La suerte está echada, y ya no hay marcha atrás con vacunas “asesinas”, “curativas” o sin ellas

Comparte este artículo

EL FEO No se puede convertir un vertido tóxico en una fuente de agua transparente, inagotable, potable y sin riesgos de que no sea saludable, a no ser que ocurra un milagro y los efectos tengan tal transcendencia mediática que hasta los incrédulos lo crean, pues es tal la manipulación que la catarsis que se genera en el receptor convertido en masa amorfa para ser captada y reconducida, que se hace invisible y logra el éxito previsto, máxime cuando nadie se responsabiliza de la bondad o el daño que se hace, pues ni tan siquiera hay en los mensajes anónimos firmantes y autores reconocidos, algo que no sucedía con el maligno y excéntrico ministro de propaganda alemán Joseph Goebbels, cuando sin reparo alguno certificaba la utilidad de la falsedad : “ Más vale una mentira que no pueda ser desmentida que una verdad inverosímil “.

EL GUAPO Muchas veces los instigadores de las parodias políticas adolecen de no tener en cuenta que los tiempos son distintos, además también prescinden del lugar donde se desarrollan los acontecimientos para impulsar un movimiento cuyas ideas pretendan ser introducidas y participativas por lo general de las mismas mentes que las conciben. No siempre suceden esas ambicionadas pretensiones, precisamente por las mismas razones que se desconocen la raíz de los problemas más acuciantes. Y dejar que haya “dioses” de sus oligárquicos olimpos reinando y apoderándose de nuestras libertades, no es castigo ni pena, sino una anomalía que el destino vomita de vez en cuando en nuestras servilletas, mientras degustamos el plato de la tranquilidad y de las mentiras truculentas.

EL MALO Estamos viviendo el fin de una era de libertades a cambio de una vida controlada por un algoritmo que puede terminar con la vida, simplemente por el impulso del poder tecnológico y sin consecuencias legales al parecer del desconocido 5G, un número y una letra a los que les tenemos pavor, sirva para atropellar nuestra existencia cada vez que nos portemos dentro de un conato de rebelión, tardemos en morirnos por huir del alcance radial, nos manifestemos frente a un cubo de basura o necesariamente nos arrodillemos pidiendo clemencia para prolongar un día más el hablar con nuestros familiares y amigos, que estarán en las mismas condiciones de angustia y ansiedad.

alea iacta est, la suerte está echada dijo César.. no intentes cambiarla ya que no lo lograrás, pero juega a esos dados de la fortuna si te permiten morir con dignidad, llevándote a la tumba y si puedes a quienes te han traicionado. Los inocentes y antes de cruzar el Rubicón alguna esperanza podrán conseguir al pensar que los solitarios invisibles, mal llamados negacionistas y hombres de ciencia sin acciones en bolsa de las farmacéuticas y un exceso de formación con algo más que razón, nunca pretendieron llegar a inocular ni tan siquiera el virus de la verdad.

Existe un virus: Es verdad. Es tan mortal, ahí está la cuestión. Hay un cambio climático que producirá grandes y graves desequilibrios en lo que consideramos una civilización estable hoy en tierra firme: Ya se están padeciendo. Se ha aprovechado los “iluminados” para tener el resorte de equilibrar en un momento preciso el exceso de población mundial: Sin duda. El nuevo orden mundial y sus cancerberos están totalmente convencidos que ellos son los salvadores de una buena parte de la humanidad, por ello hacen cursos de capacitación los mandatarios más jóvenes para eternizarse y convertirse en los capitanes de las nuevas arcas de Noé. Una hipótesis.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*