Una nota de sobriedad contra la ebriedad de la información

Comparte este artículo
more

Mientras los alcaldes hacen caso omiso a los imbéciles que permiten en la ciudad de Santo Domingo (Rep. Dominicana) que las alarmas de sus vehículos aparezcan con sonoridad gritona a cualquier hora del día y de la noche, incluida por supuesto la madrugada, sin hacer nada al respecto para mitigar la molestia, y ni por asomo averiguar quienes son los autores de la triste desgracia y así poner remedio a la falta de tranquilidad, tomando medidas exigibles para el descanso, impidiendo a la vez que las bocinas de las ambulancias sigan ululando y les importe un carajo el descanso de los vecinos, que yacen inmovilizados con ataques de nervios en sus casas y apartamentos adyacentes a los hospitales, todavía no entendemos que no hayan protestado formalmente. Ustedes los políticos están para lo que están, y eso es algo que todos con un poco de sentido común no se entiende o entenderán.

Y ahora pasamos al apartado de la incongruencia:
Para entrar en grandes superficies, y en contra de la libertad de movimientos que en teoría protegería la constitución dominicana, te exigen tarjeta de vacunación: PCR o antígenos, sabedores que el coste es insostenible para un empleado de medio estatus si has optado por no vacunarse, lo que hace obligatoriamente hacerte pasar “dictatorialmente” por el tubo si eres un currante.

Después de presentar la cartilla plastificada junto a cédula o pasaporte, te hacen usar mascarilla, llegando a preguntarte lo siguiente .. ¿Si todo el mundo está vacunado o libre de COVID, porque tengo que llevar mascarilla?, originándose la respuesta del personal de seguridad del establecimiento.. ¨¡ así es !.

Entonces, y una vez dentro de un supermercado, tendrían que obligar a manipular con guantes desechables también los productos perecederos, algo que no sucede pues ese servicio lo tendría que asumir el centro, y sencillamente no lo hace, lo que permite manosear la fruta por ejemplo, y con atención invasora de hacerlo después de orinar y sin lavar las manos, pues los servicios están inservibles en la mayoría de las veces.

Se ha vuelto a disparar otra maldita alarma, y la paciencia es infinita para que no salga algún morador para prenderle fuego a la guagua.

Seguimos diciendo que los embolsadores que están junto a las cajas tampoco llevan guantes, y nos preguntamos si de verdad nadie ve la incongruencia absoluta de protocolos que imponen, sin tener prostituta idea del flaco favor que hacen al comercio y al ciudadano esos consejeros de enchufe, para sacar beneficio colateral de las miserias humanas.

La mayoría de nuestro grupo de invisibles se halla en la República Dominicana, quizá por pensar que este país disfrutaba de una democracia, que está resultando ser todo lo contrario, precisamente cuando a tenor de alguna pregunta incomoda te dicen que nada saben de los fallecimientos de los no vacunados, y los que están da lo mismo que hayan sido por Covid que por un asalto a tiro limpio a un colmado, lo que hace prever que el yugo está a punto de ensamblarse en el cuello de la víctima que todavía no sabe que lo es.

Sólo se condiciona a lo que el asesor de turno de una institución le da por creerse que es más listo que nadie, promulgando noticias que son una blasfemia y una serie de relatos que compra a la prensa corrupta, que hay más de la que presupone el pueblo, lo que hace que la Constitución se la pasen por el forro, pues en el fondo nadie la conoce en profundidad si no es un licenciado en derecho o magistrado de las cortes.

Se permite en la isla la usura de los piratas, que con más de 100 tarjetas que un prestamista éste posea y juegue con la ventaja de no declarar impuestos, ya que a los titulares de las mismas se las han secuestrado al 10% de interés mensual en el mejor de los casos, pasando al pago semanal para asegurar el cobro. Y el gobierno está más pendiente de todo lo que le será imposible, menos de arreglar un bodrio que no tiene sentido alguno para perjuicio de familias que no llegan a final de mes, ni siquiera pidiendo que vuelva Medina del PLD para corregir lo que crearon y permitieron, pero nunca tuvieron tiempo, ergo lo mismo que éstos que están de tour todo el tiempo, dejando todo por resolver.


Comparte este artículo
more

Comentarios

   Send article as PDF   

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*