Raúl Guerrero, un fiscal que deja esfuerzo y huella en “El Hoyo de Friusa”, mientras la concurrencia turística en República Dominicana se desploma por un exceso de oferta, sargazo y una burbuja inmobiliaria que anuncia un mal presagio social y económico

Comparte este artículo

En contra de toda apariencia por encubrirlo, hasta ahora con opacidad, del turismo que se da cita en Bávaro-Punta Cana, provincia de La Altagracia en República Dominicana, y a muy corta distancia de los grandes hoteles de renombrado prestigio que no ven con muy buenos ojos que sus huéspedes curioseen por un asentamiento peligroso, y no tanto para muchos, conocido como El Hoyo de Friusa, el “little Haití”, se concentra un implante poblacional cada día más numeroso, hacinado y tumultuoso, en el que se dan cita en mayor proporción los nacionales haitianos, dominicanos y cada vez más ávidos por encontrar un lugar para simplemente pernoctar los venezolanos, que probablemente encuentren por su preparación antes un trabajo ofrecido por aquellos empresarios que por el momento no les requieren visado.

La Liga Haitiana Internacional es consciente de la problemática generada por los elevados casos de frustración de una inmigración ilegal, que se presta a ser explotada por falta documentación, pero también inmersa por su obligada presencia en República Dominicana en busca de una quimera, cometiendo robos por sobrevivir, violencia física de género, dependencia de las drogas y el alcoholismo, prostitución juvenil, abandono familiar y escolar, una delincuencia exagerada a cualquier nivel, incluso doméstico y familiar, que hace que la mayoría de las gentes, luchadoras y trabajadoras que habitan el lugar, se sientan desorientadas y desprotegidas totalmente, desamparadas por las autoridades locales, redundando en no prestar demasiada atención a las enfermedades contagiosas tanto por una sexualidad desbordante y nada precavida, así como por la basura que reina y se acumula en sus calles a pie de cuartos húmedos y edificios infestos a medio construir todavía, optando habitualmente por quemar los residuos entre ratas, deshechos de cocina, animales muertos y excrementos, con puntos poco higiénicos a los que acuden los camiones de recogida municipal y no muy puntualmente con dirección a esos accesos clandestinos de vertidos, demostrando un total deterioro y despreocupación que se mezcla con la música estridente hasta altas horas de la madrugada, el tránsito caótico por la prolongación de la Vía España, los comercios 24 horas, y la aparición del agua reparadora, que durante breve tiempo cae como lluvia inagotable para limpiar, quizás el recuerdo y comentar entre otros chismes, lo mucho que les gustaría salir del “ghetto”, algo difícil pues el lodo que se crea los atenaza a la tierra árida y pegajosa en la que cosechan cualquier otra ilusión a ritmo de creole y bachata.

Por todo lo expuesto anteriormente está realizando Lihaití (Liga Haitiana Internacional) un profundo estudio de viabilidad sobre cómo dignificar la presencia haitiana y moderar su comportamiento que erosione y obstaculice una idea cristiana o un proyecto de reconciliación con el sistema de gobierno ya sea donde se encuentre, muchas veces carente de colaboración y entusiasmo, perdiendo sus raíces y una cultura primaria que minimiza las relaciones sociales o laborales, dentro de lo que debe considerarse un hecho inalienable de rescatar a personas estableciendo derechos y obligaciones.

Falta tranquilidad, comprensión y confianza en las autoridades locales, que hacen mucho por socorrer excesos contra la legalidad vigente con escasos presupuestos, medios y evidentes dificultades para realizar su trabajo, lo que no es óbice para que se reconozca entre los afectados que existen funcionarios con los que hay que colaborar estrechamente para obtener seguridad policial, como el ejemplo que con paciencia da consejos apropiados y deseos de considerar otras alternativas menos peligrosas, siempre con la mano acariciando la Ley, refiriéndonos al reconocido fiscal alabado y muy apreciado por su talante humano, D. Raúl Guerrero, quien desde su área de servicio y todo el respeto que se le debe y merece, no puede hacer más que identificar a aquellos transgresores, instigadores del mal para si procede sean encarcelados o deportados, lo que nos lleva a una seria conclusión enfocada a la rehabilitación del enclave a través de acciones cívicas en forma de ayudas fundacionales coordinadas por asociaciones y representantes políticos, que aunque modestas en un principio puedan ser atractivas para modificar las penosas condiciones que se derivan como un planteamiento urgente por reducir lo oneroso de la construcción y servicios comunes en la zona, eminentemente hotelera, a cambio de una mano de obra demasiado provechosa para los intermediarios y finales contratantes.

