Occidente y la incomodidad de meter los problemas bajo la alfombra oficial

Comparte este artículo

Occidente, la paranoia psicológica y malvada por olvidar los problemas para demorarlos está servida, y nadie hace nada para tratarla.

Occidente y la incomodidad de meter los problemas bajo la alfombra oficialQué espera Occidente para librar una nueva batalla frente a esos dictadores de pacotilla que no hacen más que “enmerdar” el continente africano, haciéndose de oro y “coltan”, traficando con las personas, llevándolas al destierro para después tener la excusa de lanzar una “guerra santa, vengativa y esquizofrénica” cuando los cuatro “mataos” de siempre, dirigidos y sin cabeza se autoinmolen en una calle transitada por gentes inocentes que les han acogido, considerándoles de su igual y sin afrenta ninguna.

Occidente y la incomodidad de meter los problemas bajo la alfombra oficialQué espera Occidente para mantenerse firme, ponerle un cascabel al gato y orientar el tiro fijo a esos cabestros, poderosos del desinfortunio que no tienen otra intención que la de molestar, sacando partido y poniéndole precio a la pobreza, que todavía no hemos descubierto su alcance ni cuáles son sus madrigueras.

Se monta un cirio, una de “Adiós es cristo” un día en las Azores y se invade Iraq, y ahora no se es capaz de liarla por casillas geográficas de evidencia demagógica y destructiva con perfiles asesinos al estilo de Boko Haram, dentro de lo que podría ser un juego de ajedrez o damas, para advertir a los entronados y entonados reyezuelos que deben empezar a aprender el catón y a continuación el libro sagrado de la democracia de rodillas, permitiendo que Occidente empiece su relevo forzado, reeducación, la restauración y la edificación de un mundo nuevo en donde dejen de pelearse las lagrimas vertidas al sol.. o es que interesa que todo eso no se haga para que la esclavitud tenga otro nombre con visado propio y otros dueños con pasaporte diplomático de banderas y estrellas de hierro y fuego, y que todo ésto se siga utilizando para marear la perdiz que intranquila vuela rasante para alertarnos de que no nos debemos fiar de otro astro que no sea el natural, advirtiendo que loOccidente y la incomodidad de meter los problemas bajo la alfombra oficial anómalo de los sistemas desfasados ya llega a hurtadillas formando parte del caos que nos quieren impulsar, en donde nadie se sentirá seguro mientras se siga brindando con sangre de cosecha avinagrada a esa luna que despierta al hombre lobo sin alma que todos llevamos dentro.

Qué espera Occidente para despertar y que sean algunas personas buenas de un “parlamento” seco de ideas, de paranoias conspirativas y silencios sellados, las que se revuelvan de sus poltronas y lideren la apuesta por llevar el grito de libertad a ciudades y aldeas presas del horror, con todas sus consecuencias y armando de valor las aspiraciones de razones indiscutibles con los fusiles de la paz, a aquellos combatientes con coraje que todavía son capaces de luchar y no quieren alejarse de su hogar para ser pasto y trata de una humillante inmigración, toda vez que dejarán al descubierto los problemas que se han acumulado debajo de la “alfombra oficial de Occidente“, que pronto se deberá limpiar de ácaros y parásitos que la afean y la hacen engordar.  ,


Comparte este artículo

Comentarios

2 Comments

  1. En mi opinión, todos los problemas en el continente africano (asi como en otros) vienen de las excesivas interrupciones por parte de occidente, desde tiempos memoriales…
    ¿quién ha dicho que nosotros los occidentales somos los que tenemos decidir dónde imponer orden y democracia cuando no somos ni capaces de hacerlo en nuestro propio mundo?
    En fin, antes era la iglesia que andaba repartiendo e imponiendo a base de sangre y fuego la palabra de un dios cristiano, y ahora seguimos pero con otro libro, el de una supuesta democracia, y entramos donde no nos llaman para apoderarnos de los bienes naturales de ésos paises.
    Pero ahora bajo la palabra democracia.. por lo tanto, válido!
    Y fomentamos el caos, pero eso es bueno para el negocio, así que, a seguir…

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*