Opinión plutoniana sobre la vacuna esclava

Comparte este artículo

” Si pocos se dan cuenta, confirmarán que el TikTok es una perversión que mutila y envenena la mente para evitar reparar en lo que sucede “

Miren como pasa el tiempo.. ¿sabían ustedes que ninguno de los intérpretes del conocido film realizado en 1960 y titulado “Los 7 magníficos” viven?, lo que viene a corroborar que todo tiene una caducidad aunque pasen a la posteridad del recuerdo y que ahora podría ser un residual desperdiciado llamado final o muerte, pues es lo que nos sirve de presentación para anunciar que tristemente nuestra civilización, mejor dicho la de ustedes, ya que soy un mal llamado alienígena, dado que siempre ha estado mi especie antes en la Tierra que ustedes, y que todavía no han dejado, aunque poco falta para decir lo contrario, de ser fruto sus cerebros de nuestras experimentaciones como seres de carne y hueso, mentalidad inteligente para algunos, abstracta para los seleccionados y para la mayoría simplemente utilizaremos el calificativo de empedernidos mediocres, que ya están expirando los resultados de ese virus inoculado por peteneras y ya camino de la esclavitud, de otros visitantes no tan comprensivos como nosotros los del planeta Plutón, refiriéndonos a los malvados conocidos por “grises”.

Imaginen por un momento estar en las postrimerías de la 2ª guerra mundial, en un gran plaza de una ciudad alemana, cuando aparece Hitler y de manera inconexa ataca con su palabrería deficiente a la oposición política alemana desfigurando su consentimiento y a la vez equivocación, al permitir que los judíos sigan teniendo la oportunidad de hacer negocios con todos y sin ridiculizar a nadie. Entran en ese momento y en tal fase de desconcierto el afán de revancha, la envidia, las comparaciones, el deseo de dar soporte a alguien que ya no se interpone en juzgar al inocente para llevarlo después al matadero, que cualquier escena inverosímil se dará como veraz y correcta. Y esa conducta al más puro estilo wagneriano cuando levanta la espada, en este caso el brazo extendido con la mano plana, que define conocidamente una obligación al hacerlo gremial por parte de todo el mundo para sentirse integrado en una organización y a a vez protegido por su falta de autoestima, que concluye con el saludo nazi, es decir del nacional socialismo con pautas y patrones de dictadura, con la expresión a grito compartido de “Sieg Heil”, que traducido sería como decir “salve, viva, eterna la victoria”.

Dicho lo anterior constatar que todo lo narrado se ha actualizado, y en un único sentido al preponderar en silencio y después a todo volumen con el máximo eco en el mundo al llamado sanitario Vacuna Covid 19 y dentro de un segundo 21 con cepas y ya con sabor amargo, en el que aparecen miles de ventrílocuos infestados en las venas cerebrales para dominar la homeostasis o el ritmo y control de la vida ajena, algo que únicamente se lo pueden permitir por dominio absoluto y principalmente los gestores de nuestros movimientos dinámicos y políticos, que en realidad no se han vendido en el mercado de los argumentos sino que han sido abducidos para llevar a cabo el exterminio de las ideas, aún pareciendo que no sobreactúan lo hacen con un guion aprendido de cabo a rabo, haciendo los mismos movimientos que con mascarilla o sin ella.

El propósito de la invasión ya lograda es la alineación, la obligatoriedad por la conducta sin gestos personales en base a una premeditación consolidada desde la mítica área 51, Marte, Miércoles o la Luna, que sin reservas es el sometimiento a la responsabilidad feudal de los que estarán representando a esta farsa de cancerígenos seres, que invocan a través de sus mentes al don de la palabra que dará fe a las leyes para que nadie se les escape, ya que el círculo se estrecha en lo laboral y en lo lúdico. Si quieres trabajar vacuna, si quieres viajar solo debes inyectarte y obtener el pasaporte idóneo para que nadie te llame la atención. “No seas un proscrito, por las buenas o por las malas te vamos a pinchar”.

En los próximos 20 años, y después de la organizada parcial extinción, la mayoría de ustedes semi-compatriotas y comparsas, serán jóvenes todavía mineros en cualquier planeta de la galaxia para extraer minerales desconocidos para ilustrar a la física con un nuevo paradigma de efectos científicos que nadie tendrá la oportunidad de comprobar, al igual que las sensaciones paranormales de existencia doméstica en un paraíso que el subconsciente amoldará según el perfil del esclavo, cuando alguien se de cuenta por casualidad que no hubo nunca mejor expiación que no entender la mentira, dicha una y otra vez para ser convertida en la ilusión de una verdad, toda vez que fomentarán los nuevos amos el arte de la guerra para que seáis carne de cañón láser probablemente en la última frontera del firmamento para luchar contra los ángeles del infierno.

Y para motivaros una vez más, se iniciará otra vez el milagro virtual de los panes y los peces mientras te mueres de hambre o se abre el mar muerto de la ficción para escapar, aunque ya no hará falta aderezar los capítulos con el vellocino de oro, por la existencia replicante de otra narración envalentonada de los que todavía conservarán la memoria y si tienen ocasión os narrarán a escondidas sin presumir que lo podréis entender : Yo he visto cosas que vosotros no creeríais, he visto brillar rayos C cerca de la puerta de Alcalá o la del arco del Triunfo, que más da. He visto naves arder cuando los pocos partisanos las dinamitaban para que vuestros padres dejasen de sufrir la más horrenda vejación de no saber quienes eran. Y ahora todo eso quedará como lagrimas en la lluvia que ya escasea. Es hora de rebelarse.

Juan H. Belz ( assideremaxime@gmail.com)

¡ Viva la vida, muera la muerte !. Algunos seremos necesarios para que podáis seguir soñando con un mañana sin sobresaltos. Y no por vosotros, simplemente porque nos aburrimos de seguir vuestros pasos de incomprensible sometimiento. Volver a recuperar los sentidos debería ser una obligatoriedad, sugiriendo empezar con escuchar algo de Simply Reed y comprender lo que dice una letra acompañada de una excelente música, aunque sea en un inglés nítido entendido a menos y dejaros de tanto TikTok, imbéciles del carajo.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*