MUJER MATA DE 100 MACHETAZOS A UN PELIGROSO ANIMAL EN GUATEMALA

Comparte este artículo
more

Agobiada por lo que descubrió y sin poder reprimirse, puesto que no lo habría hecho nadie con un mínimo sentido de exacerbada dignidad en busca de pronta resolución al acto reprochable que se padece y que no puede tardar en aceptarse por la intervención lenta de una justicia que en ese país goza de ser machista y, que gracias a la fiscalía de algunas valientes mujeres está haciendo que algo cambie, una madre guatemalteca propinó más de 100 machetazos a su esposo, o mejor decir al andrajoso miserable del animal que conocían como hombre, que será un eufemismo seguir haciéndolo, al citar al energúmeno al que encontró la madre violando a su hija de 5 años de edad.

Se añade que el agresor sexual fue a dar al hospital, cuando en realidad debió ser volcado a un estercolero, impidiendo así que las ratas pudiesen dar con su cuerpo, pues fétido y recalcitrante todavía el cerebro, podría dar muestras de contagio e inocular una rabia que tampoco merecerían los roedores.

Se constata en el informe policial que hay un defensor de la Justicia que va a pedir 30 años de prisión para Zusana “N” de 36 años de edad, debido a que optó la señora por tomarse la Ley por su mano, lo que hará que al solicitante le caiga otra pena menos severa pero si ejemplarizante, en la que se determine que el resto de madres le escupan todas a su paso, recordando que la mujer no es un objeto de placer y maltrato en el que va incluido el fruto de su vientre, cuando encima por el sátiro ha sido engendrado.


La acusada manifiesta y no se contradice cuando alega lo siguiente: “Cuando llegué a mi casa escuche algunos gritos de dolor y desesperación y me acerqué sin hacer ruido, pues él no me esperaba”, explicó, agregando entre sollozos a continuación: “Yo salí temprano del trabajo; cuando me asomé por la ventana pude ver que tenía a nuestra hija desnuda, tirada en la cama tapándole la boca y violándola”. Y sin dar crédito a lo excusado, el pederasta maldito, trastornado e infame pervertido, cuando la vio le invitó a sumarse a su fiesta para hacer un trío, lo que demostraría que sus ideas canallescas siempre las tuvo y quizá la droga le autorizó a despertarlas para proponer lo que cuesta creer haya sucedido.

La madre, cegada por la ira salió como alma en pena cargada de coraje y agarró un machete que estaba en el patio, abalanzándose sobre el demonio asestándole golpes en la cabeza y de ahí hasta los testículos y las piernas, procurando que su hijita huyera para evitar que viera un escenario embrutecido, algo que la niña por mucho que intente olvidar la imagen de lo sucedido no quedará impune en su memoria de adolescente, en la que un indecente le habrá destrozado su vida y la de su madre, la que sin lugar a dudas habría que hacerle un homenaje después de dejarla libre e ipso facto.. ¡ carajo !

Y mientras lo narrado sucedía, en la Europa del siglo XXI crece un feminismo de pandereta, cartón y celebración mágica, manifestación y reivindicación por peteneras y tetas, en la que parece que el hombre está demás, cuando también es persona, aunque con pene, y eso al parecer tampoco es una desgracia, pero si siguen así los embotellamientos a esa igualdad que se pretende no dejará de ser un colgante peligroso, pero no del todo, porque hay muchas mujeres con cargos que rayan el total dislate por ser ellas las que lleven tales atributos aún llevándolos en la mente, si es que lo son, por lo que parece y a lo mejor habrá que empezar a llevar babero y dejar que los coscorrones se autoricen para evitar que el machismo aparezca de golpe, cuando la realidad predice que si todos somos iguales ante la Ley también los errores se comparten de igual manera y no poniendo el acento cada vez que algo, como lo tristemente relatado sucede, dando pábulo a los medios sociales para decir “ tengo un grano en el culo y eso es porque me tocó un tipo con el que tuve un encuentro amistoso, pero no deseado  “. No. Vale.



Comparte este artículo
more

Comentarios

   Send article as PDF   

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*