Misterios al descubierto III – Personajes olvidados en el sótano del mundo que deben ser rescatados

Tema Independencia : principio y fin de un sueño que se inició al termino de una noche de verano.

Indipendencia de Cataluña
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Nuevamente con Vds. y con la idea de distraerles fuera de la esperpéntica realidad que entierra el concepto de un incipiente frente de lucha independentista en Catalunya, me dirijo como siempre, con el colmillo clavado en la noticia, a fin de hacerles partícipes de lo que ocurre bajo el sótano del mundo.

Soy Luis Punta, presentador vampírico de eventos de sociedad, que se decanta a mostrarles que todavía hay un mundo más allá del plasma político, que desea utilizar un caballero sin montura ni animal, para hacerse con el poder de seguir enturbiando las aguas que hoy parecen calmas, y es de esperar que así sigan ya, que en caso contrario la recién creada Tabarnia seguiría con mofa y un garrote dialéctico del que no podrían zafarse los cada vez más arrepentidos y menos inteligentes seguidores del “proces”, que bien saldrían peor parados de lo que hoy están, quienes retan al “Estado” con más penas que glorias, omitiendo cordura, paz, diálogo y prosperidad en un futuro difícil que a todos conviene seguir y esforzarse por lograr una mayor unión en lo que hoy puede considerarse una ruptura, que ha impedido en cualquier caso un parto sin mayor dolor que una retirada a tiempo, que para muchos será una victoria aplazada.

Con Vds. sigo, soy Luis Punta, y requiero de este blog para contarles un hecho que bien pudiera llamarnos a todos la atención.

Tema Nuevos descubrimientos : Seres inexistentes para el gran público, jamás para quienes albergamos la idea de que otras grotescas razas, además de los vampiros y humanos, también compartían vida en la trastienda del planeta.

Me acaban de comunicar qué, inesperada y casualmente, se encuentran para conocer nuestro plató de redacción, los dos eminentes antropólogos, exploradores de los anales ancestrales, que han hallado vestigios de asentamientos y algunos ejemplares vivos, no muchos, quizás unos cientos, de una civilización recóndita trashumante de orígenes mitológicos y rasgos vampíricos, desaparecida en los albores de hace unos diez mil millones de años, ocultada tímidamente, agazapada en grutas oscuras en las entrañas de la Tierra, entremezclándose con cabras, roedores, murciélagos, chiropteras alas delta, huesos, esqueletos y cuadros metálicos de bicicletas, entre otros artefactos, también aparecidos en pequeños grupos diseminados en cavernas decoradas con “grafitis” rupestres, en fondos de barrancos borrascosos y en muchos recovecos ignotos de la Tramontana mallorquina más profunda.

Nuestros interlocutores a los que anteriormente nos referimos son también promotores y principales responsables de la Fundición La Caixa”, protectores de la más numerosa granja humana de origen prehistórico, y entre los que habrá de contarse a partir de ahora con los recién descubiertos, bien hallados y catalogados como “Tramuntanos”. Una especie de altaneros primates complexionados, erguidos y bizarros, de abundante pelo gris que les cubre todo el cuerpo, a excepción de una coronilla en la base del cráneo, de una cabeza ovalada con terminación parecida a una boina o a una calabaza chata, que en una oscura noche y tras una cortina de sombras chinescas confundiríamos con una figura de “velociraptor” en posicion fetal.

Los citados energúmenos son de faz sonrosada, desteñida y permanentemente sucia, labios amplios, carnosos tipo “botox”, nariz aguileña de gran protuberancia, mentón extendido con hoyuelo en el centro, boca retorcida y dientes amarillentos, mellados, con caries y afilados los colmillos vampíricos, capaces de cribar una gran piedra en segundos. Son de comunicación lenta, imprecisa, malsonante, y huelen mal, fatal. Suelen utilizar sus rebuznos a modo de expresión lingüística, gesticulan con signos pobres y sencillos como otro medio de silencioso lenguaje, a través de unas manos parecidas a garras afiladas, y lo hacen mirando fijamente y con afán intimidatorio, inundando los ambientes cerrados con sonidos guturales y onomatopéyicos indescifrables, y suponemos, imprecisos a nuestra acertada comprensión hasta no disponer de un voluntarioso y valiente traductor y poliglota que no le tenga reparos, apego a perder tiempo o quizás a algo peor.

Les advierto que puede resultar una entrevista dura, explosiva y excitante, incluso extremadamente incomoda, salpicada de impaciencias y desconocidos matices, injerencias de los descubridores que no las tienen todas consigo, y de un público expectante que será sorprendido, más el domador de circo que nos acompaña, por mera precaución, armado con látigo y dardos paralizantes.

