La renovación de un partido político dominicano acapara interés por 9 puntos de inflexión comprometida

Comparte este artículo

PRSC – El Partido Reformista Social Cristiano de la República Dominicana es muy posible que en las próximas elecciones de 2020, no sea considerado un convidado de piedra

Hace cuatro días, los máximos responsables del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) manifestaban su contrariedad sobre los últimos episodios negativos que han surgido en la economía dominicana, especialmente en el turismo y las relaciones bilaterales con Haití, alegando que Danilo Medina, actual Presidente del país, desistía de atender temarios de preocupación y acuciantes soluciones pendientes que resolver, ya sea la imagen deteriorada de la República por los últimos fallecimientos de turistas en hoteles debidos a causas todavía sin esclarecer en la provincia de La Altagracia, además del cada vez mayor número de delincuentes que asolan el prestigio y deprimen la necesaria convivencia del pueblo dominicano, que ya no tolera que las fuerzas del orden público por inercia de una despreocupada política de quienes ostentan la responsabilidad miren hacia otro lado del problema, debido a que existe una obsesión por perpetuarse en el poder que impide la continuidad de una gestión plausible, lo que sin duda es una línea roja que hay que atravesar como remedio inmediato, exigiendo que mientras se ostente una cabeza de gobierno hay que estar por conservarla con orgullo patrio y predisposición, de lo contrario será inevitable que otros lo hagan para beneficio generalizado de una sociedad que hoy por hoy se encuentra insatisfecha de sus actuales mandatarios.

Federico Antún Batlle, Presidente del PRSC manifestaba así su consternación, añadiendo que la organización política que él dirige, conjuntamente con un equipo de 13 hombres y mujeres sobradamente preparados y concienciados por garantizar el seguimiento de una hoja de ruta política, transparente y eminentemente participativa, basada en la transformación del sistema democrático, que empezaba por establecerse y orientarse en 9 puntos de actuación, necesarios de ser implementados como una urgente necesidad, que repare la confusión y la negatividad cegada por los imponderables, premeditados en una tela de araña y una negligencia extrema.

Punto 1
En cuanto a la Soberanía Nacional, los cimientos de la República Dominicana como nación están seriamente dañados y seguirán amenazados con la masiva inmigración que diariamente recibe y sin ningún control fronterizo, abogando por impedir la injerencia y oportunismo de algunos países que se postulan por lograr una fusión con Haití, lo que produciría y sin ser descabellado, que pudiese llegar a construirse un muro de contención ante la invasión silenciosa de quienes comparten en el otro extremo la isla.
Punto 2

El actual modelo económico no funciona y requiere transformación e imaginación, imprescindible para salvar un momento dramático de insolvencia popular, ya que la mayoría de la población apenas recibe el 4,7 % del PIB, mientras que determinados grupos de presión se benefician del vacío y la ignorancia reivindicativa que se pierde antes de movilizarse las masas, entre la mezcla de peticiones de paciencia y falsas promesas de recuperación . Uno de cada tres dominicanos está en la línea de pobreza, cuando ese detrimento social puede modificarse con una distribución de la riqueza más equitativa.

Punto 3

Tal como jocosamente y en pleno todos los miembros de la comisión ejecutiva del partido coinciden, la República Dominicana  no puede seguir viviendo sin imponer orden y concierto, y no al estilo “Ná es Ná”, después de comprobar que se ha esfumado el respeto, la tolerancia y la disciplina, lo que hace que los ciudadanos se sientan ninguneados, convirtiéndose en peones superficiales, convidados de piedra inmóviles ante un caos desaconsejado, creando una superficie latente de postergarlo todo para el mañana que jamás llega, eludiendo la responsabilidad que se amplía y sin aplicar ningún esfuerzo adicional en reprobar el detrimento que causa el desinterés generalizado.

