Verde que te quiero verde.. ” si hay una garantía de cambio verdadero “

Comparte este artículo

Al mismo tiempo que se procedía al nombramiento de Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía, bajo el palio del partido popular y el arropo de sus incondicionales, las máquinas trituradoras de papeles comprometedores del partido socialista echaban humo sin parar tras el cese de Susana Díaz, reina hasta ahora de la morería clientelar, poniendo así obstáculos a las auditorias que ha prometido realizar el tripartito compuesto por PP, Ciudadanos y Vox, a fin de esclarecer una sensación de expolio permitido y supuestamente generoso cuando se abran las cajas de caudales y se observe que hay más deudas de las previstas y muchos “mangantes” a los que esperamos, prontamente la Justicia saludará, avivando el inacabado episodio de los “eres” y los que por alguna razón son los autores de un despilfarro que ha fomentado la seguridad de 38 años en el poder autonómico, gracias a los votos inducidos por un buen puñado de euros sacados de partidas que a más de una y de uno van a lograr sonrojar, mientras que los del psoe y los “podemitas” se persignan, aunque no resignados, con el dedo índice izquierdo para rogar no caer en el abismo de los olvidados que no salieron a votar en tropel como cabría esperar.

Andalucía está caliente, tanto que los huevos que antes se freían en Ecija, ahora no hacen falta descascarillar, y las “alcazabas” políticas alojan con prisa nuevos huéspedes que seguirán tomando el sol y el burbujito amistoso con la idea de neutralizar cualquier postura incomoda e ineficaz que de al traste con esa unión de una derecha dispar, mientras el pueblo espera con fidelidad que la próxima feria de abril no añada lagrimas de insatisfacción, resentimiento y arrepentimiento por haber votado con consumado error.

La expresidenta de la comunidad autonóma andaluza volverá a vestir de faralaes festivo cuando llegue el momento de hacer replicar las castañuelas de la censura y el cuestionamiento para ejemplarizar, mientras los tres mosqueteros que ya reinan con mucha desconfianza entre ellos, procurarán no parecerse por triplicado al bandido admirado Curro Jiménez, pues los desterrados de las instituciones no están para permitir que se les niegue el derecho de réplica con un trabuco apuntándoles una panza que tanto les ha costado conseguir, aunque sea jaleando, vitoreando en una plaza de toros con el “miura” de la democracia rebelde a la que se debe indultar, con pasión y con rabia, con devoción y ejemplar estoicismo para que ese reino de “taifa” vuelva a ocupar el trono que ayer perdió por verse incapaz de prometer demasiado durante mucho tiempo, para terminar diciendo lo mucho que harán cuando vuelvan a mandar. Cuestión ridícula y cuanto menos incongruente, estúpida y humillante, poco expresiva y recurrente para quienes han tenido ocasión de perdurar sin que nadie les haya tenido que mojar la oreja, y mucho menos oír que lo importante es el hábito de seguir participando en un juego de azar más que de ajedrez con dama oculta y rey muerto, cuando todo no ha hecho más que comenzar.


Comparte este artículo

Comentarios

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*