República Dominicana, un apéndice breve de la historia, su capital Santo Domingo y el afamado Hotel Catalonia *****

Comparte este artículo

La plataforma de reservas Booking, tiene en su listado de opciones a día de hoy unos 302 hoteles en Santo Domingo (anteriormente 380 establecimientos) lo que significa un nutrido sector de alojamientos para la capital de la República Dominicana en su epicentro de distrito nacional de 104,4 km2 y una población cercana a 1.500.000 habitantes, teniendo presente además que el nodo de Santo Domingo Este representa 1.301,84 km2 y alberga más de 3.000.000 de ciudadanos, que unidos suman casi la mitad de la dominicanos que viven en la isla, es decir, 11.000.000 de personas en 48.442 km2.

Se dice en Wikipedia que la independencia de España es efímera, oficialmente 1 de diciembre de 1821, es decir casi 199 años, lo que no es de extrañar porque nunca nos hemos ido con el consentimiento y respeto de todos los dominicanos, que si celebran la de Haití ahora hará 176 años y la de los “gringos yanquis” que así los llaman lo más antiguos del lugar (1924 y 1965), con los que se tienen buenas relaciones diplomáticas.

A la República Dominicana se viene en calidad de un turismo que nunca decepciona, retirarse o hacer negocios, incluso a premiar objetivos alcanzados en lo comercial.

República Dominicana es un país situado en el Caribe, emplazado en la parte central de las Antillas, ocupando la parte central y oriental de la isla La Hispaniola. 

Su capital  y ciudad más densamente poblada es Santo Domingo de Guzmán. Limita al norte con el Océano Atlántico, al este con el canal de la Mona, que lo separa de Puerto Rico, al sur con el Mar Caribe, y al oeste con Haití, que es el otro país vecino situado en la misma isla.

Habitado por los aguerridos Taínos desde el siglo VII, el territorio isleño fue descubierto por Cristóbal Colón en 1492, convirtiéndose en el lugar del primer asentamiento europeo permanente en América, nombrado como Santo Domingo, actual capital del país y primera capital de España en el Nuevo Mundo. 

Después de tres siglos de dominación española, el país alcanzó la primera independencia en 1821, aunque el caos y la inestabilidad de una incipiente política provocó la ocupación por Haití en 1822. 

22 años después tras la victoria obtenida en la Guerra de la Independencia Dominicana en 1844, los dominicanos experimentaron varias luchas internas, que dieron lugar a un gesto de regresión para estabilizar el país por parte de España (1861-1865).

Posteriormente, surgió la ocupación estadounidense de 1916 a 1924 y, posteriormente, los seis años en paz y prosperidad de Horacio Vásquez (1924-1930), seguidos por la dictadura de Rafael Trujillo (1930-1961), lo que condujo a un período de inestabilidad tras la caída del aparato “trujillista” desde1962-1964), seguido por una guerra civil en 1965, que terminó con una intervención militar liderada por Estados Unidos, para finalmente seguir con el autoritarismo del presidente Joaquín Balaguer (1966-1978 y 1986-1996). En total han desfilado 54 presidentes repartidos en 67 períodos de gobierno.

La República Dominicana disfruta de ser la novena economía más sólida de América Latina y la mayor de Centroamérica y el Caribe​ y ocupa la séptima posición en ingreso per cápita en Latinoamérica, superada solo por Puerto Rico, Panamá, Chile, Uruguay, Argentina y México.

El país ha disfrutado de un fuerte crecimiento económico en las últimas décadas, con un promedio del 5,3 por ciento anual entre 2000 y 2018, una de las tasas más rápidas de la región de América Latina y el Caribe; entre el 2014 y 2018, el ritmo se aceleró a un promedio de 6,3 por ciento anual y de 7 por ciento en 2018, período en el cual fue la economía de más rápido crecimiento de América Latina y el Caribe.

El continuo crecimiento no ha logrado reducir la pobreza y la desigualdad. Según datos de la FAO, la tasa de pobreza se redujo desde casi un 50% en 2003 a solo un 45.5 % en el 2018, aunque dicha asignatura pendiente la tiene en su lista de prioridades el actual presidente del país Luis Rodolfo Abinader Corona, elegido a mitades de 2020, constatándose que ya existe un programa de reactivación, que no esperando que la pandemia del Covid-19 lo impida, dará sus frutos en cuanto al tema señalado.

​En la actualidad la producción de azúcar ha quedado relegada a un epígrafe secundario, relevada por los servicios, especialmente dedicados al turismo.