Punto 4

El modelo educativo actual adolece de renovación en las aulas del saber para acometer los retos de visibles y fijados que conllevan los nuevos tiempos, en los que la tecnología decidirá la evolución del país para acometer el futuro que ya es presente. La cultura, la educación y la urbanidad son imperiosas asignaturas para responder a las demandas de nuevas capacitaciones que relacionan productos, mercados, bienes y servicios, dando vigor añadido a los tradicionales métodos, lo que hace inevitable que la juventud se adapte con ilusión y confianza a una nueva generación de empleos, en los que sin pretexto alguno habrá de prepararse adecuadamente para lograr superar la competitividad con la que se encontrará.

Punto 5

El sistema de salud y seguridad social está masificado y sufre de una anomalía organizativa que debe ser superada, impidiendo así la insatisfacción de la ciudadanía en este importante sector sanitario, en el que debe procurarse un acceso a la asistencia sin limitaciones y dedicada atención primaria, demostrándose que una asepsia docta evite infectar la profesionalidad alcanzada, sin paliativos ni contratiempos, que siempre será contraproducente comprobar si no se dispone de los medios y recursos idóneos, albergados en un concepto de calidad y sapiencia demostrable.

Punto 6

El país dispone afortunadamente de grandes zonas ricas en flora y acuíferos que deben protegerse y/o explotarse con racionalidad, lo que obligará a una vigilancia forestal férrea para mantener la belleza y sus recursos naturales de su bendecida orografía y el mar que la circunda, lo que hace razonable un estudio prioritario de su relieve topográfico tanto territorial como en su estadística demográfica.

Punto 7

De todos es conocido que en la República Dominicana la energía es una de las más costosas y deficientes del área, lo que resta calidad y bienestar de vida a la población, convirtiendo la realidad subyacente en una tara de indescriptibles consecuencias adversas en el gasto corriente que afectan tanto a hogares como a pequeñas, medianas y grandes empresas, lo que exigirá un replanteamiento en el sistema eléctrico e hidrocarburos, acorde con las necesidades y la implantación de nuevas centrales captadoras de energía solar, sin excluir a la fomentada por organizaciones públicas y privadas, siempre en calidad de actores protagonistas de un modelo ejemplar de alto rendimiento por la climatología que se disfruta en la República Dominicana.

Punto 8

El gobierno actual parte de una premisa en la que únicamente observa a los dominicanos denominados de “ultramar” que prestan sus servicios en otras partes del mundo como fuente de ingresos complementarios, resaltando que aportan el 8% del Producto Interior Bruto (PIB), lo que hace inevitable que la ciudadanía busque sus oportunidades allende sus fronteras a fin de obtener salarios acordes con la evidencia de una carestía interna en República Dominicana, que debe sufragarse y una merma en la ilusión por quedarse en el país que le vio nacer. Es un hecho incuestionable que bien merecería una tesis gubernamental sobre el principio y fin de un dolencia emocional y económica, que crece a pasos agigantados con la inevitable separación de las familias.

Punto 9

La República dominicana no puede estar sumida y sometida en el miedo provocado por el saqueo como medio alternativo a la falta de trabajo, la violación sistemática, la corrupción, la inseguridad ciudadana y la violencia diaria, amén de un capítulo que atañe a la Justicia como brazo útil de la jurisprudencia que no goza de un exceso de credibilidad, lo que hace que la falta de medios para combatirla le ponga barreras al desarrollo y a la confianza. Si no se acepta el temor que existe en las calles aferrado a la sociedad, escasa colaboración obtendrán las instituciones, especialmente los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, a los que hay que dotar de percepciones salariales más legitimadas, así como equipamiento acorde a su riesgo y dedicación.

El Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) de la República Dominicana, es un partido político dominicano que está dispuesto a despuntar en el marco de una opción de gobierno con un sentido claro y sincero. El PRSC está formado por la fusión del Partido Reformista, un bloque organizado en 1963 por Joaquín Balaguer, por entonces exiliado en  la ciudad de Nueva York, y el Partido Revolucionario Social Cristiano, ambos con una doctrina fundamentada en una línea de derechacentroderecha y orientación conservadora.

