¿ Es necesario un coitus interruptus lingüístico ?, empezar otra vez o seguirle dando cera al mono que lee el diccionario

De la tontería “lingüística” que se emplea para corregir nuestra "ordinariez" por no utilizar el masculino y el femenino a la par, versión dual 2.0", como les gustaría fuese obligado a quienes predican con muy poco sentido, mucho rechazo y escaso tacto.

Maculino y femenino en la lengua moderna
Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

Después de las absurdeces de todo tipo que intentan influir para seguir aborregándonos, creo que va a importarme un rábano y cada dia menos que me impongan la etiqueta de “desestabilizador social por no utilizar el género apropiado”, decantándome por uno neutro con respecto al empleo de la escritura y en el pronunciamiento, tanto del masculino como del femenino a la par. Estoy harto, saturado de tanta ridiculez al oír hablar a través de los medios, empleando con esmerada precaución de los tertulianos, que para evitar ser considerados olvidadizos y ridículos machistas, no tiene en consideración a un feminismo siempre presente en nuestras comunes vidas, siempre respetado va por delante la afirmación, que obligaría a emplear un estilo dual en todas las manifestaciones públicas a que diere lugar.

Ni portavoces ni portavozas, ni tanta chirigota y ni que lo diga Irene Montero de Podemos o el señor Périco de los Palotes del Infierno y los Anillos, voy a decir a partir de ahora “portavoterus”, y al femenino – femenina : “fermopersonus”, y a los candidatos-candidatas : “candidatus” de alquería muy rústica. ( el latín por encima de todo ) a los ricos – ricas : “ricachus” y a los guapos – guapas : “guapitus”.

Por poner un ejemplo, en vez de aclarar : Los guapos y guapas de esta ciudad son más “inteligentes” e “inteligentas”, lo que vendría a suponer en mi nueva degradación del idioma que nada tendrá que ver con el “esperanto” (que va para largo), correspondería a utilizar “inteligentus”, que se me entendería al construir así la frase : Los “guapitus” de esta ciudad son “inteligentus”, llegando así y a la sabía conclusión de que la gramática, ortografía y redacción adaptada a la sugerencias que expongo, ahorraría palabrería, olvidos que evitarían miradas contrariadas y mucho papel al escribir menos, por el acortar y eliminar texto verbalizado y escrito en cualquier contexto, vamos algo así como el terrible predicado verbal adaptado al mundo moderno.

Quienes hayan leído este estigmatizado, desconsiderado y bochornoso tributo a la gilipollez lingüistica, que nos intentan aplicar desde las tribunas y los oráculos del poder galvanizado de la oportunidad política por hablar con más tontería de la necesaria, y la emanada por los comunicadores de reciente cuño, aparición y otros acobardados de sobrada fama, que les siguen la corriente como si fuesen “fans” de Calderón de la Barca, decirles que el respeto se lleva dentro y persevera la intención de no ofender a nadie cuando se emplea el “término disciplente” que no compromete, incluso cuando se conjuga indistintamente.

Así pues, me quedo con Arturo Pérez Reverte y su “fibrosis literaria”, y a los que les duela por haber sido “testigos” y “testigas” de esta inmaculada fuente del gesto facial, que es la sorpresa al mover los labios para que nada se entienda, me voy a inclinar por decirles a los “testigus”, que a partir de este instante voy a nadar a contracorriente con otros “nadadores” y “nadadoras”, perdón, con otros “nadadorus” que piensen parecido.

Y todo comenzó con la ministra de igualdad, socialista ella y la más jovencita de la democracia :
Bibiana Aído, a la que se debe el apostillar férreamente y con éxito las diferenciaciones de lo anteriormente comentado arriba, sin olvidar algunas de sus citas célebres:
“Un feto de trece semanas es un ser vivo, pero no es un ser humano”
 “Cualquier joven puede ponerse tetas sin que sus padres lo sepan”

 “…los “miembros y las miembras” de esta comisión parlamentaria”

En junio de 2008, estrenándose en el Congreso de Diputados, Bibiana Aído se inventó para la ocasión la palabra “miembra” para después justificarla que regresaba de un viaje por Iberoamérica y que allí “sí se utiliza”. Según ABC, todo hubiera quedado en una anécdota si a la ministra de igualdad no se le hubiera ocurrido acudir a la Academia de la Lengua y recomendar que la incluyera en el diccionario.

Académicos de talla sobrada y necesaria como Arturo Pérez Reverte señaló : “eso sólo se le puede ocurrir a una persona carente de conocimientos gramaticales, lingüísticos y de todo tipo. Además si su uso no es un error es una estupidez”.

“Vamos a crear una biblioteca para y por mujeres”

En España Doña Bibiana Aído (.. a enterarse a otra parte ) sólo se hacen bibliotecas para todos los españoles” ( sigue sin enterarse todavía Aído.. o todavía no ha venido de Naciones Unidas )

La biblioteca, centrada en estudios de género, está abierta “a hombres y mujeres”, señaló luego con retraso Aído.

 “Vestimentas de hombres y mujeres musulmanes”

 “Teléfono para resolver las dudas de los maltratadores”

 “Igualdad, género y feminismo en la Universidad”

Sin más comentarios, saquen ustedes conclusiones y no sigan esa corriente contraprudente por hacer enloquecer un diccionario, por lo visto ausente en la memoria de quienes adolecen de interés por no tenerlo en sus alocuciones públicas y de cuerpo presente. 

 


Comparte este artículo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

3 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*