España: prisión permanente revisable, demasiado blanda para quien ha segado vidas

Sí a la Justicia, no a los injustos. A quien a hierro mata, la justicia lo compadece... y no es de recibo.. y odia el délito y compadece al delincuente... a muchos no nos convence.

Carcel en España
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

De qué sirve descubrir tantos chanchullos financieros y “robos” a destajo si no sirve de nada. Los expolios sufridos en las “cajas” y otras muchas empresas “públicas”, en donde la mano de los políticos queda salvaguardada y enguantada por el encorsetado y protector enmarañamiento que evitará el contagio de una enfermedad que al parecer no tiene cura, y el solapado obligado por los pactados “descubrimientos” si se diese el caso, a cubrirse entre unos de un signo y otros de profundo calado entre una bandera con el cruce de dos tabas, produciéndonos un vomitó pertinaz, constante y voluntarioso por seguir provocándolo, cada vez que sea necesario, para que al menos lo corrompido que pueda olerse de nuestro total rechazo les pueda afectar en algo, tal les llegue a esos “intocables”, “mierdas” y “miserables” estafadores y prevadicadores, que se han aprovechado de sus cargos, penalizando con sus “mordidas” a los que más necesitaban de su ecuánime administración para no verse más empobrecidos y mancillados por una crisis económica y de fe en las instituciones que todavía se resiste a abandonarnos, inoculándose en las arterias una indetectable rabía.

Las causas cuando se demuestran o han quedado evidenciadas, muchas han prescrito, otras entran en el engranaje de un limbo, y las más se convierten en sentencias de “puta” pena cuando sorprendidos nos las muestran en los programas afectos a la divulgación televisada, en donde los tertulianos se prestan a dar opiniones “sabias” que nunca serán tomadas en serio y en cuenta por quienes pudiesen verse afectados, lo que nos llega a infundir la presunción de un temor envuelto en la ansiedad de que estamos en otra dimensión social, en donde la cultura de la responsabilidad y la creencia en la justicia se convierte en un mero y simbólico trámite en el pensamiento, que al igual que en el ping-pong, va de un lado a otro en un monótono, incansable e inacabable juego.

Se dice, y estamos obligados a reafirmarlo, que hay que respetar las decisiones judiciales y a ellas en recurso de amparo, hay que remitirse nuevamente cuando consideramos que no ha sido lo suficientemente apropiada en su valoración material, tiempo a penalizar y lugar en donde purgar para satisfacer el dolo y el mucho mal producido, pero qué hacer también, nos preguntamos, cuando la lentitud, sospechosamente lenta, calma, moderada y “comprensiva” se introduce en la emisión de una instrucción que adolece de un efecto “vacacional” o “invernadero” en las causas, lo que obligaría a intervenir a un equipo de expertos, si existiese, con la urgencía debida para corregir tales muestras de desidia, parcialidad y negatividad que pone en la brecha la mecha que puede originar una explosión de dudas, siempre a demostrar, que afectan dura y perjudicialmente los intereses de quienes son más proclives a no hallar defensa que les atienda en condiciones extremas, susceptibles de consideración, desagravios y compensaciones.

Y es entonces, cuando a partir de la decepción irrumpe en nuestro debate interno si las leyes que se proponen a la judicatura son debatidas y propuestas por aquellos que creen que de forma previsora y a cautela a sus posibles desmanes, si así los cometiesen y ocultasen, podrían en un momento dado depender de las mismas, haciéndoles vulnerables, evitando el “sacrificio” de ser juzgados con la rápida intervención de los juzgados ordinarios, quizás por ello se sigue insistiendo en cubrirse las espaldas con el inadecuado aforamiento, que no hay forma alguna de eliminarlo en un código de conducta ejemplar.

Existe en el diccionario del derecho la palabra indefensión : Situación en que se deja a la parte litigante a la que se niegan o limitan, de modo ilegal, sus medios procesales de defensa”. Y eso sucede  cuando se deja libre a un violador múltiple y reincidente, cuando a los políticos se les deja corriendo por los descampados de la tolerancia y sin demasiada prontitud a satisfacer sus penas en las celdas abiertas de sus castigos por “negocios” fraudulentos y fracasados, permitiéndoles la dedicación de trabajos sociales que poca o ninguna confianza alguna nos merecen, así como la consideración, demasiado comprobada ya, que se les otorga a los corruptos y corruptores que siguen disfrutando de sus posesiones que han sido embargadas y por alguna razón, también con demasiada celeridad y frecuencia ya no están en la sombra ni ocupan reja entre reja. Y así podríamos aburrir a nuestros lectores con una inmensidad de ejemplos que hundirían la flotilla de la frustración de una información exhaustiva.

No hay más remisión de pena que la justa.. y proporcional, pero jamás debe ser premiada con unas vacaciones en penales que parecen hoteles, ¿ o es qué las canteras de piedra eran una salvajada para estos malhechores, mientras otros honrados y afectados por sus barrabasadas se rompian la espalda todas las mañanas en peores zanjas y oscuras minas ?.

Se dice que legislar en caliente es un mal que empeora la corresponsabilidad, y que más vale un reo en libertad que tener una simple incerteza de su inocencia, pero que se dice para aquellos que han sido pillados con las manos en la masa, criminales con la sangre en sus manos y mil testigos de sus andanzas, a los reincidentes que no se apean de sus cabalgaduras de maldad y se reservan plaza en una pensión con cama, patio, deportes, juegos, piscina y tres comidas al día, que pagamos todos con nuestros impuestos y mucho chitón para que no nos confundan como asociales, xenófobos o terroristas de un sistema que sin más complejos pretende ser el ejemplo de un mundo feliz.

Hoy es un día adecuado para secundar la iniciativa de unos padres que no duermen por no tener a sus hijos a la vista, al otro lado de un teléfono, o verles cumpliendo años.. en una imagen de un marco, y se encabritan y se muerden los labios, cuando hay necios que quieren derogar la prisión permanente revisable, que en opinión de los que somos muchos más y no la trascendemos, debería ser perpetua para prolongarla hasta la muerte de quienes en confesa  pericial y probada la confesaron a otros hombres y mujeres de insobornable autoridad, sin tener que recurrir al refrán de “quien a hierro mata, a hierro muere”. Un pasaje bíblico no exento de contrariedad, pero no debemos de olvidar que el miedo es libre, pero el de los truhanes que se resguardan y se mofan con la clemencia que rige en una sociedad como la nuestra, esa sensación de temor se convierte en altanería y provocación por lo poco que les puede suponer atravesar el límite de una Justicia que debería ser revisada por la autoridad del pueblo, sometiéndola a referendum si fuese necesaria y para contribuir a congelar por un instante, alguna lágrima que la impotencia hace emerger entre quienes padecen el olvido de una serena, meditada y propiamente consensuada reivindicación que mitigue en parte el “horror” del dolor.

Así qué, señores que quieren derogar lo inaplazable para ser cumplido por la Justicia en materia de prisiones, con las víctimas y los damnificados, sus condolencias las justas, pues el horno de la comprensión de sus “libertades” por opinar con todo derecho, no tienden a “enfriar” con sus consejos todo lo que piensan en el fondo de su corazón y padecen los afectados.


Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

8 Comments

  1. Italian historical past is vast and closely linked with
    the Roman Empire as is the Lake District space
    that remained with the Empire till its collapse.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*