El Hoyo de Friusa tiene vida, para unos miserable y para otros lucrativa, pero lo que no puede tolerarse es que sean ahora los niños los que se droguen y trapicheen como medio de subsistencia, robando motocicletas, celulares y todo tipo de prendas cuando se descuida la venta, lo que hace que se acumulen denuncias y silencios, muchas veces pactados por miedo o no involucrar al hijo de una amistad o el vecino amigo.

Sin duda El Hoyo de Friusa requeriría de un equipo de servicios externos camuflados o de paisano, y tutelado por la fiscalía para in situ, desenmascarar y poner a buen recaudo a los lideres de unos negocios a golpe de machete, cuchillo y pistola, añadiendo a las redadas los modestos protagonistas que incurren en sobornos e intimidaciones, esos a los que se ven sometidos unas patrullas de vigilantes motorizados demasiado jóvenes, que tampoco obtienen un salario digno para mejorar su eficacia y persecución del delito allá donde se produzca, algo de lo que se quejan muchos comerciantes y comunidades de residenciales vecinales al punto de fricción que sufren los expoliados en sus casas, que ya empiezan por las rejas instaladas a parecerse cárceles.

El Hoyo de Friusa, y ahora que por motivos de la aparición ininterrumpida del sargazo en las bellas playas de Bávaro y Punta Cana, la época de ciclones, el aumento de la oferta inmobiliaria que aunque tentadora la escasa habitacional no es tan accesible tal se pronosticaba, y la otra muy elevada de apartamentos a precios desorbitados que no convencen al comprador, más la edificación de nuevos hoteles, despachos, locales y naves industriales con letreros de venta o renta por todas partes, desde Bávaro, Verón e Higüey, ha hecho que se reduzca considerablemente la ocupación clientelar turística y muchos establecimientos cierren sus puertas hasta lo que considerarán la llegada del buen tiempo, toda vez se está acusando la inapropiada campaña de desprestigio orquestada por una competencia feroz y despiadada que ha perjudicado a los inversores en la isla caribeña en alto grado, lo que originará otro nuevo dilema al tener que considerar que en el “refugio” bautizado como “El Hoyo” aparecerá sin remisión un aumento de paro considerable en el cotidiano trabajo que prestaba sin pestañeo ni reparos, emergiendo esa inquieta, incisiva e insatisfecha sensación de que algo más terrible pudiera pasar, cuando aparece el hastío, las horas muertas y el alcohol adulterados y sin tratar, que eludiendo el control y la medida, sus consecuencias son destructivas y hacen su aparición entre una sociedad fallida muy alejada de superarse así misma, a lo que habrán de añadirse grupos de adolescentes equivocados y sin destino alguno y mafias aficionadas a hacer daño, aunque sea por distracción o por sacar trescientos pesos de alguien que quiera librarse de un perro que ladra mucho o unos gatos demasiado enamorados.

Se dice que El Hoyo de Friusa es un pueblo sin Ley, algo erróneo cuando existe y se aplica proporcionalmente para no infringir la de Murphy : “ Si debe ocurrir, ocurrirá “, pero no será por ineficacia policial y judicial, amén de su celo para entender que «Si hay más de una forma de hacer un trabajo y una de ellas culmina en desastre, alguien lo hará de esa manera» Por lo menos no interviniendo más allá de crear otro infierno es plausible la tarea, entre la presunción de un factor de riesgo y ese adagio que servirá hasta la llegada de los refuerzos de toda clase si hay voluntad de evitar un desencuentro, que más que un “hoyo” dejará un “socavón” profundo de decepciones.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*