Siglo XXI, de profesión “parado” 5ª parte

Comparte este artículo

.. esclavo o simplemente sobrante en el mundo que nos espera

Y no omitiremos en este comentario tergiversado, rudo e incompleto, considerado absurdo con visos de autenticidad si se dispone de premonición cualificada, que los políticos seguirán considerándose protagonistas e imprescindibles “impresentables” para darle más color gris a la humanidad de principios, derechos, libertades y muchas obligaciones compartidas, como las aconsejadas a la ciudadanía para no protestar y ser ratificada de prescindible sin más amenaza que la contada en los capítulos anteriores, cuando lo fácil es dejarse llevar por la corriente hasta hacer perder los sentidos, e impedir que sean los estribos con mayor dedicación para evitarlo, dando así una lección a los audaces, que terminarán siendo considerados como psicópatas permanentes de un ciclo temporal perdido.. en el fondo de un orinal de colores.

Y no olvidaremos en esta cruzada de supervivencia a los sufridos y titánicos periodistas al borde de la extinción, que serán el azote de la alta clase tirana, afincada y cretina anteriormente arriba mencionada, quienes embozados y emboscados en el desierto del destierro por no admitir la ley mordaza, otros uniéndose a la guerrilla de resistencia numantina, se refugiaron en satélites abandonados y lugares escondidos en sótanos y rascacielos, que seguirán escribiendo sus crónicas en tablillas de papel de aluminio con tinta invisible, pinceles con purpurina o elementos de repujado para estampar en madera las historias, a la antigua usanza de cuando César se declaró a Cleopatra.

Renovarse, convertirse en esclavos de militares de pelo en pecho estarán algunos en activo si previamente obtuvieron el diploma de expertos en sustituir baterías de choque frontal guerrero a los “cyborg” que luchan más allá de Orión, obligados y dispuestos a partir a otra galaxia a la que explorar y dejar una huella profunda en un siniestro lugar. Usurpador del bien ajeno es otra elección, criminal por deporte versión purga dominical, o fallecer en el intento por sensación senil inútil, serán algunas de las alternativas y prerrogativas de índole laboral cuestionable para la clase descrita y delicada, que tendrá que hincar los codos para aprenderse de memoria las claves y tutoriales que le permitirán entrar y salir por una puerta codificada blindada sin complicaciones presumibles de un penal social en la cara oculta de la luna si éstos se salen de la raya, con el compromiso de obedecer a “pies juntillas” lo que demande la voz de un amo-semidiós desconocido a través de un megáfono irrespetuoso, que podrá irrumpir a cualquier hora del día y de la noche, recordando a los oyentes que el patrón humano continental que reía y lloraba, tristemente desapareció entre sollozos en un lugar ignoto y cancerígeno, al resistirse a vestir el uniforme de hojalata con escarapela identificativa “P@SMONO” ( prescindible sin mortaja ni nostalgia ) que un androide generoso, amable y perturbado le ofreció en un pasado no muy lejano, en el que todos aparentemente íbamos disfrazados de ciudadanos útiles, prácticos y sometidos a la necesidad de un cambio generacional aplastante.. y por lo narrado poco alentador para la satisfacción del ego humano, cuando torpemente se dedique inconsciente, sumarial e involuntariamente a descifrar la teoría de cuerdas, desde el mismo interior opaco en donde depositó su última gota de sudor y lagrimas que enfrían todavía y sin visos de caducidad, el filamento de sus vanidades mal comprendidas por una instalación errónea en el panel de su memoria muy susceptible de estallar.

Somos arquitectos de nuestro propio destino. A. Einstein


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*