Lo que queda del día, no se añade al siguiente

Se pierde como se merma la vida

soledad - flor
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

PONTE UNA FLOR EN LA SOLAPA, Y TU UN SOLO ARO COMO PENDIENTE, Y ASÍ PUEDE SER QUE NO MALGASTES TU TIEMPO Y EL DE LOS DEMÁS.
Y no olvides alejar el sufrimiento que produce tu soledad.

La soledad que no haces que transcienda en la calle, entre tus familiares y conocidos, te hace sufrir en la intimidad de una reserva espiritual secuestrada por experiencias poco afortunadas, en las que cuentas esas largas horas en las que te preocupa que pasen lentas, y siempre con la inacabada esperanza de que al día siguiente tu oportunidad cambie, en la que por sorpresa aparezca la persona “agradable”, el hombre y la mujer que por afinidad decida convencerte para compartir su vida contigo, ya sea entera o parcialmente, reservándote, si así lo acuerdas, el espacio, la privacidad que necesitas en tu vida para convivir en armonía cruzando la línea roja de cierto peligro, el de las veinticuatro horas a jornada completa conviviendo con un extraño, al menos de momento.

Estamos subiendo y bajando escaleras, deslizándonos por cimas y descansando el tiempo suficiente para pensar si estamos excesivamente agotados, o todavía nuestra naturaleza, tiene  la edad que quieras o tengas, todavía es capaz de recorrer el largo camino hasta la meta, que aunque lejana, te puede llevar a la felicidad a la que crees no tener acceso. Y para estar en forma necesitas que tu seguridad no tenga un poso, un reflejo de dudas, que tu ánimo florezca y tus ilusiones renazcan, como si saliesen airosas de las cenizas, todavía con briznas que no has podido apagar.

No hay que tener miedo a cruzar una mirada, a ser tu la primera o el primero que con una sonrisa demuestres el afán de descubrir que puede que sí o no, que no sea tu reina, ni el príncipe azul que esperabas, ni tan siquiera el mirlo blanco que resolverá tus problemas, sean del tipo que sean. Es probable que tengamos que utilizar un predicado verbal en intentar impresionar, que el ambiente no sea el más propicio para hablar, por ello se hace necesario practicar un código de comportamiento que a lo mejor dista mucho de ser el idóneo para entablar una primera toma de contacto, pero te servirá para descartar el simple hecho, de cómo no haber encontrado una persona amable y comprometida consigo misma, con los indispensables valores que realcen una relación inicial, o un simple charlatán que enmudecerá cuando perciba que os separaba el infranqueable muro de una cultura distinta, esquirla de una ignorancia oculta en un tatuaje con una frase llamativa que pueda haberte llamado la atención

En Túnez, los hombres llevan una flor en la oreja que les identifica si están unidos ya a otra persona. Proponemos hacer lo mismo con una rosa prendida en la camiseta, o con un solo aro a modo de pendiente que muestre lo mismo para una mujer, que al igual que el hombre busque dar por concluida su soledad, que aún siendo invisible, destaca por unos gestos nerviosos y difíciles de controlar. Lo que queda del día no se añade al siguiente, se pierde como se merma la vida, y esa es la razón de no permitir que nada ni nadie te la aprisione con promesas… que un día ya tiraste a la basura.


Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*