El encuentro y nuestra batería de preguntas con las respuestas que ni siquiera intuimos, no me cabe la menor duda, será desafortunadamente, finalmente espeso, recalcitrante y creemos que patético, aunque curioso, si se decide añadir algún ejemplar “tramuntano” al coloquio, ya sea hembra o macho, sorda o sordo, máxime cuando hemos advertido que uno de los ejemplares, ya en lo que debía haber sido la entrevista previa, carece de una sensibilidad motriz de sencilla asimilación a la cerradura del elemental ABC cognitivo, que daría paso a la apertura de un mínimo grado de curiosidad con la llave de la intelectualidad básica, obligándole en tal sentido a la moderación de sus salvajes, horripilantes e indecorosos actos habituales.

Aconsejaría aliviar al elegido de alguna forma discreta, inhibiéndole a través de una mordaza con algunas gotas de cloroformo o un resistente bozal metálico, después de propinarle una buena dosis de tranquilizantes mezclados con pentotal sódico, y así restarle importancia a su constante esfuerzo por demostrar poseer una fuerza desmesurada, incontrolada, y un instinto de rencor, venganza y desquicio, al habérsele detectado al espécimen una desordenada obsesión de inerte cromosoma, concretamente en su empeño por acariciarse los lóbulos de sus orejones alados, flagelando a continuación sus partes íntimas y voluminosas, señalando, muy especialmente, sus tres enormes, desproporcionados, llamativos y pendulares huevones tipo “avestruz gigante” de color marrón sospechosamente pringoso, exentos de cualquier otro atributo o elemento de reproducción a cercana vista o en cortísima distancia, que pueda esclarecer una morfología clarificadora de su sexualidad, a priori, ambigua, peligrosamente narcisista y retorcida.

Algo inexplicable que deberemos investigar a fondo con nuestros tertulianos con sumo cuidado, y con mucha atención para dar cumplida respuesta a la curiosidad que han despertado la aparición de estos nuevos y desconocidos “familiares” ascendientes en nuestra corteza genealógica en el árbol de la eternidad del que nos sentimos orgullosos, ubicando su hallazgo en el bosque mitológico de las rarezas y otras inexplicables teorías, al que el historiador Julio Verne i Gracias Wert, seudónimo del biznieto de Isaac Peral, en alguna acalorada discusión televisiva ya pronosticaba, corroborando que poco o muy versado pueda estar él en la materia que nos ocupa, al relacionar a los “tramuntanos” con una modificación de los genes y arquetipos clásicos e ínfimo racionales de una civilización perdida, oriunda de los abismos cíclicos, procedente de los túneles de la supervivencia, varios siglos después de la desaparición de la Atlántida.

Los “Tramuntanos” de Mallorca, también se ha demostrado tienen raíces en el Garraf del Baíx Llobregat de Barcelona, que ya han sido reconocidos con el apodo de los Yetis  de “Puigdemonos” y podrán tener la ocasión de integrarse y acomodarse en el “espectro” político, en el que por derecho participativo y sin condición de inmigrantes irregulares, podrían establecerse de forma activa y colectiva en nuestra malograda sociedad y prontamente efímera contradicción si algo o nadie lo remedia, ofreciéndoles derechos y obligaciones según la línea impuesta por un tal rebelde con causas abiertas, aspirante a ser reelegido presidente de una comunidad autonóma, naturalmente si son reorientados a partir de la sensatez que ahora no prodigan, demostrando que el mecanismo generacional de las oportunidades se establecerá en un pliego de condiciones que les dará la confianza necesaria para explotar y fomentar una franquicia turística subvencionada, acaparando así un espacio promocional en el ecosistema, dentro de un parque temático protegido por el Consell Balear y en colaboración con la Diputación de Barcelona, en el que podrán compartir nuestros nuevos amigos mejores oportunidades, y así comprobar que existe un salario mínimo con el que vivir ”indignamente” después de mucho trabajar masticando y sin mondadientes, algo que al parecer acostumbrados ya están. 

Afortunadamente los núcleos de población a los que nos referimos, han sido descubiertos mientras eran sometidos por las mafias del Norte de África que trafican con subsajarianos, abduciéndoles con cacahuetes para ahuyentar a los curiosos pescadores nocturnos. Gracias a la vigilancia auspiciada Vampiros sin Fronteras en colaboración con la guardia civíl  de patrimonios, costas y corruptelas de poca monta, se han podido evitar males mayores. Un éxito sin precedentes.

No se lo pierdan. Aquí y ahora comienzan y seguirán las historial mil que ustedes quieran imaginar.

Desde la venta de la desinformación, Luis Punta, vampiro y seguro servidor.

 


Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*