República Dominicana crece con la idea de hacer más país, actualizándose, innovando y creando nuevas fuentes emergentes de focalizadas en polos de desarrollo, zonas francas y una determinación por la explotación agropecuaria, pesca y minería, además del turismo en todas sus facetas.

La migración internacional afecta no sin cierta preocupación al país, ya que recibe y revierte un gran flujo de migrantes, considerándose la irregular haitiana y la integración en materia legal de los descendientes del colectivo el principal escoyo, dado que entre quienes traspasan ilegalmente la frontera, otros con visado y los considerados residentes nacidos en territorio dominicano, se estiman en una concentra fija o puntual que llega a alcanzar los cerca de dos millones en tiempos en donde la construcción no deja de ser una llamada para trabajar.

En los Estados Unidos de Norteamérica existe una gran diáspora dominicana que suma 1,5 millones de personas, lo que se traduce en una fértil remesa de miles de millones de dólares que ayudan a un desarrollo sostenible nacional, hasta llegar a una décima parte del PIB.  

República Dominicana es el destino turístico más visitado del Caribe. Durante todo el año los campos de golf del país se encuentran entre las principales atracciones de la isla, alabando sus aguas cristalinas y arenas blancas, paisajes cautivadores, instalaciones hoteles con infraestructuras propias para deleite de los visitantes, en las que la proximidad del mar junto a las grandes piscinas crean un clima tropical envidiable con una temperatura promedio de 27ºC, rebosante de tranquilidad y diversión, a la que hay que añadir una gran diversidad biológica y espacios sorprendentes, algunos todavía por descubrir.

Santo Domingo fundada en 1496 es la capital de República Dominicana y una de las ciudades más antiguas del Caribe. Su centro histórico amurallado y con adoquines, la Zona Colonial, tiene edificios que datan del siglo XVI, incluida la catedral, que fue la primera construida en el Nuevo Mundo, lo que hará detener al visitante en la amplía Plaza de España, siguiendo una ruta de tiendas, museos, restaurantes y cafés que le conducirán al Alcázar de Colón, habilitado actualmente como uno de los diversos museos más importantes de la ciudad en el que se exhiben obras de arte medievales y renacentistas.

Si nuestros lectores deciden considerar República Dominicana como un destino puntual y preferente en su decisión tanto turística como dentro de un plan en la vía de negocios, existen por toda la isla muchísimas alternativas, pero en el supuesto de hacerlo en Santo Domingo ciudad, nosotros les recomendaríamos, incluso para reuniones limitadas o con aforos de espacio múltiple, el Hotel Catalonia ***** en la Avenida George Washington 500, frente al paseo del Malecón que contempla el Mar Caribe y junto a tres grandes torres que como grandes gigantes urbanos lo custodian. El teléfono de reserva prefijo + 1 809 685 0000

Hotel Catalonia *****

Algunos detalles a resaltar, dado que son muchos y pasarían inadvertidos, reflejando la grata ponderación de que las distintas habitaciones disponen de un confort esmerado y tienen una personalizada y distinta decoración, en las que se respira un excelente clima de tranquilidad, denotando la panorámica al exterior gracias al diseño arquitectónico de grandes ventanales de suelo a techo dirección al mar.

Las habitaciones superiores ofrecen acceso a salones privados, mientras que las suites disponen de salas de estar y cocina, además de un equipamiento inspeccionado constantemente, desde televisores de pantalla plana con canales premium, cafetera, minibar, wifi, aire acondicionado y un servicio de habitaciones disponible y permanente.

Entre lo complementario y destacable un centro de Spa y centro de relax, gimnasio, solárium, mobiliario de masaje, 3 bares ( 1 junto a la piscina exterior) y happy hour, estacionamientos para vehículos, con unas inmensas vistas y el recorrido incesante de la vida en la ciudad, que puede ser secundado por un tour didáctico sobre la cultura citadina de una ciudad sorprendente y sus numerosos edificios emblemáticos, que discurre entre grandes avenidas, rincones, calles y callejuelas en donde la música de un colmado y la venta ambulante de frutas les hará detenerse probablemente.

Y hemos dejado para el final de este corto recorrido por uno de los hoteles de más prestigio y recomendables de la ciudad de Santo Domingo, su oferta gastronómica digna de algunas estrellas perdidas en el océano, así como la diversidad de su oferta para utilizar distintos salones para reuniones, desde las sencillos y privados hasta las áreas más multitudinarias, disponiendo de elementos de visionado, locución, escenarios, luz modulada y una privacidad asegurada por una marcada seguridad en todo el Hotel Catalonia *****.



Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*