NO CUELA y CON EL HAMBRE NO SE JUEGA

Comparte este artículo

Suponiendo que fuesen 150 días desde que el “gripazo virulento” apareció en República Dominicana, la contabilización de fallecidos han sumado 993 hasta el presente 21 de julio 2020, lo que representa unos 7 fallecidos diarios, toda vez que nos preguntamos al igual que ocurre en otros países, si todas esas lamentables muertes corresponden en realidad al agresivo Covid-19, con el agravante de no descartar la proporcionalidad de aquellos que ya sufrían otras patologías delicadas y proclives al destino final del enfermo, que hubiese dejado de existir de igual manera por un simple esfuerzo de recuperación o un estornudo maléfico, dentro de un cubículo hospitalario lúgubre con una enfermería asustadiza, cautiva y de contagio enfermizo sin placebo que lo impida. ¿ De verdad es un atenuante esas reacciones desmesuradas en contra de la economía y la supervivencia doméstica, cuando la mortandad por gripe estacionaria causa más bajas entre la población mundial cada año ?

Impedir que la madre naturaleza haga su trabajo de esquilmar las estadísticas de supervivencia, nos pudiera hacer sospechar y dentro de la vehemencia que últimamente empleamos, que no es de recibo aprovechar las circunstancias políticas adversas de quien todavía ostenta el bastón de mando, refiriéndonos a Danilo Medina hasta el próximo nombramiento oficial del electo Luis Abinader el próximo 16 de Agosto, para seguir justificando un estado de alarma innecesario por el daño económico y ansiolítico que causa la medida, al poner otra vez en cuarentena y toque de queda de asombro por el horario fijado, es decir de lunes a sábado todo cerrado de 7.00 PM a 5.00 AM, y domingos más fiestas de guardar que aparezcan de 5.00 PM. A 5.00 AM, a todo un país de 48.442 km.2 y 13 millones de personas que las están pasando más putas que Caín, cuando no podía dormir por las pesadillas que le recordaban que había ultimado a su hermano Abel por unos miserables celos entre grasas y frutos secos, tal la Biblia lo expresa en su “best seller”, edición todavía no superada por el Quijote de la Mancha y su bien alimentado Sancho Panza.

Si a todo ello y según cifras irrefutables del ministerio de sanidad correspondiente, la tasa de letalidad es 1.84% con una positividad de 29.89% en las últimas cuatro semana, algo no cuadra en las esferas de los cálculos, por la sencilla razón de que dejándonos de polvo y paja, la verdad es que si nos atenemos a una pandemia de incontenible trascendencia, los infectados han sido 53.956 y los recuperados 25.561, lo que nuevamente nos deja estupefactos ante tanta demencia en los algoritmos de los aludidos, sin omitir nuestra contrariedad al seguir preguntando entre el personal docto en la materia su opinión humana sobre tan dantesca farsa.

Que algo más ocurre socialmente y que pronto es posible que lo sepamos, o incluso se descubra casualmente, cargarse a un país ayudado por las indicaciones que van más allá de la OMS y el Tribunal de la Haya que nunca lo juzgará, está claro que como experiencia está logrando un éxito sin paliativos que definan lo contrario en cualquier lugar del mundo, lo que nos induce a pensar que existen otros motivos y argumentos más importantes para montar este sarao terrícola, que sólo nos conducirá a la pobreza, la represión con mascarilla de por vida, a la depresión y a una degeneración y confianza en cualquier valor democrático, no sin antes avisar que por mucho menos se inician las rebeliones, los desacatos y los motines tributarios por desaparición o cese, debido principalmente a que cuando los que ponen sus barbas a remojar han visto a sus vecinos rasurarse las suyas cada día y con un machete, buscan ellos también defenderse y con menos paciencia de lo que se pensaba pudieran aguantar en un estado de calamitosas inaniciones gubernamentales, que nada hacen salvo exigir lo injustificable.

Juraríamos que en el caso de la República Dominicana, no se podría ser tan vil de lanzar un dardo envenenado a un oponente vencedor en las últimas elecciones celebradas en la isla caribeña, al igual que decir que Danilo Medina y su comité de un PLD desbancado, por su trayectoria y excelente educación no podría partir de su dirección unas instrucciones tan bellacas y tan desajustadas para seguir manteniendo en foto fija un panorama desolador, que muy pronto en vez de digital la imagen será la de un viejo y desgastado “garreotipo”.

Sea quien sea, fuera lo que fuese, la República Dominicana, como los demás lideres mundiales, sigue obedeciendo órdenes de los amos del mundo que reunidos en una “omertá” de confabulaciones y silencios pactados so pena de ser castrados han claudicado al culebrón de un monotema de credibilidad superada, consiguiendo no obstante que las personas empiecen a vagar como “zombis” desesperados en busca de respuestas y la vez paliar la desesperación y el hambre, que ya lleva semanas reinando en un paraíso inigualable, padeciendo una migraña insoportable que no habrá aspirina que lo remedie y contenga, con el resultado de ir añadiendo víctimas a las sumas “imparciales” de un mago invisible conocido por “coronavirus”, al que muchos negacionistas del sistema ya le están rindiendo pleitesía y obediencia.  


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*