La riqueza venezolana sigue llegando a España

La fiscalía española mira, probablemente por exceso de trabajo, a otro lado de un problema que se agrava

Comparte este artículo

Las “insignificancias” del expolio de Petróleos de Venezuela es la punta de un “iceberg” calentito, que viaja a todo trapo hacía España como punto de destino predilecto.

Se ha urdido un inteligente plan para hacer ver que la sociedad pública Petróleos de Venezuela, se lamenta sobre el expolio de sus filiales en las que han participado algunos de sus altos cargos ejecutivos, como es el caso de los “insignificantes” 500 millones de dólares que se han esfumado con idéntico proceso al de otros muchos concurrentes al hurto, y lo manifestamos así por suponer y sin apenas vacilación, que son muchísimos más los dineros los que han movido los autores del organigrama de corrupción instalado en un sistema de gobierno que con los ojos vendados, quizás porque todos están metidos en el ajo hasta lo más profundo de su corazón, permite que el pausado pero incesante saqueo de las entradas que por la venta del crudo se contabilizan todos los días, con depósitos en caja cerrada de caudales, muy bien custodiada por un  “tipo” con revólver amartillado, gafas de sol y cara de perro con negro bigote. Facturaciones que han sido derivadas por la riqueza que tiene el país caribeño con uno de los yacimientos más importantes del mundo, por no decir el segundo, haberes que no se distribuyen equitativamente ni por piedad ni asomo, para mitigar las carencias de un pueblo que huye a buscar trabajo y alimento en otros puntos geográficos no tan ricos como el suyo, en el que la política sarnosa de los dirigentes se ceba en perjuicio de los más débiles y desamparados.

Se argumenta que los nuevos gestores de la compañía productora de petróleo que todo lo mueve, hasta los egoismos más ocultos, son los que han descubierto los barriles que se distraían en los contratos de suministro a precios de promoción con comisiones importantes, o por “accidentes” provocados en el transporte marítimo incluso, acciones en las que han intervenido muchos factores y proveedores : empresas consignatarias de buques, agentes de aduanas, compañías aseguradoras y últimos receptores de paja interpuestos, a los que todavía no ha quemado algún cómplice vestido con uniforme de policía implicado en la ruinosa pendejada, que obliga a los que reclaman justicia a buscar refugio de forma anónima y con suma angustía contenida, siguiendo así con el curso de un aprendizaje acelerado, igualito a lo que sucedió hace años en México.

Nos consta que denunciar a los infractores cuando ya han invertido en países tolerantes en esta lacra, como es España que tarda más de lo debido por exceso de trabajo de las fiscalías en analizar los bienes cosechados a través del blanqueo, es harto fácil invertir sin riesgos, a sabiendas que los nombres y apellidos de los “ladrones” se difuminarán con el tiempo entre entramados sin testigos, algo que no impide el trasiego de “grandes” fortunas venezolanas para establecerse con carácter y acento en Madrid, Barcelona y Palma (Mallorca), con el sistemático afán de adquirir con la titulación de empresas interpuestas, edificios enteros y lujosos apartamentos, así como la participación en fondos de inversión y los reconocidos como “buitres”. Y todo lo hacen con expertos asesores diestros en no dejar rastro alguno e hilo suelto, cuando se trata de encubrir a la corrupción en estado gaseoso puro, es decir con oxígeno aunque perturbado por el exceso de monóxido de carbono de ciudades que han decidido mejorar su medio ambiente, y otros elementos naturales que seguramente echarían de menos y nunca el del cloro que podría salpicarles las nuevas máscaras con las que disfrazan su encubierta honradez en una sociedad que les recibe con los brazos abiertos y un contrato de compra-venta inmobiliario, creyendo que son víctimas de la inseguridad económica venezolana y el estrecho cerco a los que les somete un Maduro soberbio (no entenderlo como un signo de admiración al leerlo) y mal encarado con aquellos que le cuestionan y le reprochan que siga con sus chances para seguir desequilibrando Venezuela bajo el prisma de “El Palacio de Miraflores”, en el que se ha secado hasta la hierba del césped.

