Siglo XXI, de profesión “parado” 4ª parte

Comparte este artículo

.. esclavo o simplemente sobrante en el mundo que nos espera

Profesiones pocas quedarán, salvo las interpretativas escénicas, las traductoras con pase de guía turística, las relacionadas con la tecnología cibernética, las punitivas que afectarán a los salteadores en ciudades y caminos, las relacionadas con las rameras por necesidad o señoras putas por vicio o drogodependencia, o los “mamelucos” por vocación, dedicados a jugarse la vida en disciplinas gladiadoras allí donde se convoquen con todo alarde de motivaciones triunfadoras, mereciendo destacar las contempladas en las órdenes apostólicas y religiones múltiples, incluso las ateas, agnósticas, los adoradores del sol naciente y los del becerro de oro y coltán, dentro de un extenso catálogo de propuestas confusas, sin olvidar la de los pescadores de coplas y almas solitarias al estilo lingüístico zaratustra, que seguirán repartiendo hostias, estampas atrevidas y números para rifas.

Los jugadores de azar en “maquinitas” retrospectivas del millón y los de mesa ping pong, además de la casta sobresaliente y admirada amparada en la sanidad pública, que como elemento diferenciador encubrirá a disidentes anónimos de mucho corazón implantado a escondidas, y muy adictos a las pastillas, no terminarán de creerse los actuales médic@s, enfermer@s y enfermiz@s, que tumbarse en una camilla será como prestarse a desafiar el destino con revólver a la ruleta rusa, que facilitará al paciente una operación revitalizadora o el apagado de sus funciones cognitivas vitales. La mejora del recluido intervenido, si procediese gracias a una convalecencia que dejará una deuda de esclavitud permanente, o tal vez un pasaje al infinito después de que al fin pueda sin dilación entender de qué va ésto de vivir al revés, comprobando que ya han sido muchos los aventurados de las estrellas que se han estrellado contra un muro de piedra o kevlar, en el que recordarán pintadas trazadas con sangre de los escasos perros y gatos, que como autores de la desaparición canina y felina serán los del club urbano respondón, que marca entre rasgos desavenidos la siguiente leyenda : “ primero yo, después los demás y los elegidos prestos serán sacrificados en el altar ceremonial de un progreso necesario y proporcional “, encontrándose contrarréplicas opositoras al régimen autoritario de las sectas ácratas, de cierta ambigüedad interesada y “cobardica”, registradas oficialmente y permitidas, que defenderán el mensaje coloquial “chungo” de “mejor muerto que sencillo”, con miras a que te recicles y esperes el turno de lograr una oposición de chatarrero”… o jugador de bombero de baloncesto “kamikaze” en el próximo fuego gubernamental que se espera, a tal día y hora en el estadio olímpico de cualquier ciudad de callejas escabrosas.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*