Un epitafio demasiado temprano, una pérdida lamentada y una crítica a los imbéciles que aprovechan la ausencia para derrochar mamarrachadas.

Comparte este artículo

Adiós a un inteligente y brillante estratega de la política española, que pudo ser considerado fuente de un maniqueísmo a la sazón necesario : 10 de Mayo 2019, un último adiós y cómo aventuraste un día en una reunión anónima, “si es por decisión propia nos morimos solos, sin esperar nada más cuando el deber se ha cumplido aunque nunca fuese agradecido“.

Un último adiós. Muere el brillante estratega Alfredo Pérez Rubalcaba, histórico que lo fue todo en el PSOE y en los gobiernos que el partido en justa lid alcanzó. Fallece a los 67 años después de superar un ictus. Tan “maquiavélico” privilegiado fan como hombre de Estado fue, aunque por ser químico se decantó por la alquimia política, que ha sido y lo sigue siendo en el recuerdo un respetado adversario, incluso después de muerto, pues falseó poco y desarrolló la teoría de hablar menos antes de mentir demasiado, aunque su acerbo era de locuaz cántabro, repudiaba a aquellos que desde las esferas del poder falseaban descaradamente a un pueblo que en ningún caso se lo merecía por enfrentarse estoicamente a los que dinamitaban la democracia, y a unos valores que ponderan que eres inocente hasta que no se demuestre lo contrario.

Ha muerto un atleta deportivo y de la política también lo era en la plenitud de la contienda, y hasta los enemigos acérrimos, salvo los torpes “chavales” de un independentismo ciego y de miras tan cortas como un miope con prismáticos al revés, lamentan la luctuosa tragedia de que España se desprenda por obligación de un carismático hombre que ha sabido domesticar a las fieras de un terrorismo, que sembraba demasiadas inocentes victimas cuando todavía los censurables exigían negociar sin condiciones mientras vomitaban plomo a espuertas.

Un último adiós y un requiebro de indignación y tristeza cuando se da pábulo falsificada a una gestión firme y sincera, para desacreditar a un hombre que muchos deberían compararse a él para obtener un atisbo de esperanza.

Demócrata donde los haya y maldito sea el que lo ponga en duda, pues no hay peor delito que el pensar que los “valientes” dicharacheros jovenzuelos, inexpertos y confundidos desde las aulas de la ignorancia, después de fallecido el oponente, sueltan mancillados comentarios cuando todavía está de cuerpo presente pero sin poder contestar sin pestañear a los endebles niñatos de “arran” que vociferan con sus cantinelas totalitarias, que lo desean ver en el infierno como ministro que fue del “gal”. Cretinos.

Qué sabéis vosotros, de los hombres con talento, y con dos “pelotas que nunca fueron de goma” que no hacía falta demostrar tenerlas pues siempre estaban dispuestas y pesaban lo justo, pues exquisitez, educación y diálogo siempre tuvo un hombre de bien, que jamás le falló a un sentido patrio desde la solidez de un socialismo hereditario.

Aunque a mi me causes pena..  He tirado tus cadenas .Y te dedico esta ranchera 
Por ser el último adiós.. Alfredo


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*