Las curiosidades con una pizca de cultura entran mejor en el cerebro que contiene la memoria

Comparte este artículo

Es voluntad en este blog no caer en el pesimismo que nos invade cuando llegan a la sociedad noticias demasiado alarmantes, siempre relacionadas con esa putrefacta pandemia que ya no la llaman así por pudor y porque tiene más descendientes, a cada cuál más bárbaro que engendró Atila el rey de los “hunos”, el mismo que hizo tambalear al glorioso imperio romano.

Ha pasado el mes de las letras escritas por un Cervantes desconocido para la mayoría de los humanos, que todavía piensan en cómo salir de esta trampa llamada Coronavirus 19-20-21 versión 40.0, por lo que nos adherimos a un talante de intelectual humor nada sicario con el momento, pero si así pudiésemos alimentarnos de otro humor ya nos daríamos por satisfechos con esta serie de chascarrillos.  

– ¿Por qué vas tan elegante a la universidad?
Porque tengo clase.

– Quisiera comprar un libro sobre la fatiga y el cansancio.
Lo siento, están agotados.

– Oiga, ¿te gusta la teoría de Einstein?
Relativamente.

– Alguna vez pensé que entre tú y yo todo se podría.
– Pues sí, pero se pudrió.

– Mi hijo está practicando natación.
– ¿Y qué tal le va?
– Nada mal.

– Doctor, soy asmática, ¿es grave?
– No, señorita, es esdrújula.

– El mes pasado “contrai” matrimonio.
– contraje.
– Claro, tenía que ser formal.

– No me quieres porque soy daltónico, ¿verdad, Celeste?
– ¡Me llamo Violeta!

– Oye, ¿cómo te llamas?
– No soy el ayer, ni soy el mañana.
– De qué hablas?
– Me llamo Eloy.

– Hola, cielo, ¿cómo estás?
– Parcialmente nublado, con probabilidades de lluvia.

– Joven, ¿podría decirme dónde vio por última vez a la señora de las empanadas?

– Por su puesto.


Algunas curiosidades del idioma castellano

Con 23 letras, se ha establecido que la palabra
“Electroencefalografista” es la más extensa de todas las aprobadas por
la Real Academia Española de la Lengua.

En el término “Centrifugados”, todas las letras son diferentes y
ninguna se repite.
 
La palabra “Oía” tiene tres sílabas en tres letras.
 
En “Aristocráticos”, cada letra aparece dos veces.

El vocablo “Cinco” tiene a su vez cinco letras, coincidencia que no se
registra en ningún otro número.

El término “Corrección” tiene dos letras dobles…
 
Las palabras “Ecuatorianos y Aeronáuticos” poseen las mismas letras,
pero en diferente orden.

El término “Estuve” contiene cuatro letras consecutivas por orden
alfabético: “s-t-u-v”.
 
Con nueve letras, “Menstrual” es el vocablo más largo con solo dos sílabas.

La palabra “Pedigüeñería” tiene los cuatro firuletes que un término puede tener en nuestro idioma: la virgulilla de la ñ, la diéresis sobre la ü, la tilde del acento y el punto sobre la i.

El vocablo “Reconocer” se lee lo mismo de izquierda a derecha que viceversa (palíndromo).

La palabra “Euforia” tiene las cinco vocales y sólo dos consonantes…

Un lector, José Fernando Blanco Sánchez, envió la siguiente carta al director del diario ABC:

Acabo de ver en la televisión estatal a Lucía Etxebarría diciendo que, “murciélago” es la única palabra en nuestro idioma que tiene las cinco vocales.

Mi estimada señora:

Piense un poco y controle su “euforia”.

Un “arquitecto” “escuálido”, llamado “Aurelio” o “Eulalio”, dice que lo más “auténtico” es tener un “abuelito” que lleve un traje “reticulado” y siga el “arquetipo” de aquel viejo “reumático” y “repudiado”, que “consiguiera” en su tiempo, ser “esquilado” por un “comunicante”, que cometió “adulterio” con una “encubridora” cerca del “estanquillo”, sin usar “estimulador”.

Señora escritora, si el “peliagudo” “enunciado” de la “ecuación” la deja “irresoluta,” y piense de modo “jerárquico”.

No se atragante con esta “perturbación”, que no va con su “milonguera” y “meticulosa” “educación”.

Y repita conmigo, como diría Cantinflas:
¡Lo que es la ignorancia!

Solo me queda recomendarle que se refresque con hojas de “eucalipto”…


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*