.

Y ahora llega la idea que congelan todos los dirigentes en contra de abrirse en un abrazo fraterno y salir todos del atolladero, algo inexplicable cuando el no hacerlo carece de una ausencia didáctica entre los inconvenientes y las ventajas, que podrían inculcarse al más puro debate en los medios de comunicación de masas de ambos países caribeños, con el fin de tantear el ambiente y decantarse por la argumentación de la solución más apremiante.

Les sugerimos el próximo capítulo 4 para salir de dudas, y no entender lo referido como lo que no es una bagatela.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*