Un congreso inteligente de importancia nada artificial

Comparte este artículo

IA – Inteligencia Artificial en Santo Domingo, República Dominicana. 18, 19 y 20 de Noviembre 2021

La estrategia es para ganar y la táctica para no perder

Leonardo Gil es un hombre versado en el conocimiento analítico de lo que representa la política en una sociedad que realmente la necesita para mantenerse, transformarse o lanzarse hacia el futuro estratégico, con un nueva dinámica y una serie de reglas convincentes para aquellos que están dispuestos a ofrecer su constancia y tenacidad, de igual forma que el aceite que se requiere en un automóvil para seguir circulando sin sorpresas, manejado por personas capaces y disciplinadas para comprender, seguir y ejercer un programa juramentado, en donde la práctica de su recorrido aleccionado por el “director” de su campaña, previamente se ha nutrido de una experiencia acumulada en muchos campos, destinos, cargos y postulados para los que ha sido contratado, y de los que ha obtenido un éxito demostrable.

Nos consta que Leonardo Gil, elige a quienes responden con solvencia a su profesionalidad, para lograr que un candidato a ser elegido por el pueblo llegue a donde pretenda, siguiendo objetivos marcados y siempre que sea capaz de ejercer un papel definitorio en su contienda electoral. Y no basta con aparentar cuando se disfraza la simplicidad de un persona, que ha decidido auparse para gobernar o ser parte de un equipo para tal fin estructurado, ya sea el protagonista llamativ@, afamad@, estrident@, cuál jamelgo que está a punto de salir disparado de la puerta de salida para empezar a galopar y llegar antes que ninguno a la meta prefijada.

No basta con invertir y tener un presupuesto excesivo o adecuado, pensando que así se pueden alcanzar los objetivos que pueden malograrse en cualquier circunstancia, si no se sigue con rigor el guion trazado que debe estar aderezado de una plena confianza a la vez que claridad. Algo parecido en su inicio con la manifestación llana y sin complejos para quien va a rezar con su nuevo confesor, tenga muy en cuenta que existe un condicionante en la oración, que si se incumple no se podrá perdonar.

Leonardo Gil, ha escrito numerosos artículos sociales, descartando el tono propagandístico para jamás tener que incurrir en descubrir a sus demandantes de servicios, dado que su ética, praxis y convenio siempre comienza con un tratado de confidencialidad, con quienes ha colaborado estrechamente para alcanzar metas y nunca promesas incumplidas.

En estos tiempos versátiles, en donde la economía es un partícipe de los avatares desconocidos, especialmente en el terreno de las decisiones gubernamentales, el participio absoluto y activo se conjugan sin menospreciarse, principal motivo para anunciar que la recesión mundial que se avecina, requiere de una nueva metodología de trabajo para encaminar a los nuevos lideres de una generación que está obligada a entender que su esfera de influencia pasará por una modalidad de acción llamada IA, Inteligencia Artificial, lo que ha hecho que Leonardo Gil, anticipado a las novedosos embriones de la tecnología a emplear y secundado por su equipo de apoyo, diestros doctos investigadores en el tema, sea el primero en reiniciarse y dar la voz de atención, que todavía no es de alarma.

A tal fin se convocan a los interesados de cualquier escala que se enmarquen en decisiones de utilidad sobre aspectos primarios y secundarios, ya sea institucional o empresarial, que estén sensibilizados en lo imprescindible de una tecnificación que surge como imprescindible, y que habrá de considerarse como un nuevo interés nada superfluo en acaparar información básica en una nueva era de voluntades encriptadas a resolver, ya sea empezando por la comprensión y epígrafes del Big Data, especialmente las concernientes a soluciones problemáticas o de simple racionalidad en las aplicaciones programáticas a tal efecto, demostrando así que el nacimiento de lo que podría ser difícil, costoso o con atenuantes de rescatar o hallar una solución plausible, precisamente en aquellas situaciones que tienen capacidad de resolverse con prontitud por una exigencia gregaria que presione, lo que hará una aproximación real en el valor de la persona, al saber aprender del conocimiento que se pone a su disposición, con las herramientas precisas para abordar cualquier escenario que se presente en su responsable labor.

Para más detalles, el vídeo anunciador del evento que adjuntamos al pie de este reconocimiento al esfuerzo de una labor educadora ejercida por Leonardo Gil, un profesional que prefiere pasar desapercibido para que el marchamo de su trabajo sea reconocido de forma anónima y atemperada por quienes tienen el deber de reconocer que en este siglo XXI y tal se desarrolla el mundo, hay que revertir el dar prioridad a los diferetes hilos o a la aguja que los filtra, o quizás a los dos a la vez, y así embastar y coser los remiendos que la pandemia ha causado en una sociedad moderna que no puede verse abocada a dar marcha atrás.

“Tan solo hay tres grupos de personas: los que hacen que las cosas pasen, los que miran las cosas que pasan y los que preguntan qué pasó”. L. Gil


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*