Luis Abinader, su victoria presidencial en República Dominicana y unas opiniones de este observatorio del país

Comparte este artículo

Durante 22 años el PLD, Partido de la Liberación Dominicana teóricamente labrado en el seno de un centro izquierda indeciso y fundado por Juan Bosch en 1973, ha dominado el marco institucional de la República Dominicana durante casi un cuarto de siglo, después de varias victorias y cuatro consecutivas tras algún que otro pulso que inspiró la nueva ideología del Partido Revolucionario Dominicano – PRD que hizo que gobernase el tan cuestionado y tajante Hipólito Mejía de 2000 a 2004 para después retomar el poder nuevamente Leonel Fernández, después en 2008 hasta 2012 y posteriormente hasta la fecha actual el hombre de la seria sonrisa y la mano en el pecho Danilo Medina, como un sucesor “castrado” y pactado en una alternancia incumplida, que ha sido cuestionado duramente por su predecesor hasta el punto en erigirse en un ferviente opositor frente a su antiguo compañero y todos los demás candidatos sin llegar a traspasar 3,82 % de los resultados electorales 2020, cuyo ganador indiscutible ha sido Luis Rodolfo Abinader con el 52% del Partido Revolucionario ModernoPRM, el 37% de Gonzalo Castillo, delfín de Medina-PLD, y el eterno rival en busca de llegar como fuese para combatir la inexorable corrupción reinante, refiriéndonos a Guillermo Moreno con el 0,93 % del sufragio.

Los comicios no dejan de ser una puesta en escena de la idiosincrasia caribeña, en la que el pueblo ya adulto y firmemente decidido a quedarse en su demarcación con el orgullo de haber cumplido, le importan menos los pormenores de la doctrina que los beneficios sociales que puedan alcanzarse, de ahí viene la concepción de los dichos : “ ande yo caliente y bien comido y ríase la gente “, “ pues no es ningún disparate cambiar de lado cuando en el otro frente no encuentro espacio “, lo que refleja una clara intención de deshacer la mordaza de los agravios comparativos en lo referente al clima clientelar de una base ciudadana que aspira ahora, después de la victoria, a reemplazar los puestos y las fijaciones a dedo de muchos alumnos aspirantes a políticos en prácticas que por aplaudir y pegar carteles, ya se merecen un puesto de relevancia si al final la flauta suena de verdad y los exámenes justifican una nota de verdad.

Y como en todo, después de concluir el juego de la democracia, todo lo hecho y cosechado no hará que muchos perseguidos por la justicia insatisfecha con deseos de lograr una extradición acordada concluyan en plena satisfacción después de esta nueva sensación de compensaciones y libertades, tal es el caso del millonario e influyente Félix Bautista, siempre salvado por la campana y que seguirá como senador reelecto del PLD por una paupérrima provincia de San Juan, exonerándole una vez más de rendir cuentas y sobornos, según dicen por esas latitudes que cada día aumentan el precio de un voto por convalidar, mientras en USA le esperan para prenderle de grilletes y acusaciones más serias de lo que en principio él pudiera esperar.

Está claro que Luis Rodolfo Abinader, va a tener que reformar y actualizar muchas reivindicaciones pendientes, tomar decisiones que fomentarán un recambio en las estructuras gubernamentales, clarificar el problema laboral y hacer un ejercicio de dignificar la credibilidad a costa de perjudicar sin desearlo, a los más favorecidos por el antiguo régimen, que por contentar eran un claro ejemplo del “enchufismo” y perjuicio para los más preparados en los procedimientos y labores administrativas del Estado, sin menospreciar a las capas más vulnerables que también se han visto ninguneadas en sus gestiones sociales por el clásico vuelva usted mañana o la falta un certificado inexistente que nunca hallarían por inexactitud de las instrucciones.

Desde nuestro teleobjetivo del observatorio de la neutralidad, aunque distante del análisis global sacaríamos a relucir algunos temas que no admiten dilación, el problema fiscal y su poder ejecutorio que bien podría ser reconducido bajo la jurisdicción de un paladín comprometido con su labor, que arrastra a envidiosos y detractores, pudiendo apuntar la competitividad magistral del actual responsable del tan comprometido departamento, como lo es Jean Alain Rodríguez que sigue siendo una pieza clave en el puzle de la clarividencia, si consigue más medios profesionales para poner los puntos y aparte y acentos donde correspondan, sin presiones ni martingalas que coaccionan a un hombre que es difícil de comprar.. y subestimar.