De hecho todo consiste, mientras dure la “democracia autoritaria” de Nicolás Maduro Moros, y siempre dentro de una respetada escala de prioridades, premiar a los más veteranos y audaces servidores de la patria, dándoles la llave de la oportunidad de dar un contundente sablazo al hocico de la cada vez más flaca vaca lechera, permitiendo que unos señalen a los otros de los descalabros económicos con sorna y pitidos, empleando la maña de no dejar pruebas concluyentes de sus fechorías que puedan servir para una acusación seria y contundente, y que todo quede en poco que asumir, a tenor de haber descubierto un nuevo “ron” de borrajas con sabor a crudo de petróleo vomitivo, invadido el vaso con cubitos rellenos de dinero y monedas de oro fundido.

Es tanta la vil moneda impresa de auténticos dólares y el dorado y tan preciado metal que sale de Venezuela, que a la organización criminal le importa un carajo que haya investigaciones en otros países de la Unión Europea, los que no están integrados en ella todavía y los que limitan con sus fronteras de la media luna turca como bandera, dejándose retener algunos depósitos que rondan los 160 millones del ala como el caso “encautado” de Andorra, lo que no deja de ser un plan de distracción o la forma de denunciar previamente a quienes se hayan saltado las normas, el guión con el deberían actuar en un escenario en el que no se permiten contradicciones, por lo que ello implica salir los primeros en los créditos de la película como principales protagonistas de una comedia dramática inspirada en hechos reales, que merece difundirse para dar pábulo irrisorio al increíble mensaje proteccionista, que siguen evocando los truhanes de un gobierno encaminado a huir en estámpida por tierra, mar y aire.

Tampoco nos dejaremos de explayar que los señalados como los siniestros “carteristas” de elevado estanding que han contribuido a sumir en la pobreza a muchos de sus compatriotas, pertenecientes a un ala “chavista” renovada sobre la base del credo bolivariano, que es simplemente revanchista, malhumorado y vengativo con afán de salir como se pueda con la “pasta” en la maleta, demostró ser muy contrario ese “grupo” de desavenidos a los discursos deformados del populismo autocrático del actual presidente Nicolás Maduro Moros, poco carismático si se compara con el finado Hugo Rafael Chávez Frías, que concluyó su vida a los 59 años, después que Occidente y algunos aspirantes a sucederle, comprobarán que por la desgracia de una enfermedad inesperada, la frontera con Colombia y la salida de fondos del impuesto revolucionario que buscaba desesperadamente el letrerito del “Exit” iba a ser más flexible e ingenioso. Y todo es una vulgar patraña, ya que desde el primer momento los defraudadores, que son tantos que requeriríamos de mayor espacio en la denuncia en un tribunal de cuentas convocado especialmente para juzgarlos penalmente después de detenerles con grilletes, contemplando el acto y por lesa humanidad de un país hundido en la miseria, instaurando un patíbulo en el patio, tal se hizo en los juicios de Nuremberg (1945-1946) que duraron 1 año y 11 días, acusando a 611 personas de las más de 4.800 solicitadas para su procesamiento y por diversas causas : crímenes contra la paz, guerra y la falta de respeto a las personas. Una serie de conspiraciones que deberíamos comparar con la estructura de un gobierno venezolano, que juega “antisocialmente” con la bondad de quienes ya no pueden tolerar ni un segundo más del desprecio que se utiliza y se acumula, mientras se llenan los malandros los bolsillos camino de una España más preocupada en denunciarse así misma con sonrisas estúpidas, que a tramitar la documentación legal de muchos refugiados venezolanos y otros procedentes de países sudamericanos, que en algún momento se cruzarán en un paso cebra o frente a un semáforo con los pudientes “propietarios y empresarios“, verdugos del poder que “ayer” los desterraron, y que hoy se pasean con potentes automóviles híbridos, con rostros sonrientes para que no se les reconozca en la ciudad elegida para vivir de lujo y sin miedo a ser deportados, que sería lo propio cuando Venezuela vuelva a la coherencia que ha perdido por culpa de una administración sobornada,  y una muestra sicaria de seguir dando plata o plomo.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*