En un principio el PRSC y sus líderes, fueron mayormente empresarios afines a una doctrina católica y fervientes opositores al comunismo, adaptándose con diferencias a la tendencia socialdemócratas de Juan Bosch, del PRD y PLD, respectivamente.

El PRSC se ha convertido en la tercera fuerza política en República Dominicana, cosechando opiniones favorables y contradictorias a la vez, pero nunca indiferentes para pronunciarse firmemente para conseguir la conciliación y la mayor estabilidad económica del país.

En las elecciones presidenciales de 2016, alcanzó bajo la candidatura del Ingeniero Civil “Quique” Antún, su presidente actual, el favor electoral de un millón doscientos seis mil (1.206.000) votos, en conjunción con el PRM.

No debemos olvidar que después de la muerte de Balaguer en julio 2002, el PRSC desacelero su popularidad notablemente. Balaguer fue el candidato presidencial del PRSC en todas las elecciones, desde 1966 hasta 2000, excepto en 1996 cuando Jacinto Peynado fue el candidato presidencial convocado. Balaguer fue presidente de 1966 a 1978 y de 1986 a 1996. Después de mediados de 2000, el partido se ha relegado a ser un socio menor del PRD o del PLD; Actualmente juega sus cartas en alianza con el PRM. Y es ahora cuando los conjurados del PRSC planifican abiertamente una salida a las urnas para potenciar su programa de actuaciones y un calendario ajustado a recuperar el protagonismo, siempre la dirección y batuta de su Presidente Federico Antún Batlle y su séquito de fieles compromisarios : Dr. Eddy Alcantara Presidente en Funciones, Dr. Máximo Castro Silverio Primer Vicepresidente, Dr. Ricardo Espaillat Segundo Vicepresidente, Lic. Sergia Elena Mejia de Seliman Tercera Vicepresidenta, Ing. Ramón Rogelio Genao Secretario General, Ing. José Balaguer Secretario de Organización, Dr. Ramón Feliz Madera Secretario de Actas y Correspondencias, Dr. Frank Martinez Secretario de Asuntos Electorales, Lic. Luis Manuel Diaz Secretario de Finanzas, Lic. Dionisio Santan Secretario de comunicación, Dra. Inés Bryan Secretaria de la mujer, Lic. Odalis Vega Secretario de la Juventud, Dr. Sócrates Andújar Secretario de Profesionales y Técnicos

En el PRSC entienden que ha llegado la hora del cambio, desbaratando la opinión de inmovilidad que acusa un clamor popular dominado por los medios de comunicación social subvencionados por el mejor postor, ya que ha sido considerada una organización política aletargada y en franco declive, pero que sin duda puede tener la oportunidad de dar un vuelco a sus expectativas, escasamente favorables desde 2004.

Nadie puede negar que el Partido Reformista Social Cristiano ha madurado y acatado una disciplina interna para ajustarse a sus posibilidades de crecimiento, organizando para ello secciones especializadas de diálogo orientadas a debatir la complejidad de lanzar un discurso de alcance a la ciudadanía con un lenguaje sencillo de veracidad y entusiasmo, recogiendo los primeros frutos de una acogida, que aunque todavía humilde en una contrastada opinión, puede indicar que servirá de puente y bisagra a tener en cuenta en los próximos comicios que corresponderán a la consulta sobre las elecciones generales del 17 de Mayo de 2020.

No debe olvidarse que la unión y la fuerza de 14 hombres y mujeres pertenecientes a la comisión ejecutiva del PRSC, afianzados en un objetivo común, forman un pilar de resistencia con alza de miras y perseverancia, lo que nos demostrará que no hay enemigo arrinconado esperando sentado en una piedra, que puede mover pesadas palancas con esfuerzo y dedicación para desestabilizar las poltronas de quienes creen sin remordimientos, estar seguros de seguir en las mismas por tiempo indefinido, dando muestras desafiantes e inoperantes y en muchos casos fraudulentas.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*