En cuanto a la Justicia para saber discernir entre lo que está bien o mal dentro de las garantías constitucionales, la pena aplicada en tiempo, lugar y forma y la ejecución de la misma, sin que le tiemble el pulso y sin mostrar una arruga en la toma de decisiones para distinguir el significado de lo que se concibe como el imperio de una Ley adormecida y en ocasiones cautiva, que hasta el presente se ha puesto en duda por las conveniencias y las negociaciones a escondidas, y para que todos entiendan que en esta materia los cambios empiezan a ser aceptados, desde la óptica de lo que vemos tras una ventana abierta de opinión, cabría citar a modo de postulante ejemplar al Doctor Mario Antonio Hernández G., destacado jurista, respetado y aclamado profesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo – Uasd – a la vez que Presidente de la Sociedad Dominicana de Asistencia Jurídica – Sodaju

Son muchas las humildes sugerencias que haríamos a sabiendas que nuestros mensajes pueden quedar bajo la ola de calor de los compromisos siempre a respetar cuando se barajan, especialmente si existen otros también idóneos en la terna, que los tendrá que elegir y ratificar el nuevo líder del gobierno en la República Dominicana que deberá enfrentarse a muchos retos pendientes y trampas de una oposición inquieta, acciones algunas viables a corto plazo y otras que requerirán la paciencia de un pueblo que debe empezar a no exigir los imposibles tras un ciclón y si a colaborar sin temores, desmontando los chiringuitos y las leyendas urbanas, que deberían empezar por no tener a los empleados del riesgo en situaciones límites cercanas a la “precariedad”, lo manifestamos con seriedad, citando con ello a funcionarios y policías dependiendo de percepciones nominales exiguas e insuficientes que les hunden la moral, máxime cuando se enfrentan y se las tienen que ver a sangre y fuego con criminales de toda índole.

En cuanto a la asignatura pendiente de Haití, decirle al elegido Presidente del Gobierno de la República Dominicana, que la mejor manera de conciliar, asumir y tratar en su complejidad la diáspora afincada en su país, sería hallar al intermediario de voz tranquila de mente clara y serena, tomando previamente decisiones positivas, útiles y precisas como la de desmontar un tinglado en la Procaduría General del Estado, concretamente en el departamento de Asuntos Haitianos, que hoy están  en manos de un señor muy educado, serio pero que evidentemente ineficaz, incapaz de dar respuesta a cualquier sugerencia, preguntas y dudas, sustituyéndole por un dual que lo sustituya y un nacional vecino a la par que lucha por mantener una relación humanitaria que en ningún momento afecte la convivencia y la cordialidad, toda vez que se busca con prioridad absoluta dotar a las nuevas generaciones nacidas en ambos lados de la frontera, de una educación cultural y profesional formada, que persiga el crear conciencia y la esperanza de desmitificar que Haití es un país fallido, y no el resultado de un síndrome que los interés económicos han aprovechado para beneficiarse de sus consecuencias, por ello abogaríamos por tener en cuenta el empleo de una candidatura afortunada y en todas sus consecuencias si se contase con la colaboración de Ocelouis Celestín, Presidente de la Liga Haitiana Internacional, un ente unificador de hermandad y solidaridad que a buen seguro no defraudará a ningún gobernante que pida capacidad de trabajo, visión y la máxima confianza en la tarea encomendada.

Felicidades Luis Abinader, una persona altamente considerada en las urnas a la que le espera emprender un viaje alrededor de una isla muy conocida por sus orillas paradisíacas e ignota en sus entrañas, que espera salir del letargo y el rictus que no sea únicamente aparecer sonriendo al turista, y a esos medios de comunicación que hoy, un día después han silenciado en la brevedad internacional su gran victoria en uno de los países caribeños con mas futuro del que se pronostica.       

El optimismo es la fe que conduce al éxito. Nada puede hacerse sin esperanza y confianza (Helen Keller


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*